3.17.2011

Una raya blanca entre tanto gris

English version: A white stripe in the grey
Nederlandse versie: Binnenkort


Si tuviera que definir a Holanda en una sola palabra creo que la más adecuada sería "gris". No sólo porque es el color predominante en su cielo en la mayoría de los días, pero también porque no hay momentos blancos ni negros en esta vida. Todo está excesivamente calculado y no admite errores.
Sin embargo, a veces aquí también hay sorpresas, muy al estilo holandés por supuesto, pero sorpresas al fín.
Como cada mañana, cumplia mi ritual al vestirme para salir. Con una camisa manga larga, un sueter abrigador, una chaqueta gruesa, par de guantes, bufanda, botas y mi bolso lleno de diminutas prendas deportivas, tomé la bicicleta y salí directo a mi monótona clase en el gimnasio, pero mientras pedaleaba, tenía una sensación diferente de la acostumbrada. Esta vez la brisa no era tan fría y hasta llegaba a sentirme incomoda de llevar tanta tela encima.
Algo raro estaba sucediendo.


No lo supe sino hasta más tarde cuando tuvimos que ir a una ciudad cercana de la nuestra para hacer unas compras que teníamos casi dos meses programando.
Ya había estado anteriormente ahí y puedo decir que es un lugar bien concurrido y ocupado, pero esta vez que habíamos vuelto, se respiraba un aire diferente. Se sentía alegría en el lugar. Los ancianos, los niños, las personas y hasta los pájaros mostraban una actitud de placer que no había visto la vez anterior y debo admitir que yo también lo sentía, aunque no supiera la razón que la justificaba.
A medida que transcurría el día me sorprendía aún más lo que estaba pasando.
Nunca antes había visto tantas motos ni tantos carros descapotados en Holanda. Los niños jugaban en las calles sin chaquetas. Todos iban en sus bicicletas. Las tiendas de helados abiertas. Y el sol!
Oh si! Era un día fabuloso después de tanto invierno y todos, absolutamente todos, salierón a disfrutarlo de cualquier manera. Era el comienzo de la primavera.
Por supuesto, no pudimos resistirnos ante tanta tentación, así que tomamos nuestras nuevas bicicletas y nos unimos al club.
Recorrimos 12,5 km hacía una montaña de 77 metros de altura pasando por bosques, granjas y puentes y aunque siempre es difícil la cuesta arriba porque debes invertir todas tus energías, la recompensa al bajar es la mejor parte. Sentir la fresca brisa en tu rostro mientras vas a una velocidad de 29 km/h y ves como se cuelan algunos rayos del sol entre los arboles, definitivamente no tiene precio. Y claro, después de tanto esfuerzo placentero, debiamos cerrar con un pequeño pecado para la salud del que todos ya estaban disfrutando en la ciudad, el primer helado de la temporada!


Que fabuloso! Que alegría!
Todo era como si la naturaleza nos hubiera regalado un día para disfrutarla. Uno de esos días tan frecuentes en Venezuela pero que ya no nos parece tan espectacular.
Claro, los días grises volvieron, ese día fue sólo una muestra, pero me quedó el buen sabor  y espero con ansias a que llegue el próximo que me recordará de nuevo que hay que sacarle el jugo a cada momento de esta nueva vida.




A white stripe in the grey

If I have to define Netherlands in one word I think it would be "gray". Not only because it is the most everyday color up its sky but because there is no black or white moments in this life. Everything is carefully calculated and there is no room for faults.

However, sometimes we have surprises here too, of course, in a very dutch style but surprises anyways.

Like every morning I was doing my usual routine for getting dressed. With a long shirt, a warming sweater, a thick jacket, a pair of gloves, scarf, boots and my bag full with tinny sporty clothes, I took my bike and rode right to my monotonous class in the gym, but, while I was biking I was having also a different feeling than other times. This time the air was not so cold and I even felt uncomfortable of wearing so much fabric over me.

Something weird was happening.

I didn't know until later when we went to another town near home to make some shopping that we had almost two months planning.

