6.15.2011

Vacaciones al estilo holandés

Ya estamos a mitad del año, casi es verano, y todos los holandeses ya están preparando sus maletas y mochilas para partir rumbo a sus acostumbradas y fríamente calculadas vacaciones, por supuesto, hasta las vacaciones aquí son estrictamente organizadas y la aventura esta programada con fechas y nombres en la agenda. Nada de sorpresas!

En las autopistas ya se notan los cambios. Algunas placas dicen B, de Bélgica, otras D, de Alemania, otras PL, de Polonia y otros hasta tienen el volante invertido. No, no, no es que estén malos, sino es que estos vienen de Inglaterra. Claro, también hay muchos con placa NL, holandeses, pero a esos no les tienes que ver la placa, porque los reconoces con facilidad. Todos tienen adosados unas casitas rodantes, o como le llaman aquí, Caravans, con par de bicicletas en la parte de atrás. Y ahí comprendes que esos, si, esos, se están yendo de vacaciones.

Así es la aventura holandesa de acampar!


Si en mi juventud hubiera tenido una Caravan, creo que mis vacaciones de adolescente hubieran sido menos traumáticas. Y no hablo de las que pasábamos en familia, no, de hecho, esas eran las mejores porque mi papá es el propio Boy Scout y le gusta preparar todo y que no falte nada, claro, no al extremo holandés, pero teníamos de todo aunque acampáramos en la nada.

Y es que siempre recuerdo una vez que me fui con mi socia, unos días de Semana Santa, a acampar a la playa. Claro, éramos unas adolescentes y toda aventura era emocionante.

Ella no es la más hippie aventurera del mundo, pero para eso me tenía a mí, que siempre le decía: "Ay, vamos chica!, nos llevamos la carpa de mi papá, un paquete de pan, con atún en lata, un pote de mayonesa y uno de ketchup, un litro de agua y vamos reinas!". Y a mi socia no le quedaba otra opción que decir que si y acompañarme en la aventura.

Esa vez nos fuimos las dos solas, en bus, dos horas de viaje hasta Chichiriviche en Falcón. Allá nos esperaban mis amigotes y la mitad de Venezuela. Cargando nuestros morrales llenos de cosas para tres días y un edificio de carpa con capacidad para 8 personas. Ya todo el mundo estaba instalado. Habían dos hileras de carpas en una playa de un kilometro de largo. Por supuesto, mis amigos ya nos habían reservado el espacio ideal en donde armaríamos nuestro rancho.

No fue difícil. Con mi alma Crusoe levanté ese edificio dándole algunas instrucciones a mi socia. Creo que teníamos la carpa más grande de la playa. Nos sentíamos aventureras. El mundo y nosotras! Hasta que nos tocó dormir.

No sé a que hora nos fuimos a dormir pero si sé a que hora nos despertamos. Eran las 3 de la mañana cuando empezamos a soñar simultáneamente que nos ahogábamos. Y digo yo que soñar, porque todavía bajo el agua seguíamos durmiendo. Hasta que escuché a mi socia gritar: "Sociaaaaaaaaaaaaa, nos mojamooooooooooos!"

La marea había subido tanto esa noche que el agua llegó inundando a todas las carpas que ahí estábamos. El pan, el atún, la mayonesa, la ketchup y la ropa para tres días estaban ahora chorreando agua. Y ahí se me acabo el alma Crusoe. Recogí la carpa, agarré las cosas y a las 6 de la mañana tomamos el primer autobús de regreso a la ciudad. "Nos vamos de esta vaina ya!".

Y me pregunto ahora, cómo serán las aventuras vacacionales holandesas?!

Como en casa.


Aquí no se puede acampar en donde sea. No. Aquí se debe pagar por un espacio en un parque vacacional. Si llevas una Caravan o sólo una carpa, ese es tu problema, pero debes pagar por tu espacio y compartirlo con unos nuevos vecinos que tendrás por el tiempo que dure tu estadía. Y tampoco es que vas a pasar penurias, no, porque cerca tienes un Albert Heijn, tienes un Hema, un Blokker, un Scapino y puedes hacer tu vida normal pretendiendo de una falsa aventura vacacional.

Y, pues, mira, si te apetece ir a algún charquito que haga las veces de playa caribeña o lago amazónico, pues bien puedes caminar unos.... 20 metros?... y ahí mismo lo encuentras. Con arenita blanquita y todo. Es como si entraras a una dimensión desconocida, porque todos están en modo playa. Con trajes de baños, grandes toallas echadas en la arena, y hasta juegos de paletas con pelotitas.

Charco en forma de lago.

Mismo charco en forma de playa.


También, si te apetece ir al zoológico, pues caminas unos... 5 metros más?... y ahí tienes los más finos ejemplares de animales detrás de sus respectivas cercas. Y hasta les puedes alimentar!

No sé que quizo decirme esta cabrita.

Y quién quiere que le cuente el cuento del gallo pelón?

Cuantos cerditos habrán ahí dentro?

No puede faltar un caballo en un zoo.

Y esta especie andina. Le dá un toque exótico al lugar!


