8.31.2011

Ser bella, duele!

Existe una fuerte creencia en Latinoamérica de que los "europeos" siempre andan hediondos. Que viven con el ala partida, que usan fragancia de cebolla todos los días, que no saben lo que es ducharse y que el desodorante es el producto con menos ventas en "Europa". Nunca definen de que país específicamente son estas especies de ahorro del recurso no renovable, sino que es una idea generalizada. Son "los europeos". Y claro, con ese zorrillo, nadie ve tu belleza.

La primera vez que visité este lado del charco, venía también con esa curiosidad. Estaba preparándome mental y olfativamente para subsistir a olores sobre-naturales humanos. Claro, es que los representantes de este continente que nos habían visitado allá en el tercer mundo, no dejaban las mejores referencias. Pero fíjate, que de 4 países que visité esa vez, sólo en Francia me tocó aguantar la respiración unos minutos largos en el metro. Del resto, jamás tuve el honor de un mal olor. Pero vamos, que a todos nos ha pasado aunque sea una vez, el problema es que algunos no tienen pena y hasta les parece de lo más normal.

8.28.2011

Sueños Mojados

Dicen que después de la tormenta viene la calma, pero eso no fue precisamente lo que me encontré de regreso a casa.

Toda la semana había querido ir al DA para comprar algunas cositas de consentimiento femenino, pero no fue sino hasta el viernes que me decidí a levantarme del mueble y dar una vuelta a la ciudad. Tenía un par de cupones de 10 euros cada uno, obsequio de cumpleaños, con lo que podía comprar lo que quisiera, eso sí, sin pedir vuelto, así que debía pensar en que otras cosas podían completar mi compra para que fuera exacta. Normalmente no voy a esta tienda, y cuando voy, salgo sin nada porque no conozco la mayoría de sus marcas, no sé de sus productos ni su calidad, y lo único que se me antoja es comprar maquillaje, que seguramente no usaré tan seguido y se vencerá como siempre.

8.24.2011

Kilómetros por puntos

La vecina se fue. Ella dice que está de vacaciones en otro país, pero yo presiento que me odia y ya no me quiere ver. Si, si. Creo que me odia después de los 45 km sin parar que hicimos la semana pasada en bicicleta. 45 km que no son nada para mis suegros, quienes rondan los 60 (años y km), pero para estas dos marmotas extranjeras, eso fue el top de los tops en nuestra historia en este país. Y es que el lunes le envíe un mensaje invitándola a dar una vuelta el miércoles porque me había equipado, gracias a los suegros, de mapas y rutas nuevas de bicicleta. Porque si algo tienen los holandeses es que todo está señalizado. Todo! Nunca te vas a perder aquí. Ni en carro, ni en bici, ni caminando. A menos que seas Shakira, digo, por lo de ciego, sordo y mudo.

Fuente: nmu.nl
Existe un nuevo sistema de rutas para bicicletas. Para mi, que soy reciente, no es nada extraño, pero para los expertos holandeses, es toda una novedad. La cosa consiste en unir puntos y hacer tu propia ruta. En el mapa te indica de un punto al otro, cuántos kilómetros hay. Y así puedes hacerte una hojita, anotando los número de los puntos de tu ruta, sumas 2+2=4, y ya sabes la cantidad de kilómetros que recorrerás. Además, no tienes que parar en cada esquina a revisar el mapa mundi, ubicarlo el norte, localizar las calles y adivinar si debes ir a la derecha o la izquierda. Esto ahora es muy fácil. Muy simple. Aparece un circulito verde, con un número dentro, y una flecha indicadora de la dirección.

8.21.2011

Escape veraniego - Deltawerken y Vlissingen

Aquí en la casa nunca tenemos mermeladas ni mantequillas. Nunca nos ha hecho falta ni nos animamos a comprar. Simplemente no son esenciales. Pero cada vez que viajamos y el precio del hotel incluye los desayunos, siempre tomo un pan con dos bandejitas de mantequilla y dos de mermelada de fresa. Y con eso me deleito. Más una lonja de queso y una de jamón, complemento mis desayunos de vacaciones. Siempre, siempre lo hago. Es el sello de los desayunos de viajes. Pablo siempre me sirve un café y un jugo de naranja, y con eso quedo a reventar, pero, como ya sabía que sería un día largo, pues, debíamos hacer como los pajaritos, a llenar el buche para aguantar la jornada!