I was there before and I can say that is a very popular and busy place, but this time that we were back, you could breath a different air. You could feel happiness in that place. The adults, kids and even the birds showed a pleasant attitude that I didn't see last time and I must say that I was feeling it too, even when I didn't know the reason.

While the day was passing by I was more shocked about what was happening.

I never saw so much motorcycles and convertible cars in Netherlands. Kids were playing in the streets with no jackets. Everybody was riding their bikes. The ice cream shops were opened. And the sun!

Oh yes! It was a fabulous day after so much cold winter and everybody, absolutely everybody went out to enjoy it anyhow. It was the beginning of the spring season.

Of course, we couldn't hang the pressure so we took our bikes too and joined the club.

We rode up 12,5 km to a mountain 77 meter high going through forests, farms and bridges and even when the riding up is always hard because you have to do your best effort, what you get when you are going down is the best part. Feeling the air in your face while you go to a speed of 29 km/h and see how some ray of sunlight gets into the trees, that is priceless. And clearly, after so much pleasant effort, we had to close with a little tinny unhealthy sin that everybody was already enjoying in downtown, the first ice cream of the season!


What a day! How much happiness!

Everything was like the mother nature was giving us a day to enjoy her. One of those days so common in Venezuela but we are not enjoying it anymore.

Of course, gray days came back again but I still have that good taste in my mouth of that day and I can't wait to the next one that will remind me again that I must take advantage of every moment in this new life.

8 comentarios:

  1. Coño amiga Layla.. Sus cuentos me aguan el guarapo jeje... Disfrute su vida al máximo y me le manda un fuerte abrazo a mi queridísimo compañero y amigo de ron

    ResponderEliminar
  2. Bello bello amiga Leyla... Asi es, la vida hay que sacarle el jugo, no solo los dias de sol, sino toodos los dias, aunque sean grises, pues no sabemos cual de esos es nuestro ultimo dia..

    Feliz comienzo de primavera... Saludos al muchacho de la pelicula..

    ResponderEliminar
  3. @Pachu,
    Si se le agua el guarapo echele más café para que se lo tome con más placer!
    Le daré de su parte un acostumbrado abrazo a su amigo de ron!!!

    @Orguita,
    Ud. sabe que el vaso, aunque esté lleno de agua, hay que seguir remando!
    La primavera aún no ha llegado. Sólo nos estaba dando una muestra de como será!
    Le enviaré sus saludos al protagonista de la novela también!

    ResponderEliminar
  4. Herbana naguara... yo aqui experimentando la llegada del otoño y preparandome muuuucho para ese invierno que me cuentan que sera fuerte! ay dios chama tengo que esperar pa ver como aguanto :/

    ResponderEliminar
  5. Querida Leyla, disfruto mucho tus cuentos y anécdotas. la primavera es fantástica, pues los colores son brillantes e intensos, la luz muy blanca, la ciudad llena de gente a toda hora y también quiere decir que faltan 3 meses para las vacaciones.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. @Vicky Vitoria,
    Preparate para el invierno, herbanita... Yo tengo aquí a uno que me abraza para darme calorcito pero tu puedes abrazar a unos cuantos allá!

    @Diana,
    Que bueno que te gusten los cuentos y anécdotas! Estoy como una esponja absorviendo todo lo nuevo aquí y compartiendolo con uds.
    Espero que llegue la primavera pronto, pronto! Me voy a comprar un vestido precioso de flores para estrenarlo con el calorcito!

    ResponderEliminar
  7. Valla Ley,que experiencia tan divina y si disfruta al máximo todas las oportunidades que te ofrece la vida,OJO: te ves super feliiiiiiiiizzzzzz y muy linda en tu transporte....besitos....Amiga un favor cuando tengas oportunidad tomale una foto a los arboles con sus hermosos coloridos para verlos plissssss...

    ResponderEliminar
  8. Arelys,
    Mi nuevo transporte es una maravilla! Son mis nuevas piernas, ya no camino sino que ando en bicicleta!
    Estoy pendiente de tomar fotos pero nunca me acuerdo de llevar la cámara! Así que cuando las tenga prometo compartirlas!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar