9.12.2011

Biutiful

En estos días ojeaba los tres tristes periódicos que nos llega los miércoles a la casa. La verdad es que, por lo regular, nunca hay artículos muy interesantes, más bien parecen chismes porque, vamos a ser sinceros, qué tanta noticia se puede generar en un pueblo donde viven tres gallinas, dos vacas, Pablo y yo, ah? Pero de vez en cuando aireo sus páginas con la esperanza de ver algún anuncio de trabajo posible para esta alma en pena. Sin embargo, hace dos semanas mis ojos se cruzaron con una palabra en español, y ahí se quedaron. Necesitaba saber que era eso que venía en mi idioma.

El anuncio decía que habrían dos funciones de cine especial para este mes, que las funciones serían a las 8:20 y que se recomendaba la reservación de las entradas para ir a ver: Biutiful, una película española nominada al Oscar y la excelente y premiada actuación de Javier Bardem.

Hice mis contactos respectivos para conseguir una acompañante que disfrutara, al igual que yo, de escuchar por dos horas de mi idioma, pero rodé. Mi amiguita, que además vive a dos pasos del cine donde se iba a presentar la peli, estaba en tierras más altas que estas, y no podía acompañarme, así que me tocó romper el vidrio en caso de emergencia. La suegra. Y no me mal interpreten, por favor. La suegra es un amor de persona. Pero es que ya yo me presentía el tipo de peli a la que la iba a someter, y no quería que nuestra relación se arruinara por una peliculita. La cosa es que la suegra amablemente aceptó la invitación. Bueno, creo que no le quedaba más remedio que decirle que si a la nuera que se la pasa aburrida en casa. Y nos fuimos ese día en una salida de chicas -como le llama Pablo-.


En mi antigua vida acostumbraba mucho a ir al cine. Es que esto en Venezuela es "todavía" uno de los pocos entretenimientos económicos que quedan. Además, como todo país bien consumista del capitalismo, siempre hay montones de películas hollywoodenses, por lo que los cines, desde hace unos cuantos años, debido a la gran demanda, han ampliado sus espacios y el número de salas. Vamos, que si algún día estás aburrido en tu casa, te puedes lanzar a cualquier centro comercial y escoger entre 10 películas mínimo que se presentan ese día en cartelera. Hasta la función puedes escoger. Eso si, debes ir mentalizado en que tendrás que desperdiciar unos cuantos bastantes minutos de tu vida haciendo fila para comprar unas palomitas de maíz con un refresco. Ni hablar de los lunes popular. Lunes a mitad de precio. En las taquillas parecen que regalaran comida porque las colas son más largas que una procesión religiosa.

Pero el cine ha estado en mi vida desde chiquita. Claro, antes era todo un evento. Era especial. A veces me iba con mi socia, hasta un teatro donde presentaban películas. Tomábamos el bus desde el restaurant de mi tía y nos íbamos hasta allá. Una vez, hasta nos toco caminar y correr para llegar a tiempo a la función, porque habíamos tomado el bus equivocado. Pero llegamos, a ver Los Picapiedras. Felices, por supuesto. Y sudadas.

También íbamos con mi papá y su troncomóvil a un auto-cine. Si, si, uno de esos al aire libre, con una pantalla enorme y tu debías estacionarte al lado de los parlantes para escuchar y ver la película desde adentro. Era fabuloso. No importaba que la imagen no fuera la mejor, o que los parlantes sonaran como walky-talky. Eso era mejor que ir a Disneylandia.

La primera vez que fui al cine en esta nueva vida, fue toda una experiencia. Primero porque era una película en 3d donde nos daban unos lentes pesadísimos que debíamos cuidar muy bien o pagaríamos unos 50 euros si algo pasaba con ellos. Antes de que empezara la película, apareció un hombrecito dando un recital y la bienvenida. Luego, nos proyectan la película, que por supuesto estaba subtitulada en holandés, por lo que me tocó hacer gala de mis dotes ingleses para poder entender la película. Y cuando todo iba viento en popa, cuando todos mirábamos anonadados la parte más interesante del film, toda la sala se pone negra, encienden las luces, y yo, What da fuck? Corte a mitad de la película para que tu vayas a tomarte un café, un té o vayas a descargar algunos de los dos que te hayas tomado antes de entrar a la función. Discúlpenme, pero no hay nada peor que te corten a mitad de lo bueno.

Pero este corte, esta vez, sirvió para que la suegra se tomara un cafecito para despabilarse un poco, por que claro, parece ser que a esa edad los ojos pesan mucho más cuando el cuarto es oscuro. Sin contar con que, vamos a ser sinceros, el acento español, con ese siseadito, no ayuda tampoco. Hasta a mi me cuesta entenderles algunas líneas. Además, al principio, la peli es un poco lenta y muestra mucha pobreza, cosa que no es muy normal por estas tierras bajas, cosa que descubrí gracias a los suspiros y comentarios de sorpresas de las dos cotorras que tenía al lado, que al parece, luego de la pausa, decidieron irse a ver mejor algo en la tele holandesa, porque no volvieron más.

En conclusión, la película es excelente. La actuación de Bardem es fabulosa. Y no les voy a decir si se muere o no. Mejor alquilenla y veanla. Eso si, sin pausas!

