8.31.2011

Ser bella, duele!

Existe una fuerte creencia en Latinoamérica de que los "europeos" siempre andan hediondos. Que viven con el ala partida, que usan fragancia de cebolla todos los días, que no saben lo que es ducharse y que el desodorante es el producto con menos ventas en "Europa". Nunca definen de que país específicamente son estas especies de ahorro del recurso no renovable, sino que es una idea generalizada. Son "los europeos". Y claro, con ese zorrillo, nadie ve tu belleza.

La primera vez que visité este lado del charco, venía también con esa curiosidad. Estaba preparándome mental y olfativamente para subsistir a olores sobre-naturales humanos. Claro, es que los representantes de este continente que nos habían visitado allá en el tercer mundo, no dejaban las mejores referencias. Pero fíjate, que de 4 países que visité esa vez, sólo en Francia me tocó aguantar la respiración unos minutos largos en el metro. Del resto, jamás tuve el honor de un mal olor. Pero vamos, que a todos nos ha pasado aunque sea una vez, el problema es que algunos no tienen pena y hasta les parece de lo más normal.


Pero ahora que convivo con "europeos", bueno, con holandeses específicamente, puedo afirmar que en este país si se vende el desodorante, los jabones, y hasta los champús. En general, a lo holandeses les gusta estar limpios. No le temen al agua -claro, con tanta lluvia sería irónico temerle-, ni dejan de incluir en su presupuesto productos de limpieza personal diaria. Pero, cuando provienes de un país tan vanidoso, donde lo más importante es la apariencia, comprar ropa en Zara aunque se te vaya el sueldo, ponerte las uñas acrílicas cada dos semanas, visitar a Roro (el peluquero) al menos una vez a la semana para que te alisen esos churros y te pegue las extensiones, pegarte pestañas postizas, montarte en tacones de 15 cm aunque vayas en autobús, enmantequillarte las piernas para que te entre ese pantalón tres tallas menos que la tuya. Si, cuando provienes de un país como ese, y aunque no cumplas al pie de la letra cada uno de estos pasos, llegar a uno como este, es un choque cultural a la vanidad. Porque claro, aquí las tetas cuestan muy caro, así que nadie las tiene puestas, el Roro cobra en euros y a precios de Hollywood, las extensiones se te caen apenas te cae la primera lluvia, las pestañas postizas ni las venden, los tacones se entierran entre piedra y piedra al caminar, y la talla S todavía sigue siendo grande para las chiquitas latinas, hasta las de Zara. Realmente, para las que viven para su personaje de mujer fatal venezolana, aquí se las ven negra. Claro esta, muchas hemos aprendido a la auto-latonería y pintura. Hemos aprendido las cosas básicas para subsistir en un país de apariencias como Venezuela.

Mira que yo ya tenía una idea de como era esto por acá. Yo ya sabía que si quería un corte de cabello, me iban a hacer un estilo europeo al cual no estoy acostumbrada, sin contar con que, al parecer, el corte favorito de las mujeres holandesas es el bajito, cortito, al estilo macho, como si con eso pudiéramos contar con igualdad de géneros. No sé si es por moda o comodidad, pero si pasas de los 30, debes ir pensando en que centímetros le pedirás al Roro que te deje el cabello. Claro, esto es Holanda, y como siempre, todo está fríamente calculado, así que los centímetros permitidos son: 1, 2 o 3. Si pides un corte con mas longitud, eres una atrevida. Seguro! Y seguro que Roro te lanza ese discurso para tratar de convencerte de que "bien cortito es que está de moda, mi amor". Así que como yo no quiero aceptar que el tiempo ha pasado sobre mí y que debería empezar a optar por los cortes más masculinos, yo me dejo mi cabello largo. Si, al estilo serranita del Perú. Hasta clinejas podría hacerme. Y me lo corto yo! Con tal, como también he aprendido el secado, planchado y hasta enrulado propio del cabello, con esos trucos mágicos no se nota que de una lado esta más corto que del otro. Es que vamos a estar claros, la mujer venezolana se las sabe todas en cuanto a belleza y cómo ocultar lo feo.

