6.22.2011

Un día en la civilización

No provengo de una gran ciudad, pero tampoco de una pequeña.

Viví muchos años en una urbanización de esas sanas, donde se podía salir a jugar a la calle con los amigos de la cuadra. No pasaba ni un auto. Uno se cuidaba de los robos pero sin encerrarte como caja fuerte y el colegio me quedaba tan cerca, que a partir no sé de que edad -quizá 8?- mi mamá me dejaba irme y venirme sola a las clases, de hecho, el colegio tenía solo una cerca de gallinero de separación entre el patio y la calle, por donde se traficaban toda clase de arepas, panes, jugos y otros, entre madres e hijos en la hora del receso.

Claro, mientras vivíamos para adentro nunca nos dimos cuenta de lo rápido y sin control que iba creciendo la ciudad afuera. Hasta que nos mudamos de colegio.


Para ese momento nos tocó despertarnos a las 5:00 am, para salir de la casa a las 6:00 am, para poder estar en el nuevo colegio a las 7:00 am. Debíamos atravesar grandes colas congestionadas de carros en una vía, que luego de 30 años no ha cambiado en proporción a la demanda. Y fue así como a partir de mis 11 años, fui conociendo la ciudad y su desorden.

Pero mi graduación en cuanto a ciudades caóticas se refiere, fue cuando me fui a vivir a Caracas. La capital venezolana. Donde si no caminas a paso apresurado te pisan.

Que habrán pensado mis padres cuando les dije un día con mucha serenidad y confianza, "Ya vengo. Voy a Caracas a averiguar algo y vuelvo"? Como si Caracas estuviera a la vuelta de la esquina, tomé el bus y de alguna manera, sin tener idea -ni google maps- de como llegar, aterricé en Plaza Venezuela y me sentí como en esas películas cuando pasan al protagonista como estático en medio del movimiento de la gente mientras la cámara da vueltas alrededor de él. Éramos yo y Caracas.

Y es que el cambio, las diferencias y el ritmo, se siente.


Hace una semana hice una cita con la embajada porque debía retirar unos documentos. Estamos en Holanda, pero eso no quiere decir que estemos holandizados. La embajada venezolana no utiliza el sistema postal, al estilo holandés, sino que uno debe buscar su documento en vivo y en directo en La Haya, al estilo venezolano. Que vives en la punta más norte de Holanda? Te jo-dis-te! Te toca perder tu día viajando hasta La Haya para buscar tu pa-pe-li-to.

Así que como yo vivo a dos horas en tren de La Haya, pensé que podría darle una vuelta a la ciudad en forma turística, además, esa es buena excusa para cuando no quieres hablar holandés. Te haces la que estás solo de turismo y dices, "Sorry, I don't speak dutch".

Nunca había ido a La Haya. Una vez pasamos con Pablo en su auto por ahí para llegar a la playa de Scheveningen, y mientras atravesábamos la ciudad a 100 km/h, él iba apuntando con su dedo y diciendo, "ese es el gobierno y esa es la casa de la reina. Ya. Es todo. Dile adiós a La Haya".

Y le dije a Pablo, "Ya vengo. Voy a La Haya y vuelvo". Como si quedara a la vuelta de la esquina.

Y como siempre, a pesar de que sabía que debía viajar desde una semana antes, no preparé nada! Que mala maña! Ayer mismo me vi obligada a hacer unas rápidas anotaciones estratégicas para sobrevivir a La Haya después de que Pablo se levantara de la silla y me dijera: "en media hora te dejo en la estación".

Por supuesto, en dos segundo repasé mi lista mental de las cosas que debía llevar. Pasaporte, cédula, teléfono, monedero, cámara fotográfica, batería de la cámara, mientras me decía para adentro: "Por qué coño no hice la lista escrita que tanto Pablo me dijo?"

Tomé mi tren y me fui. 2 horas de viaje hasta la civilización.

Y cambió, fue diferente, el ritmo era otro. Si no te apuras, te pisan. La gente no te ve, sólo eres parte de un sistema. Como en toda gran ciudad. Y como la primera vez, la cámara giraba alrededor de mi mientras la ciudad se movía.

Como en todo lugar nuevo, primero di una vuelta de reconocimiento. Norte, Sur, Este y Oeste. Y después de que me sentí ubicada me fui hasta la embajada.

Embajada venezolana en los Paises Bajos


Estaba preparada mental y físicamente para enfrentarme a alguna alusión chavista en el lugar, pero no, sólo fue necesario no subir la mirada hasta el cuadro del "ilustre" presidente. La chica fue muy atenta. Mientras hacíamos el trámite, ella respondía mensajes por el Blackberry y de vez en cuando me decía que le repitiera la pregunta porque no había escuchado. Claro, venezolano con Blackberry no dialoga en vivo y en directo. Solo por pin!

