7.08.2011

Tour du Jour

Cada miércoles entra por la ranura de correos de la puerta principal, los tres o cuatro periódicos a los que Pablo está afiliado. Uno es de la ciudad, otro de una ciudad muy cercana y otro de la región. Yo, al igual que el grueso paquete de propaganda de tiendas que atraviesan la misma ranura los sábados, los echo directo en el piso al lado de la puerta que comunica al patio, muchas veces sin siquiera echarle una ojeada, lo cual es una autorización "obligatoria" y clara a Pablo para que en la oportunidad más cercana, los lleve hasta el cuartico donde acumulamos los papeles para luego llevarlos a reciclar.

Me di cuenta que todo empezaba y que iba a ser intenso desde el momento en que Pablo tomó uno de los periódicos la semana pasada, pego un brinco junto a un sonoro YES, y dijo: Tour du Jour!


Los holandeses son apasionados cuando les gusta algo. Son fastidiosos. Son una la-di-lla total! Contrario a los amantes enfermos del futbol, quizá a estos no los escuches hablar del tema por un tiempo, pero cuando es temporada, sálvese quien pueda! Y ahora es la temporada del Tour du Jour!

Mira, fíjate que yo de eso no tenía más información más que saber en donde es, en Francia, y porque en mi tierra se le conoce como el Tour de Francia, y que tiene que ver con bicicletas. Capitulo cerrado. Continuemos con la vida. Pero mi suegro, quien no dice mucho pero cuando lo dice es concreto, me dijo muy emocionado también: "Mañana empieza el Tour du Jour!" Yo sonreí y para continuar la conversación, que a veces me hace falta, le pregunté en que parte de Francia era. Y fue ahí donde me enteré que esta cosa no era en un sólo lugar de Francia sino en muchos ciudades más de lo que podía imaginar. De hecho, este año se desvían hasta Italia. Y lo que más me impresionó fue saber que no dura un día o dos, sino dos semanas enteras donde andan en bicicleta todos los benditos días. Pero saber que las carreras sucederían en horas de trabajo me tranquilizó, porque sabía que Pablo es muy cumplidor con su trabajo y unas carreras de bicicletas no lo harán retirarse de la oficina.

Sin embargo, por estos días resulta que hay un programa, de dos horas, dedicadas enteras a conversar sobre el Tour du Jour. Y por supuesto, Pablo lo ve. Y yo no lo soporto.

Se sientan alrededor de una mesa unos 5 o 6 hombres. A veces tiene a alguna mujer compartiendo también. Unos conocidos -yo no los conozco- de la élite ciclista, y otros no tanto. Y conversan sobre la jornada del día y algunas otros temas relacionados con el ciclismo. Dos horas enteras echando cuentos, chistes y chismes sobre ciclismo. Y no sólo eso, como para poner más picante la cosa, ponen a un pendejo a pedalear sobre una bicicleta estática desde el comienzo del programa, haciendo las veces de un competidor, que sólo puede empezar después de que una guapa chica anuncia el comienzo de su auto-carrera con el sonido de una pistolita. Y luego de dos horas, el amigo está manejando debajo de un charco de sudor que ha ido acumulando en el transcurso del programa.

El programa también cuenta con una banda de músicos. Puedo entender la presencia de la banda que anima el show cuando van y vienen de comerciales, pero lo que no entiendo es que tiene que ver un cocinero, cocinando algún plato, en una cocina que pertenece al mismo set. Cocinero, cocinando, cocina, bicicleta! Claro, todo cuadra! Y le dan el pase y todo, para que explique lo que está cocinando y porque y lo que usa.

Al final, tienen comida, despotricaron de todos los participantes del tour y la chica guapa le da unas flores al que estuvo pedaleando, en señal de victoria -como no, si compitió sólo?!- y con los tres besos holandeses correspondientes. Imagino que a la chica le pagarán muy bien porque el hombre tiene sudado hasta los cachetes -entiéndase la doble intención de la palabra-. Ah! Y se despiden con una canción dedicada al Tour de France. Todo un fenómeno, ah?

Extraña televisión holandesa!

4 comentarios:

  1. ya me puse al corriente con tu blog!!! vaya que has escrito mucho!! que bueno que hayas tenido tantas aventuras, jejeje. mi marido es fanss del tur de france, bueno, era por que ya es mas tour de dopaje y todos andan drogados, péro alguna vez tendremos que echarnos la ruta del tur de france en bicis, claro que mejor amarro mi bici a la de el si quiero sobrevirir... muchos saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida de vuelta, negrita!
    Ya te imaginarás esto del tour de France por acá!
    El mio también está cuadrando una salida ciclista fuera de Holanda... así que me tocará entrenar! jejejeje
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  3. Halle tu blog por casualidad en el fb de cultura holandesa, ahorita me he salvado yo de esos programas, pero tb el cerebro de esposo y sis amigos esta enfocado solo a eso!!! Vieron la caída del domingo? Que pompa! Jaja no vi al muchacho pero pobre, estoy ya dispuesta a darle ese tiempo libre a mi esposo y acompañarlo a ver solo la final cuando canten los himnos jeje
    Saludos desde Mexico, en unos días mas desde Friesland.

    ResponderEliminar
  4. Querida Annis,
    Bienvenida por este espacio de chismes holandeses virtual! y pronto por allá arriba por Friesland!
    Menos mal que esto del tour sólo dura dos semanas. Por supuesto, dos semanas en la que tengo que correr con Pablo, de donde estemos, porque no se quiere perder un segundo del programita este farandulero ciclístico. La verdad es que yo me entretengo con lo que sea, porque el programa no me llama la atención.
    Ya verás cuando estés por acá la intensidad holandesa cuando algo les gusta. Especialmente cuando ven a cualquiera de color naranja compitiendo!
    No sé el nombre del que se accidentó hace dos días, pero si lo googleas, quizá puedas encontrar fotos del accidente. Muy feo, por cierto. Voló como tres metros y además cayó sobre unos alambres con puas. El traje se rompió todo y las fotos muestran sus heridas y hasta la bolsa donde lleva a sus futuros hijos. Bueno, cosas que pasan!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar