10.21.2011

Love is in the air

La pantalla indica que no ha llegado. Yo mientras tanto tomo asiento frente a ella para ver todos los cambios que puedan suceder.

A mi lado hay tres generaciones de ecuatorianas. Dialogan sobre la fabulosa ubicación del apartamento del fulanito, sobre los caramelos que compraron, y la tercera y segunda generación tratan de explicarle a la primera que todavía hay que seguir esperando.

Tres niños de raza negra sostienen en sus manos una flor cada uno. Caminan de un lado a otro sin alejarse nunca de su papá.

Unos saludan desde el otro lado del vidrio y los de este lado responden con emoción. No se pueden escuchar pero si se pueden ver.

Pero hay uno de ellos muy especial. Uno que espera de este lado del vidrio acompañando a una señora de edad mayor.

10.14.2011

Brindo por ti

¿Sabes lo que hace un día de sol?
¿Sabes la felicidad que produce cuando los rayos tocan tu rostro?
¿Sabes que sentarte dos horas frente a él no entra en la categoría de "perder tiempo"?
¿O que caminar con tanta luz es emocionante aunque las manos y el rostro choquen con la fría brisa?
¿Cuántos días de lluvia, de cielo gris, de frío y depresión, cuesta un día de sol?
¿Cómo se convence a la mente de que los días malos serán recompensados con uno bueno?

10.09.2011

Adios Verano, Bienvenido Otoño

El verano se ha ido. Ha cerrado sus ventanas, pasado seguro a sus puertas y hasta sacó su cartelito que dice: No vuelvo sino hasta el próximo año. Y yo que me había acostumbrado a la ropita más ligera, a la pinturita en las uñas de los pies para lucir las sandalias, al cabello estirado, a las falditas y a veces hasta a la exposición ante el astro rey para al menos tomar un bronceado portugués.

La cosa es que era miércoles de esta semana y aún podíamos caminar ligeros. Pero, como siempre, "mañana será un nuevo día". Y así mismo llegó el jueves. Con ese cielo gris y lluvia intermitente. Como para quedarse en casa arropadito y esperar al próximo día que el clima mejorara, aunque nunca más mejoró. El viernes despierto y lo primero que llega a mis oídos es el buenos días de Pablo con un fondo musical de lluvia recia chocando con la ventana.

10.02.2011

Compromisos sociales

A todos nos sorprendió esta semana veraniega en el comienzo de el otoño. Tuvimos que regresar las botas a los closets y sacar una vez más las camisetas sin mangas que ya habíamos escondido detrás de las manga largas. Todo porque el sol prometía calentar hasta 26 grados.

Pero resulta ser que este veranito tiene pase a partir de las 12 del mediodía. Antes de eso, hay que montarse la chaqueta y el chal para atravesar la neblina que todas estas mañanas se han posado sobre el suelo holandés. Esto significa que a partir de mediodía, hay poner de fondo el "you can leave your hat on" y comenzar a desvestirse al ritmo de la música para poder soportar el calor. Y no es que sea insoportable, pero si hay que cargar encima, chal, chaqueta, leggins y zapatos cerrados, con dos pedaleadas en la bici, te empieza a bajar el sudor por la rayita. Si, si, por la rayita de la costura del pantalón.