Y si no tienes carpa o Caravan, puedes alquilar algunas casitas de verano dentro del mismo parque. Y para los más aventureros, una casa en un árbol, por donde puedas bajar por medio del tobogán como para agregarle más emoción a la cosa.

De lujo esta casa del árbol.


Ay mi socia, si tan sólo hubiéramos nacido holandesas!

16 comentarios:

  1. Son muy programados las mayoría de los Europeos, como dices nada de sorpresas y nada de extras.Si que saben disfrutar su tiempo vacacional. Nosotros como buenos latinos también tenemos lo nuestro ehhh:)

    saludines

    **Alma**

    ResponderEliminar
  2. Alma,
    Totalmente programados. No, no, no. Que friamente calculado todo! Todavía estoy prefiriendo la zambullida al mar a las 3 de la mañana... por lo menos es una real aventura que contar!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. que aburrimiento, tanta progrmacion.. uff nosotros que improvisamos mas, y solamente tu has ido a Chichiriviche en semana santa, eso es una locura!!! todo el mundo se va de vacaciones de esa forma?

    ResponderEliminar
  4. @Ale,
    Si, aquí todo está friamente calculado.
    Y esa fue la última vez que salimos en Semana Santa. Después de esa inundada más nunca nos aventuramos en épocas de celebraciones religiosas... De que vuelan, vuelan!
    Aquí cuando ya tienes una familia, papá, mamá, hija e hijo, se acostumbra a ir a acampar en uno de estos lugares, creo que también te puedes ir a otras partes de Europa pero no puedo certificarlo. Cuando Pablo y yo hemos salido, vamos siempre a algún hotel aunque sea barato. Y él como buen holandés, lleva todo programado, yo, como buena venezolana, veo que carrizo haga cuando llegue al lugar!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. vaya pues parece que le quitan la emoción a las vacaciones

    si te pones a pensar, muchos de las vacaciones las recordamos por las cosas que salieron mal, por lo que nos falló planear, por lo que fue sopresivo..

    si todo sale bien y bonito creo que no es fácil recordar ese momento en particular

    o bueno, asi pienso yo..

    ResponderEliminar
  6. @JuanPa,

    Pues, quizá si los pones a ellos en esas situaciones sorpresivas, quizá no lo disfrutarían tanto como uno... Pero, como todo, ni muy muy, ni tan tan... No tan programados ni tan paterolo (expresión venezolana para "como venga vamos viendo").

    ResponderEliminar
  7. Es cuestión de cultura diría yo, ellos acostumbrados a sus vacaciones programadas y nosotros a lo que venga, no planificamos mucho y otras veces absolutamente nada, pero igual la pasamos bien o no?

    ResponderEliminar
  8. @Ely,
    Cultura! Tu lo has dicho, Cultura!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo28.6.11

    jajajaja me hiciste llorar de la risa! mi familia politica le encanta la "aventura" y se pasa haciendo estos campings!

    ResponderEliminar
  10. @Anónimo,
    No es que haya mucha opción con esto de las vacaciones aventureras aquí. Si vas al bosque, en camping, si vas a la playa, en camping, si vas a la montaña... perdón, aquí no hay montaña, pero si hubiera, En Camping! jejejejee
    Y que no se diga que no salimos de aventura en vacaciones! ;)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. jajajajajajaja me mató ese charco en forma de lago. Estoy llorando de la risa.
    Te encontré por el blog de Amanda (poppies and icecream) y me encantó tu blog.

    ResponderEliminar
  12. Marcela,
    Te he visto paseando por ahí... Que bueno que pasaste a visitarme por aquí!
    Que te pareció el charco?! Toda una sensación, no? Y me he dado cuenta que no es sólo en los campings, suele suceder también en otros charcos citadinos! Es que cuando hay sol, hay fiesta!
    Saludos y bienvenida!

    ResponderEliminar
  13. El charquito me pareció medio triste jijiji Es que yo vengo de Córdoba, provincia (argentina) llena de lagos y montañas y ríos por todos lados, y pobre laguito holandés perdió en la comparación con mi terruño ;) Pero lo que me parece entrañable es el espiritu de hacerse con un laguito y disfrutar del solcito que haya, eso es hermoso.

    ResponderEliminar
  14. Es verdad, Marcela... El espíritu, el espíritu... hasta a uno se le pega y de repente me ves zambullida en un charquito de esos pensando que es una playa tropical! :)

    ResponderEliminar
  15. Pues yo creo que nosotros no planificamos porque no sabemos cuando se vaya a presentar la oportunidad, al menos yo. La hotelería es tan ingrata que a dos días de salir de vacaciones te las cancelan, o bien, un día antes de que salga tu vuelo todavía falta que te firmen el permiso los de RH!

    Con todo, cuando por fin salimos, con plan o sin plan, hacemos que valga la pena!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. @Ivan,
    También lo creo! Con plan o sin plan, siempre hay que hacer que valga la pena. Pero estos holandeses las planeand bien, así que sólo hay que poner la alegría!
    Saludos de vuelta!

    ResponderEliminar