6.30.2011

Graduandos 2011

Aunque parezcamos murciélagos con ese manto negro, aunque se nos marque una raya en la frente con el birrete, aunque tengamos que esperar largos discursos y la lista entera de personas con apellidos antes de la G, siempre tendremos que sonreír para la foto, tendremos que darle la mano al rector para recibir el título, tendremos que abrazarnos con nuestros compañeros y decirle adiós al lugar que se aguanto nuestro sufrimiento por 5 años.

Sólo los grandes terminan el camino que algún día comenzaron a andar. Besos y felicidades en tu graduación, goidis!

6.27.2011

Un amigo necesita tu ayuda

Mientras sacaba la basura al contenedor negro, que ahora está al lado de la casa porque a Pablo le pareció que donde acostumbradamente estaba, le falta respiro a la pared vegetal y estaba evitando que crecieran nuevas hojitas verdes, vi a un visitante. Todo gordito él. Inmutado al lado de una de las plantitas de Pablo. Me sorprendí de que no se echara a volar cuando sintió mi presencia.

Me acerque un poco porque mis ojos no podían creerlo. Generalmente hay bastantes pajaritos por aquí pero ninguno nos complace con su estadía como este. Era de color marrón, como de 10 cm de alto y tenia unas pequeñas plumillas alborotadas sobre los ojos. Lo saludé y seguí con mi camino. En cualquier momento abriría de nuevo sus alas para seguir su ruta, pensé.

6.22.2011

Un día en la civilización

No provengo de una gran ciudad, pero tampoco de una pequeña.

Viví muchos años en una urbanización de esas sanas, donde se podía salir a jugar a la calle con los amigos de la cuadra. No pasaba ni un auto. Uno se cuidaba de los robos pero sin encerrarte como caja fuerte y el colegio me quedaba tan cerca, que a partir no sé de que edad -quizá 8?- mi mamá me dejaba irme y venirme sola a las clases, de hecho, el colegio tenía solo una cerca de gallinero de separación entre el patio y la calle, por donde se traficaban toda clase de arepas, panes, jugos y otros, entre madres e hijos en la hora del receso.

Claro, mientras vivíamos para adentro nunca nos dimos cuenta de lo rápido y sin control que iba creciendo la ciudad afuera. Hasta que nos mudamos de colegio.

6.19.2011

Sábado de celebración en el centro

Suena el despertador cada 5 minutos desde las 8 de la mañana hasta las 9. A esa hora salgo disparada al baño a lavarme la cara, cepillarme los dientes y amarrarme el cabello en alto, luego buscar la ropa deportiva, unas medias que combinen, ponerme los tenis que ya quiero cambiar, y repasar la lista mental de las cosas que debo tener en mi bolso para irme al gym. Una toalla pequeña para secar el sudor, el termo de agua y el carnet del gym. Salgo al patio, saco mi bici y le grito a Pablo desde afuera, Toooot Straaaaaaaks!

Luego, al llegar del gym, mi amado Pablo me espera con unos Broodjes (especies de panes redondos tostaditos) que ya ha horneado previo a mi llegada. Toda la casa huele a pan recién horneado y café. Después de una jornada deportiva, mi estomago reclama a gruños: comida. Me ducho, bajo de nuevo a la cocina y procedo a abrir los panes, ponerle en cada lado unas lonjitas de queso, servir el café, negro para Pablo y diabético (con leche y azúcar) para mí, y si hace buen tiempo, nos sentamos en el jardín a desayunar.

Y así comienzan todos los sábados de nuestra vida juntos.

6.15.2011

Vacaciones al estilo holandés

Ya estamos a mitad del año, casi es verano, y todos los holandeses ya están preparando sus maletas y mochilas para partir rumbo a sus acostumbradas y fríamente calculadas vacaciones, por supuesto, hasta las vacaciones aquí son estrictamente organizadas y la aventura esta programada con fechas y nombres en la agenda. Nada de sorpresas!

En las autopistas ya se notan los cambios. Algunas placas dicen B, de Bélgica, otras D, de Alemania, otras PL, de Polonia y otros hasta tienen el volante invertido. No, no, no es que estén malos, sino es que estos vienen de Inglaterra. Claro, también hay muchos con placa NL, holandeses, pero a esos no les tienes que ver la placa, porque los reconoces con facilidad. Todos tienen adosados unas casitas rodantes, o como le llaman aquí, Caravans, con par de bicicletas en la parte de atrás. Y ahí comprendes que esos, si, esos, se están yendo de vacaciones.

Así es la aventura holandesa de acampar!

6.13.2011

2021

Hoy llevaré mis Converse, con una blusa coqueta y los vaqueros desteñidos. Esta vez dejaré en el vestier los Louboutin con los trajes de oficina. Casi es fin de semana y quiero llevar algo más fresco, más común.

Habrá un poco de lluvia, como siempre en Holanda. Pero no importa. Que bueno que mi Mercedes clase C es tan cómodo y silencioso! Es como viajar en primera clase. Hasta me encantan manejar descalza porque puedo sentirlo en mis pies. Claro! De que me quejaría si lo uso hasta para ir al mercado. Es mi fiel acompañante. Mi amor por él es comparable sólo con el que le tengo a Pablo, aún a pesar de los años que llevamos juntos.

Podría usar el Jaguar rojo de Pablo, o el BMW azul descapotable que sólo usamos cuando vamos de vacaciones a Francia en Verano, pero hoy no es un día de mucho sol, así que me quedaré como siempre con la primera opción y los otros que sigan en el garaje.