Oh! Y mi suegra? Excelente compañera de cine. Aunque la próxima vez la invito más temprano y a alguna peli más chévere.

12 comentarios:

  1. Hola Ley ¿Qué quéeeee???? cortar la peli a la mitad, madre mía como las óperas, mira que una aprende!!! La peli no me he atrevido a verla (ya que se de que va) y pues pelis de drama, ummm nop, me producen una depre bárbara... Que maravilla que te lleves bien con la suegris, considérate una mujer AFORTUNADA!!!
    Besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  2. @CaroNu,
    Pos si! Así es! La inspiración te la cortan a la mitad! Aunque una vez fuimos y no hubo cortes. No sé de que dependerá...
    Y si, la suegra es una maravilla! Suerte la mia, no?!
    Besos de regreso!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Que bueno tu recuento sobre la tradicion de los cines en Venezuela! Es verdad, toda una tradicion en nuestro pais. Aunque ya no resulta tan rentable, he escuchado que hoy en dia una pareja tiene que ahorrar en un pote 2 o 3 porciones de sus quincenas para poder llevar a las hijas al cine....Y con respecto a 'Biutiful', me parecio una pelicula magistralmente ironica, por cuanto casi todo es 'Jorriboel'; pero la actuacion de Bardem es inigualable y el drama de los mil demonios. Aun no me aventuro a pisar un cine en Neerlandes, porque tengo aversion a ir solita a ese tipo de entretenimientos, la gracia consiste en compartir las cotufas y el refresco :)

    ResponderEliminar
  4. @Anamaria,
    Lo sé. Para una familia completa no es rentable esa diversión. Especialmente si son niños. Porque hay que calarse la cola para comprar las cotufas, hay que comprarles a todos, con refrescos y chocolates incluidos. Al final resulta siendo bastante caro.
    Vamos, anímate a ir al cine. Por supuesto, tienes que conseguirte una amiguita. Es mejor si tienes con quien criticar la peli cuando termine. Además, si también tienes que atravesar el corte a mitad de la peli, tomarte un café, un té o una cerveza sola, es un poco triste! jejejeje
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola...he visto que me habías agregado en google, así que gracias...he descubierto tu blog, y me ha resultado curioso, pues otra chica que sigo es española casada con un holandés y vive allí y comenta sus aventurillas y me gusta seguirla, ahora leeré tus andanzas.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. @Alicia,
    Si, si... te sigo desde hace algún tiempo! No sé a través de cuales de los bloggeros pero me anoté en tu lista por interesante! jejeje
    Bienvenida por acá! Para que sigas las aventurillas de otra hispano hablante arrejuntada con un holandés en su tierra!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. En mi opinión aunque el tema de la película esa es bueno creo que la tercer hora de la misma salió sobrando, fue demasiado alargarla y creo que inutilmente aunque coincido en que Bardem hace un gran papel, también creo que el director Gonzalez Iñarritu a veces se las quiere dar de muy intelectual en sus películas y creo que tampoco hay que irse tanto por ese lado, pero bueno cuando esta uno fuera de su pais con escuchar alguien hablando tu lengua aunque no sea tu paisano te emociona oirlo.

    ResponderEliminar
  8. @Luis M. Garcia,
    Coincido contigo en que fue alarga sin ninguna necesidad. Me gustó el poco de suspenso que hay y como representan el anuncio de la muerte. No sé si en otras culturas sucede, pero las mariposas negras, los pajaros negros volando, el descontrol de su propia imagen... Son detalles que estoy segura que no notaron el resto de los asistentes. Todos holandeses y viejos, por cierto. Y por supuesto, el español!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Yo no la he visto, de todas formas, el cine espanol mucha gracia no me hace, son pocas las que se salvan

    ResponderEliminar
  10. @Andaluz,
    Pos, esta es buena, aunque no creo que te haga cambiar de opinión sobre el cine español. A veces creo que se empeñan en mostrar lo "bien" feo... Como dices, algunas se salvan... Te puedo contar mis favoritas a ver si estamos de acuerdo: Mar Adentro y El Laberinto del Fauno! Qué tal esas? Salvan al cine español?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Órale que chido, escuchar una película hablada en la lengua materna es recargar las baterías étnicas cuando se está en tierras lejanas :-)

    La película no la he querido ver, y mira que oportunidades he tenido muchas, pero sabe, nomás no me llama la atención, a la mejor tiene mucho que ver el que aquí en México la hayan anunciado como la octava maravilla del mundo nomás porque el director es mexicano.

    Lo bueno, es que te divertiste, con todo y el intermedio, que por cierto aquí hace años que no me toca uno!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. @Ivan,
    Menos mal que con Pablo todavía hablamos español, pero cuando cambiemos por completo a holandés, creo que sentiré aún más placer cuando escuche algo en nuestro idioma!
    A mi también me pasa lo mismo. Cuando es muy publicitada, no la quiero ver, porque espero más y a veces (muchas) salgo desilusionada. Está no fue tan famosa en Venezuela, así que poco había escuchado de ella. Me fui a verla con cero espectativas y resultó mejor.
    A lo mejor en unos años la ves, cuando haya pasado por completo la fiebre!
    Saludos de vuelta!

    ResponderEliminar