El patito feo que pronto se convertirá en un cisne hermoso.


Y a pesar de que tenía el Lonely Planet de Pablo en mis manos, donde podía ver todos los sitios de interés en la ciudad, lo cerré, lo guardé, saqué mi cámara y caminé. Así que no sé exactamente por donde estaba, pero como siempre, conocer una ciudad caminándola, es interesante.
Alexanderstaat
El tranvia.
Se le perdió algo. Eso si está grave.
Expsición artística china al aire libre.
Hasta Barney le gusta turistiar.
El verde está presente en las grandes ciudades.
Gama de colores en un edificio gubernamental.
Renacentismo.
Protesta en la plaza. Elegante, no?
Nuevas formas.
El concreto cubre el cielo.
Un canal, un puente peatonal, el tranvia, las bicicletas.
Así es Holanda. Todo convive en un mismo espacio.
El verde contra el concreto.

13 comentarios:

  1. Chama, me gusta mucho Barney de ese color, en medio de ese verde se ve fantástico!

    Abrazos y besos!

    Diana

    ResponderEliminar
  2. Guapisimo, ah?!?!?!?! De vuelta a Parque Jurásico con Barney! La cuarta parte! jijijiji

    Igualmente abrazos para tí, Diana!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta qie tomes "El toro por los cuernos", como decimos en México, así que tu tienes ese valor. Oyes me encanto el tipo que estaba buscando algo ehhhh.

    saludines valientes

    **Alma**

    ResponderEliminar
  4. Alma,

    Justamente ayer les escribí eso en un correo a unas amistades que quieren venir a visitar por aquí... les dije: "Me fui sola hasta Den Haag, ahora tengo al toro agarra'o por los cuernos!" jajajajajaja... Que casualidad!

    Graciosisimo el hombre, no? Pobre... si perdió eso, ya no tiene más vida!

    Saludotes!

    ResponderEliminar
  5. Me gusto mucho las fotos, se ve todo muy bonito y diferente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy bien hecho, la única forma de conocer es perdiéndose se entiende? jajaja, el barney esta super, el hombre que no encuentra su mmmm bueno lo que no se por que si lo tiene jaja, la exposición china esta chisima y el resto precioso sobre todo lo verde...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. fascinantes fotos, y totalmente de acuerdo en cuanto a que no existe forma mejor de conocer una ciudad que caminando!

    cuando me preguntan: te perdiste?
    les digo: no, solo estaba conociendo la ciudad al azar
    jajaja

    ResponderEliminar
  8. @Mar,
    Todo superlindo! La Haya es una de las ciudades más movidas de Holanda y donde están los edificios gubernamentales y la residencia de La Reina. Fue algo diferente del pueblo en el que vivo, perdón, ciudad. jejeje

    @Ely,
    Super chévere la exposición, con el Barney y el hombrecito que quizá no se le perdió nada, a lo mejor se le encojió... ego masculino!

    @Juanpa,
    La verdad es que es imposible perderse en este país. Absolutamente todos está tan bien organizado que no existe calle que no esté en el mapa. Para eso me llevé el Lonely Planet de Pablin, porque ahí tenía un mapita fino que no me fallaría!

    Abrazos @todos!

    ResponderEliminar
  9. A mí este blog me transmite una tranquilidad increíble que enamora.

    Saludos, Ley :)

    ResponderEliminar
  10. Hola! Me gusta leerte tan desenfadada, enfrentando la vida y sacandole el mayor jugo posible, me encantó eso de que no llevabas bien la lista de lo que te dijo Pablo que debías presentar pero que tal la cámara y su batería... encontrar tanta civilización, cosmopolíta con el concreto pero cuidando de tener la parte verde (como la llamas :) ) y la parte cultural por la calle, me hizo saber que fué una gran aventura, bien disfrutado! disfruta tu lugar tranquilo ahora que puedes caminar a tu paso...sin que te pisen ;) saludos!

    ResponderEliminar
  11. @Andrea,
    Que palabras tan lindas!
    Muchas gracias!
    Saludos de vuelta!

    @Introspectiva,
    Fue un día muy sabroso... No hice mucho pero me hacía falta ver un poco de ciudad. Si uno no se lanza a la aventura jamás sabrá de que se perdió, no?
    Ahora estoy de vuelta en mi pue... perdón, ciudad, y de vuelta a la tranquilidad! Que también es sabrosa!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Muy bonito el lugar, a ver que día se me hace que me alcancen mis ahorros y mas importante, que me den vacaciones aquí!!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. @Ivan,
    Ojala te den las vacaciones y los ahorros sean suficientes!!! Podrías visitar Holanda que es muy, muy linda!
    Bienvenido... algún día!
    Saludos!

    ResponderEliminar