6.11.2011

Pa-pa-pa, blo-blo-blo, Viva Pablo!

Que arrecho!

Hoy cocinó el hombre de la casa, bueno, el único ser humano que habita en esta cueva además de mí.

No hizo su acostumbrada "pasta con salsa roja y vegetales", la cual no como muy animada porque la pasta le queda pasada y los que me conocen saben que nunca ha sido mi plato favorito.
Tampoco compró en el Albert Heijn el paquetico de "kip-sate", con el "arroz hecho en bandejita" y el paquete de "vegetales asiáticos".
Mucho menos fue al snakbar a comprar unos "nuggets" para mi, un "frikandel" o "kroket" para él y un paquete de "papas fritas" para los dos.
Ni siquiera hizo su famosa sopa, aunque en la gaveta haya una sopa de tomate de rápida preparación. De esas que viene en envase de vidrio, a la que se le hecha un litro de agua más y otro clase de bolsa de vegetales y listo para servir el agüita caliente con cosas flotando.

6.10.2011

Entre países

Antes de venirme a Holanda, le dije a Pablo que quería conseguir una clases de Holandés a las que pudiera asistir sin carnet de identidad, el cual era casi obligatorio en la mayoría de los cursos del idioma aquí.

Él cumplió con su palabra e hizo una investigación exhaustiva de los posibles cursos en los que podía comenzar apenas tocara tierras bajas holandesas.

Consiguió un curso en una ciudad un poco alejada de la nuestra. Los llamó, hizo una cita, aplicó presión para que la cita no fuera en las dos semanas siguientes sino al día siguiente, porque sabía que yo iba a reclamarle en casa sino lo hacía con prontitud, llegó el día de la cita, fuimos, tuvimos una entrevista con la encargada y firmamos contrato. Ya podía comenzar lo que ha sido mi tortura en estos 4 meses y medio de esta nueva vida.

El curso fue la razón de mi nueva e intima relación con el tren. Nunca antes había usado el tren y Pablo no lo hacía desde que era adolescente, así que no teníamos ni idea de como era el nuevo mecanismo de adquirir boletos, de los viajes, de los precios, de las rutas. Él como siempre, preocupado por si yo iba a estar bien. Por si me perdía. Por si me daba miedo viajar de noche. Por si no podía comunicarme en holandés. Y yo, que si me pierdo me encuentran, que si no me entienden les hablo en inglés, que si viajo de noche es igual que de día.

6.09.2011

Rico pescadito

Cuando me vine, una de las cosas que sabía que iba a extrañar, era el ceviche. Y no el ecuatoriano, boliviano o de otra nacionalidad, sino el peruano. Ese que hace mi tío en su restaurant en Valencia y que siempre servía cuando llegábamos a visitarle. Una bandeja con diez tenedores, todos comiendo del mismo plato, porque, donde come uno, comen dos, o más!

A todo invitado nuevo le presentábamos el ceviche. El orgullo peruano. Pero no siempre recibíamos los mejores gestos cuando es la primera vez que lo ven, y mucho menos cuando saben que es "pescado crudo". Claro, uno le explica al nuevo comensal que en realidad el pescado no está crudo, sino que está cocido por el jugo de limón. Sin embargo, siempre entendemos que es un proceso de difícil adaptación porque no todos los paladares están abiertos a probar cosas nuevas.

Aquí no hago ceviche. Bueno, tampoco lo hacía mucho en Venezuela. Pero al menos allá sabía que tipo de pescado podía comprar. La curvina. Unos cuantos filets picados en cuadritos, con bastante limón y sal. Muy rudimentario mi ceviche. Pero creo que entraba en la categoría. Y no sabía nada mal.

6.01.2011

Buhoneros holandeses

Hace unos días venía de vuelta a casa. Claro, como ya es costumbre, en mi bicicleta. Y en una esquina me fijé que estaban tres niñas, de 7 años aproximadamente, sentadas sobre una manta y tenían una serie de juguetitos en muestra. Me pareció que jugaban a la casita o algo de eso, pero cuando pase por su lado, me gritaron, con voz de niña tímida, algo que no entendía muy bien, porque además de haber sido en Holandés, iba, como de costumbre y aún no sé porque lo hago, volando en mi bicicleta. Pensé rápidamente en que podían haberme dicho y después me di cuenta que me estaban ofreciendo sus juguetes a la venta. Pensé en regresarme y comprarles algo para que se sintieran felices, pero no tenía ni dinero ni razón suficiente para adquirir una tacita de plástico de la colección de Barbie. Además, y si después salían los papás pensando que soy una pedófila? Mejor sigo!

Hoy estoy en mi casa trabajando desde la compu en la oficina y desde temprano hemos tenido ruido afuera. Hoy los trabajadores de la alcaldía están cortando el césped de la cuadra y podando los árboles. Me han atormentado toda la mañana con sus maquinas podadoras a pesar de que ninguna ventana está abierta. No quiero imaginarme el ruido en vivo y en directo. Pero todo sea por la belleza de la ciudad que bien se sabe apreciar. Y desde hace unos minutos, estoy escuchando voces de niños, como gritando algo. Normalmente no me preocupa mucho porque al lado de la casa tenemos un parque y usualmente a final de la tarde están los niños jugando ahí, pero estos gritos son como de anuncio. Y me imaginé yo: Qué estarán jugando?