8.18.2011

Escape veraniego - Middelburg

Pablo decidió tomarse una semana libre. Una semana para descansar de todo el estrés laboral y para ocuparse de algunas cosas personales. Desde hacía una semana se había vuelto fanático del canal de tiempo, sólo viendo si la madre naturaleza nos regalaría en algún momento unos buenos días para escaparnos a hacer nada a otro lado. A veces la solución a hacer nada no es ocuparte, a veces es ir a hacerlo en otro lugar. Los pronósticos no eran los mejores, como ya se ha hecho costumbre por aquí, pero igual reservamos un hotelito al sur de Holanda y nos fugamos de Ommen esperando que el clima se tornara a nuestro favor. De todas formas, íbamos preparados con par de paraguas por si se hacían necesarios.

Luchando contra las sábanas y el calorcito de la cama, logramos levantarnos a las 8 de la mañana. Resumimos nuestras ropas, nuestros accesorios, nuestros kits de supervivencia en una pequeña maleta de color verde. Tomamos un café y comimos los últimos pedazos de torta que quedaban de mi cumpleaños. programamos el GPS en dirección Middelburg y nos fuimos a nuestro descanso.

8.15.2011

Cuatro hombres y una mujer

Llega el domingo y su teléfono comienza a recibir mensajes. Mensajes van, mensajes vienen y después de una conversación secreta, él se voltea y me dice en forma de pregunta, como si necesitara mi aprobación, "los muchachos van a tomar unas cervecitas, vamos?"

Así era antes de que yo llegara. Se reunían todos los fines de semana en casa del de turno a tomar una cervecita y charlar sobre sus cosas. Cosas de hombres, cosas de la vida, cosas agradables y otras no tan agradables. Pero los cuatro estaban sentados compartiendo un momento entre amigos. Y si era así, cómo decirle que no?

Dino es un ingeniero. De signo leo. Siempre hablando de los próximos viajes, porque claro, para él no hay uno, sino muchos, y se emociona como niño chico hablando sobre ellos. Puede armar todo el tour en dos horas. Cree que se las sabe todas y más porque es fanático de los Lonely Planets como Pablo. Por supuesto, el viaje deber incluir momentos extremos, cruzar caminos peligrosos, visitar algún fuerte y echarle piropos a todas las meseras del lugar en donde este. Oh! Y si incluye un barco, mejor aún. Tiene unos hermosos ojos azules y con eso las conquista a todas. Todos los domingos hay un viaje nuevo. Si por casualidad alguien nombra algún país, ya él salta a animarnos a todos para irnos este mismo año. Con él, Pablo ha hecho muchos emocionantes viajes antes de conocernos, así que todavía se emociona cuando Dino dice "vamos?!"

8.14.2011

Y que esta luna plateada, brille su luz para mi!

La lista de invitados era corta. La más corta que he hecho en toda mi vida. Es que esto de cumplir en épocas de vacaciones, no ayuda. Y creo que mi mamá lo sabía. Debe ser por eso que hacía una sola fiesta al año. Con tres piñatas, tres tortas y los amigos de nosotros tres. Mi hermana, mi hermano y yo. Que aunque cumplimos en diferentes meses, celebrábamos en grande un sólo día. Hasta trajes nuevos estrenábamos. Claro está, hechos por mi mamá también.

Este año me levanté tempranito, aunque me prohibieron bajar a la sala hasta que me dieran la señal. Y así pasaron 10 minutos, 20, 30 y yo no veía la batiseñal. Así que agarré mi libro y seguí leyendo y lagrimeando la triste historia de Sarah. Hasta que escuché desde abajo "y no vas a bajar a desayunar, pues?" Sería esa la batiseñal?

Abajo guindaban unos adornos coloridos. Atravesando la sala. Y yo miraba hacia la cocina a ver si mi torta de chocolate ya había llegado, pero nada. No había rastro de pastel por ningún lado.