Pero si algo me da pereza hacerme es la pedicura. Hago lo mínimo requerido para poder usar sandalias y lucir unos pies decentes en público. Hasta vergüenza me da salir sin una pinturita en las uñas. Pero claro, basta toparse en el mercado, un día normal, con algunos pies holandeses para perder toda la vergüenza. Aquellas pobres extremidades pueden caminar tranquilas sin necesidad de zapatos. Tienen una suela incorporada que han ido acumulado a lo largo de los años, porque parece que aquí la piedra pómez no existe. O quizá sea un método de supervivencia si algún día se agotaran los calzados. Las garras no se quedan atrás, aunque algunos han aprendido a arrancarlas por donde sea, y no importa su delicado trazado, sino que estén ligeramente un poco más cortas. A veces prefiero ver esa extraña moda de algunos hombres por aquí que llevan puesto bermudas con sandalias y medias. Vamos, no será lo más fashion, pero al menos ocultan sus vergüenzas.

Desde hace tiempo buscaba yo algún lugar donde poder hacerme un cariñito femenino sin que me costara la vida, pero no quería gastar un dinero y salir desilusionada del lugar. Así que Pablo, como bueno novio que escucha y sabe interpretar las indirectas de la novia, apareció con un "cadeaubon", una de esas tarjetitas que dicen 'valido para el salón de belleza'. Y como a caballo regalado no se le mira el colmillo, partí yo en esa expedición. A probar hasta donde llegan los cánones de belleza en un salón de belleza holandés.

Aquello comenzó con masajitos en el rostro. Aceites, cremas, exfoliantes, masajito por acá, masajito por allá, limpieza de cejas y listo. Cero revisión de puntos negros, cero revisión de granitos. Nada! Luego pasamos a la pedicura. Subo mis pies apenada, esperando no escuchar un "mijaaaaa, y que esto?". En su defecto escucho palabras de halagos a mis bien mantenidos pies y con un aparato muy sofisticado, la mujer procede a limar ligeramente mis "muy cuidadas" uñas. Luego echa un ojo a la planta de mis pies y yo vuelvo a sudar de vergüenza, pero ella dice, "esto está perfecto". Y como todo le parecía perfecto, me aplicó una crema, me dio un masaje en los pies sin siquiera lavarlos, y trabajo listo. Pero es que claro, después de eso uno entiende porque el estado de algunos pies en este país. Si vas a pagar y todo parece estar perfecto, entonces para qué vas a ir? Ni hablar de la pinturita. No, no, no quiero hablar sobre eso porque sería un insulto a mi sobrina de 8 años que seguro tiene mejor pulso y sabe lo que es una cutícula.

Creo que por mucho tiempo más tendré que seguir con mi auto-latonería y pintura para seguir manteniendo este exceso de belleza que nos gastamos las latinas para algunos ojos holandeses.

20 comentarios:

  1. QUEEEE?!!!!!!!! ESO LO QUE DA ES VERGUENZA! como que no se hacen las tetas?! pero si eso es ley! como que no andan en tacones?! ah claro es q son tan altas que pareceran mas neveras de lo que ya son.... que HORRIBLEE! no es por nada pero yo morire alla, yo voy a la peluqueria una vez al mes, y uso el pelo largo AJURO lo detesto corto... no no no y dicen que nosotros somos los tercermundistas.. jaajajajaja, si se que lo de la peluqueria es cara y tal pero bueeehhh.. la ex esposa de un primo vive en Italia y cuando viene se lleva cajas de tinte :) o la mamá se las lleva, y bueno las tetas me las haré aqui en Venezuela :)

    ResponderEliminar
  2. Ale,
    Yo no soy de alto mantenimiento, ni jamás tuve un régimen de belleza. Los arreglitos que me hago, y que me hacía, eran por mi cuenta, y para sentirme bien. Pero aquí es otra cosa. La idea de mujer es otra, y no se parece a la de nosotras... Y por eso, hasta yo me siento Miss Venezuela a veces aquí.
    Un beso! No inviertas mucho en tu belleza artificial y usa más la natural, que esa se va más rápido!

