7.23.2011

No soy una buena amiga

Lo sé. No soy una buena amiga. Se los advierto. Aquí, a vox populi, no soy una buena amiga. Si no, pregúntenle a mis amigos.

Una buena amiga dicen que es la que está en las buenas y en las malas pero yo, me corro siempre de las malas. No sé. No puedo. No quiero. No.

Las buenas amigas escuchan tus problemas, una, dos, tres y un millón de veces, aunque sea el mismo. Y te aconseja, una, dos, tres y un millón de veces, aunque tu ignores sus consejos. Yo llego a la tercera vez, luego de eso, empiezo a dudar de nuestra amistad y me pregunto si vale la pena aconsejarle la cuarta, quinta en infinita vez. Me entra la duda de, si continuo con esta amistad, si me quedará tiempo y fuerza para mi.


Lo sé. No soy una buena amiga. Por el bien de Uds., y el mío, hay mejores amigas en este mundo que yo.

Pero hay veces que el vinculo es tan grande, que por más que la quieras echar, que le pidas un receso, que te dé espacio para descansar de su problema y volver con las pilas recargadas para darle los mismo consejos al mismo problema, no puedes alejarte de ella.

A ella de vez en cuando la veo. Agradezco que no es siempre, pero la veo, y siempre viene con el mismo problema y yo con los mismos consejos. Le doy fuerzas. Le digo que todo va a estar bien. Le enumero cada una de las cosas que tiene y lo que a muchas otras personas les falta. Le hago entender que lo que ella cree que es un problema, no lo será por mucho tiempo y que las cosas buenas siempre están destinadas a las personas como ella. Que algún día, no se dará cuenta, y todo será mejor. Me comporto como la mejor amiga, pero no la soporto. No quiero que venga más a contarme del mismo problema. No la quiero cerca. No. Pero presiento que no nos podemos separar así de fácil. Presiento que tendré que repetirle una, dos, tres y no sé cuantas veces más que todo va a estar bien, y así lo voy a hacer. Presiento que tendré que ser una buena amiga, porque al final, yo sé que todo va a estar bien. Y ya no vendrá más porque ya todo estará bien. Y seré felíz de nuevo.

Es así. A veces simplemente no le puedes echar y lo único que te queda es tener paciencia y seguir repitiendo que todo va a estar bien, porque en algún momento, va a estar bien.

2 comentarios:

  1. Que horror, yo me encontrado en tu misma situacion muchas veces. antes trabajaba con una amiga que siempre me hablaba de su novio, cuando cortaron solo hablaba de su ex novio y de todo lo que le habia hecho y de todo lo que le seguía haciendo tipo "estaba conectado en el messenger y no me habló! y como yo le hablé el no me contesto" y después de la misma historia y una y otra vez hasta que la quería matar. Obvio no es que me sienta mejor que ella, pero me molestaba realmente que no escuchara mis consejos ni hiciera lo que yo le sugería, por que ni siquiera intentaba salir de su patética situación. Después su ex novio mostró un extraño interés en mi y luego el me hablaba de la ex y de todo lo que habia hecho!!! o sea los dos estaban estancados. Afortunadamente poco despues me vine a inglaterra a estudiar y segun me dicen otros conocidos, volvieron a andar juntos y se pusieron a hablar mal de mi!!! despues cortaron y me da mucho gusto que ya no nos hablemos. Lo que yo te podría aconsejar es que hables con ella honestamente y le digas que ya estas harta de que siempre te cuente lo mismo, si se ofende y te deja de hablar, pues ella se lo pierte, pero si lo entiende y sigue siendo tu amiga, entonces si vale la pena. Claro es mas facil decirlo que hacerlo, pero es mejor a que un dia te hartes de ella y enojada la mandes muy, muy lejos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Negrita!
    A veces es mejor echar pa'fuera lo malo!
    Abrazos!

    ResponderEliminar