8.09.2011

El Sallandse Heuvelrug

Holanda es plana. Tan plana, que cuando tomas una foto, puedes marcar fácilmente una línea recta horizontal a mitad de la imagen. La mitad para arriba siempre será cielo, a veces gris y muy pocas azules, y la mitad para abajo será el piso en el que estés parado. Quizá por eso la cultura ciclística es tan fuerte en este país. Quizá por eso es tan normal ver a personas ancianas recorriendo la ciudad en sus 2x2. Quizá por eso le fue tan fácil conquistarme y hacerme parte de ella. No lo sé. Especulo. Pero presiento que tengo razón.

Con Pablo hemos hecho muchas rutas aquí en el pueblo, perdón, ciudad. A veces vamos entre bosques. El fietspad -camino de bicicletas- atraviesa la naturaleza tratando de disimularse como parte de ella con curvas. Los arboles son altísimos y a veces puedes sentir un olor un tanto dulce que me encanta. No sé que clase de árbol emana ese olor, pero me parece exquisito. Además se mezcla con la humedad del lugar y sientes que te está roseando el aroma.

8.07.2011

Cambio de club

Me parece que algo se trama a mis espaldas. Si. Algo pasa y no quieren que yo lo sepa.

Me han prohibido abrir algunas bolsas que algo llevan en su interior, o que haga mi propio pastel de chocolate porque ya lo solicitaron y será fenomenal. Palabras claves se pronuncian entre susurros. Palabras como "verrassing", que traduce "sorpresa", o "poppetje", que es el diminutivo de "muñeca", o skype, que Pablo ha insistido tanto esta semana en que debe instalar en su nueva laptop.

Ellos me saludan con el acostumbrado "Cómo estás?" y luego lanzan la nueva pregunta "ya sabes qué quieres para el lunes?". Que si quiero algo en especial, que si ya tengo la lista de posibles regalos. Y a mi, que al único que le hice lista de regalos ha sido a Papa Noel, se me enrojece la cara y se me borra el holandés para decirles que lo único que es realmente importante es su presencia. Que los regalos son bien recibidos siempre, pero que no son ningún ticket VIP para venir y compartir un rato agradable conmigo.

8.05.2011

Un día en Almere

Faltaban unos pocos kilómetros para llegar al final de mi recorrido con él, cuando ha empezado con el interrogatorio. Que si tengo batería en el teléfono, que si tengo suficiente dinero, que si sé que tren tomar, que si no nos podemos comunicar más que entonces nos encontramos en la estación de trenes, y por último, "Toma. Esta es la dirección en donde yo voy a estar". Así no se había comportado la semana pasada. Pero claro, esta vez no iba con Marcelino, ni tampoco conocía la ciudad a donde iba.

Pablo tenía curso de nuevo en Ámsterdam y yo, como estoy de vagaciones forzosas, pues le acompañe para conocer un poco más de otro lugares. Contacte a mi amiguita, la guapa de cabellos lisos y negros, y le dije que la visitaría, al fin y al cabo, no vivía tan lejos de Ámsterdam.

Bajé del auto y le dije a Pablo que si se me acababa la batería del teléfono, que si me quedaba sin dinero, que si no nos podíamos ver en la estación, me buscara en la policía, en un hospital o mejor se buscara otra novia, aunque admitámoslo, una mejor que yo no va a conseguir.

8.01.2011

Santa lluvia

Después de tanto, el sol ha salido hoy. Y no sólo eso, sino que calienta. Esta clase de verano a veces me confunde, otras me deprime y otras simplemente me recuerda que no es como el eterno verano venezolano.

Debe ser algo sicológico, pero si todos hablan de verano, a la mente no vienen otras imágenes diferentes a calor, playa y vacaciones. Ya pensaba yo que con esos días de primavera que calentaron a más de 25 grados, cuando llegara el verano, íbamos a andar en pelotas. Pero no ha sido así. Las únicas pelotas que he cargado, son las de los suéteres extras que me llevo en la cartera cada vez que salgo.

Hemos sobrevivido unas dos semanas a lluvias constantes. Me parece raro no haber visto en las afueras del Albert Heijn, al menos un vendedor de paraguas. En Venezuela no puede caer una gota, porque milagrosamente, como si lo hubieran pronosticado mejor que el Laboratorio Cajigal, aparece una manada de vendedores a las afueras de todas las salidas del Metro.