    ResponderEliminar
  3. Jijiji es una de las cosas buenas que tienen los países Europeos, si te vas de aquí eres una verdadera diva de acento "dulcito".
    Si hay algo que detesto de vivir aquí (yo soy un poco al contrario, en vez de irme al extranjero, para mi el extranjero es Venezuela) es la Plasticidad, uso talla de aquí 32B y eso ya es sinónimo de "tienes que operarte" yo me río porque soy tan feliz con poco pecho, igual con eso de la peluquería y hacerte los pies y etc. etc. mi esposo es de aquí al igual que mi "adorada" suegra quien semanalmente va a retocarse y pues yo soy alienígena por ir solo dos veces al año a cortarme el cabello (que por cierto usaba, uso y usaré largo esté donde esté)... Zara toda la razón, en España es regalado, de hecho es una tienda low cost, como Berska, Oisho, H&M y aquí te lo venden como un lujo, caro no CARÍSIMO al cambio y bueno mi cara fue un poema, si POEMA, cuando en una cola (porque aquí hay colas para todo) una cría de unos 7 años le pedía a la madre dinero para hacerse las uñas, yo alucinoooooooooooooooooooooo
    Besos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  4. A ver mi queridisima Ley no es taann poco ganada la fama que tienen por aca los europeos, cuando estuve en España (me perdonan tus lectores de esas tierras) tenia que aguantar la respiracion el olor a violin fue aterrador y cuando me toco tomar un vuelo interno de Madrid a Tenerife casi muero afixiada en el avion, el olor era realmente insoportable y cuando veia a tan bellas damas levantar sus brazos y verles el pelero en la axila me daba de todo, asi que mi experiencia fue contraria a la tuya.
    Lo de la peluqueria te cuento que yo misma me lo corto y a mi hija tambien (hice un curso, me lo pinto y me lo plancho yo misma, la pedicure si que me cuesta me encanta que otra me haga los pies a parte que me relaja, del resto soy bastante sencilla poco maquillaje solo lo necesario y asi una se ve mas linda.
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo31.8.11

    hola Ley!!! Por lo general yo me hago todo, excepto depilarme pero estoy en proceso de aprendizaje!! un beso.

    Samira

    ResponderEliminar
  6. Anónimo31.8.11

    ahhh cuando digo todo, es solo la manicure y el pedicure porque no soporto tener las manos y los pies desastrosos!!


    Samira

    ResponderEliminar
  7. Yo soy de ir una vez al mes a la peluqueria, soy malisima para hacerme el pedicure, eso solo lo hago una vez cada, ufff jeje , digamos que solo ocasiones especiales. Me duele pagar dinero por cosas que uno se puede hacer en la casa pero cuando toca toca jeje, Creo que uno no necesita todo un salón para verse presentable. En cambio a los olores, creo que en la viña del señor hay de todo, yo me conformo con que mi "Europeo" le guste el agua y el jabón jiji..

    Saluditoss

    ResponderEliminar
  8. @CaroNu,
    Una vez iba caminando en Caracas y vi una chica con sus grandes CC's. Se notaba que habían invertido un dinerillo en su pechonalidad. Lo que más me sorprendió -porque ya ni siquiera es de sorprenderse- no fué que las llevara puestas, sino que tenía un problema en los ojos, como le dicen en mi país, azul celeste: uno para el sur y el otro para el este. Un problema que se corrige con una rápida operación, pero ella prefirió gastarse los ahorros en ponerse las tetas. Asumo que así nadie se enfocaría en sus ojos sino en su pechonalidad.
    Triste, pero cierto.
    A veces en Venezuela se cae en lo absurdo. Especialmente con el boom de la cirugia.
    Yo no me opongo a que nos arreglemos, de hecho, me gusta, pero pasar dos horas cada mañana para cumplir con el objetivo y conquistar el mundo con una mascara, me parece mucho.
    Pero así es Venezuela. Si tenemos las mejores representantes en los concursos de belleza, por algo será, no? Gracias a Osmel que las transforma!

    @Ely,
    Que mala onda que te haya tocado tan oloroso tour!
    Fijate que el fin de semana que pasamos en Barcelona, no tuve problemas con mi olfato, así que no puedo dar fé de tu versión.
    Yo también aprendí a hacermelo todo yo. Y no porque tuviera la necesidad, sino porque me encantan esas cosas y además, hacerlas bien. De hecho, me desespero cuando alguien (que no sea peluquera) me ayuda. Es un poco mi personalidad. Necesito tener el control de todo. Especialmente cuando sé hacerlo.
    Aquí dejé de pintarme el cabello. Eso es lo único difícil para mí considerando que tengo el cabello largo y que debo aplicarme tres potes de un color oscuro. La única vez que lo hice, casi ni pude terminar no más de estar pendiente de que no se manchara nada. Decidí que ya no me lo pinto. Que se quedará así. Y me arrancaré las fastidiosas canas que se atrevan a asomarse!

    @Samira,
    Yo tampoco le doy mucho al depilado. Termino con cera en todos lados aunque logre mi objetivo final. Pero realmente es un proceso fastidioso!
    La manicure y pedicure, siempre es más sabroso que te lo haga otra persona, pero con tal de no salir a la calle con manos y pies feos, es mejor darse unas retocaditas en casa, no?

    @Mar,
    También pienso igual que tu. Pagar por algo que puedes hacer, es un crimen. Además, te puedes ahorrar algunos realitos, no? Pero de vez en cuando, que te consientan en el salón de belleza, es sabroso. No hay que tener una rutina ni incluirlo en el presupuesto semanal o mensual, pero de vez en cuando, no más de vez en cuando, vale la pena.
    Que bueno que a tu europeo le guste el agua y el jabón... otras no tienen esta suerte con la que nosotras nos encontramos!

    @Todas,
    Saludos y abrazos!

    ResponderEliminar
  9. jajajaajajja no se puede evitar cuando creces en el pais donde tienes que ser bella! nah yo tampoco es que soy tipo plastica y tal, yo me arreglo es para ir para fiestas! :) pero bueh supongo que por alla no estan acostumbrados a tanta belleza y vanidad junta ;)

    ResponderEliminar
  10. Hola... pues justo a mi en el tren hoy me toco uno que otro apestosito. No se si era la ropa que olia a rancio y a cigarro. En fin horror. Me tuve que cambiar de lugar. Supongo que como en todas partes hay de todo. Pero en general la gente es limpia.
    Yo nunca fui de alto mantenimiento, porque con el pelo ondulado y esponjoso que tengo, le tengo miedo a la peluqueria. Siempre hacen desastres, y la que me cortaba el pelo siempre es mi mama. Y aqui , con lo caro que es, muchas ganas no quedan. Pero si algun dia te quieres dar un gusto, hay una linea de salones que se llama Aveda, donde las chicas que atienden son muy lindas e internacioales (de Francia, que ya son mas coquetas, de paises del este, estilo ruso y asi) y para darte algun gusto va bien, eso si no es barato que digamos pero los productos son muy buenos.
    Y lo del pelo corto, no lo entiendo yo tampoco . Pero es asi, se cortan el pelo y lo pintan de rojo. Lo de las tallas aqui fue un shock... pero si me queda la talla 34 cuando normalmente soy 38 o 40. La ropa es enoorme .

    ResponderEliminar
  11. @Ale,
    No, no estan acostumbrados a tanta belleza! ;)

    @Amanda,
    Me hiciste recordar una vez que iba en el tren y de repente senti un mal olor. Y dije yo, "quién es el cochino?" Mirando y mirando, me di cuenta que no había ningún cochino, sino que había subido un señor con una bolsa de patats y me imagino que llevaba un frikandel de ese especial, con saté y bastaaaaante cebolla. Oh my! Dejo todo el vagón hediondo!
    Me encantan los cabellos ondulados. Con un poquito de crema y espuma, un tantito en el secador y quedas regia. Me encantan las ondas y mi cabello es super difícil para que tome unas bonitas ondas!
    Y la ropa! Oh si! Aquí todo es grandísimo! Y me desespera cuando me pruebo la ropa, y aunque sea 34, todavía algunas son grandes! No puedo con eso!

    Saludos a las dos!

    ResponderEliminar
  12. ahh se me olvido lo de la ropa! imaginate si yo soy como doble s aqui alla vestire como indigente xq todo me quedara grande... que tristeza pana!

    ResponderEliminar
  13. Cada vez que me preguntan si es verdad eso de que los espanoles somos alergicos al agua me acuerdo de mi hermano, que se ducha tres veces al dia y tiene mas botes en el cuarto de bano que las estanterias del Mercadona.

    Yo tambien he tenido que aguantar la respiracion aqui en Uruguay, hay que entender que aqui en verano se alcanzan temperaturas de 35 grados con un 100% de humedad, eso no hay desodorante que lo aguante, ni siquiera el Axe jejejeje. En Sevilla, en verano con 45 grados a la sombra, sudas hasta al respirar.

    ResponderEliminar
  14. Andaluz,
    Valgameeeee... con tanto calor ni los mosquitos deben picar del mal olor!!!!
    No os preocupeis Andaluz, después de 40 grados todo se perdona... es que uno queda como atontado con tanto calor y seguro ni se dan ni cuenta de los malos olores!
    Abrazos!
    Y que viva el AXE, aunque no proteja!

    ResponderEliminar
  15. Esto esta simplemente genial !!....Es la perfecta descripcion de mis impresiones en estas tierras, no podia haber sido explicado mejor !. Ya no se que sera lo peor o mejor del verano: Si los escualidos rayos de sol que por fin asoman o la pesadilla de verle los desastrozos pies a todo el que se me pasa por el frente y que anda muy contento en sandalias por la calle.....

    ResponderEliminar
  16. @Anamaria,
    No, no... realmente prefiero la moda de medias altas con sandalias playeras! No estará aprobado por los mejores diseñadores, pero al menos no tenemos esa vista amenazadora de sus pies!

    ResponderEliminar
  17. aca tambien es muy caro. Yo voy a la escuela de peluqueros, a que me cobren 6 libras por el corte, si vas a Tony & Guy te cobran 30 libras y he escuchado de personas que han saludo molestas con los cortes. parece que nadie quiere hacer las cosas bien.. lo que esta de moda es los pecesitos que te comen la piel muerta de los pies, ya se que suena como a piraña, pero dicen que es muy bueno, yo no, gracias...

    ResponderEliminar
  18. @Negra,
    Pues, la diferencia, no? de 6 libras a 30! Menos mal que conseguiste un lugarcito donde puedas ahorrarte unos centavitos!
    Lo de los pececitos... me parece más moda que nada! Mejor que se ponga una mujer a limar bien!
    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Y no has visitado espana???? Y por defender Francia, en Paris lo que menos hay son franceses.

    ResponderEliminar
  20. Nani,
    He estado en España una sóla vez y no necesité de bomba de oxigeno. Y lo de Paris, totalmente cierto! Lo que menos hay es franceses... Pero no sé, creo que son los especimes que van de aventura a Latinoamerica. Creo que para ahorrar, prefieren no comprarse un desodorante... entonces dejan mal parados a todos los europeos!
    Saludos!

    ResponderEliminar