11.13.2011

Sugerencia a mi odontólogo

Cada tarde iba a buscar a mi sobrina a su colegio y nos regresábamos a casa caminando. Por 20 minutos tenía que ir dialogando con ella, otras veces cantando y otras veces le pedía que jugáramos "el que hable primero, el burro será". Es que a veces necesitaba espacios de silencio porque ella tiene alma de cotorra y no para nunca de hablar.

Yo siempre trataba de entablar conversaciones educativas. Que si hay que estudiar bastante, que si hay que hacer la tarea, o que cuando fuera grande podría comprarse una casa y un carro después de que sea una profesional.

Como todos los niños, me iba contando lo que quería ser cuando grande. Pero claro, cada dos semanas cambiaba de parecer. Unas veces quería ser peluquera, otras manicurista, otras doctora. Y así iba. Haciendo su selección dependiendo de lo que veía a su alrededor.


Yo no sé desde cuando empezó la arquitectura a ser mi selección de vida profesional. Mi mamá dice que siendo chica ya dibujaba cucarachas. Sería ese mi comienzo? O quizá fueron esos días de bachillerato cuando les hacía las tareas de dibujo técnico a mis amigos porque mis líneas eran más rectas y limpias que las de ellos? Quizá. Lo que si está claro es que antes de salir del cole, más de una opción pasó por mi cabeza. Suele suceder, especialmente en un país donde no hay la más mínima aproximación al menú profesional que ofrecen las universidades cuando se está aún en años escolares.

Sólo sabía que no quería ser abogado o médico. El primero, porque debía leer mucho, el segundo, porque aún sigo pensando que la vida de médico es una esclavitud eterna. Y luego de que llegaron los años, me di cuenta de que tampoco quería ser odontólogo. Es que vamos a ser honestos, quién carajos quiere ser odontólogo?

A ver, cuál puede ser la excusa? Porque aman las bocas? Las caries? Sentir ese fabuloso y único aliento de cada paciente? Adivinar lo que desayunó, almorzó o cenó con sólo una mirada en las muelas? Más allá de ser una profesión lucrativa, yo aún no encuentro otra razón para querer ser odontólogo.

En mi antigua vida poco visitaba al odontólogo. Gracias a los genes de marfil que adquirí de mi mamá, nunca necesitaba más que una limpieza de vez en cuando. El odontólogo que me veía, que aún trabajaba con taladros y martillos de ferretería, siempre me elogiaba por tener una dentadura tan sana. Poco le faltaba darme un caramelo de premio.

Hace algún tiempo, en esta nueva vida, visité por primera vez a un odontólogo. Pedí una cita -como todo aquí en Holanda-, fui puntual y me revisaron en un abrir y cerrar de ojos. Me pasaron a una habitación donde estaba una copia de Robocop para hacerme la acostumbrada radiografía. La asistonta me da instrucciones, me dice que ya va a empezar Robocop a hacer su análisis y sale corriendo de la habitación como si fuera a explotar una bomba nuclear. Tan rápido que casi salgo yo también aterrorizada detrás de ella.

Como en mi antigua vida, el odontólogo elogió mis bien cuidados dientes. Me indicó que saliera y le pidiera dos citas a la asistonta. Una para hacerme una limpieza y la otra para quitarme las tres cordales que me quedaban. Con la limpieza no tenía problemas, con las cordales, a una semana antes de viajar en avión, me generó dudas. A lo que pregunté a la asistonta si no había problemas en que me extrajeran tres cordales una semana antes de viajar. La asistonta pregunta al odontólogo y este le indica que no hay ni el más mínimo riesgo con ese tema.

A veces uno tiene que confiar en su sexto, séptimo o vigésimo noveno sentido. Pero a veces eso es más confiable que los servicios en el primer mundo.

Una semana antes de viajar fui a mi cita. El hombre me manda a sentar, me abre la boca, me suministra 50 litros de anestesia local, comienza con la cordal nro. 1, menea y menea con el alicate mientras dialoga con la asistonta de las ofertas en el centro, se voltea a mí y me dice que está difícil, prueba con la cordal nro. 2, salé en dos intentos, vuelve a la cordal nro. 1, vuelve a menear, habla con la asistonta de los platos más exquisitos que ha probado en su vida, se voltea de nuevo a mí y vuelve a decir "está difícil", se dirige a la cordal nro. 3, sale en un intento, vuelve de nuevo a la cordal nro. 1, menea y menea y al final se da por vencido, se voltea a mí y dice "hay que sacarlo con cirugía", "tenga su cita para dentro de un mes".

Luego de 4 días, modelaba yo en la casa con una infección en la cordal nro. 1. Con un cachete inflamado, drogada de ibuprofeno y paracetamol, y comiendo helado y sopa por la pequeña ranura con la que podía abrir la boca.

De emergencia en el hospital aparecí. Me acuestan en la mesa, un poco bastante de anestesia, colocan una manta sobre mí con sólo un orificio para mi boca, fuerzan para abrirla, sacan la cordal restante y me mandan a la casa después de 5 minutos que duró el proceso.

Para qué describir el dolor y malestar que tuve por los siguientes días, o la cantidad de ibuprofenos y paracetamoles juntos que me tomé en medio del viaje con avión de 24 horas. O el esfuerzo que hacía para abrir la boca y comer un bocadito. O el que aún hago, después de un mes, para morder un sándwich. Por qué carrizo no escuché mi vigésimo sentido que me decía que no me sacara ninguna cordal si no había razón????

Le sugiero a mi odontólogo que comience a estudiar derecho, porque de odontólogo no sirve!

18 comentarios:

  1. Ouch... lo siento mucho. En fin, el sistema de salud del primer mundo. (!!!) deja mucho que desear . Me podria poner a escribirte aqui todas mis quejas al respecto, pero Mildred y Andrea ya lo explicaron muy bien en su video. Yo tengo amigas que estudiaron odontologia , y lo hicieron porque querian estudiar medicina pero no alcanzaron los requisitos necesarios (para medicina casi siempre hay plazas contadas o algun modo de "filtro") y bueno , son profesiones vocacionales, y empiezas a ganar dinero despues de mucho tiempo, esfuerzo, desveladas, malpasadas.... pero bueno, la odontologia si es mas lucrativa y mucho mas sencilla de estudiar, al final es solo 1 de los "aparatos".
    Espero que ya estes mejor , y con todo, que hayas podido disfrutar de tu viaje.

    ResponderEliminar
  2. En Holanda he aprendido que debes Siempre guiarte por tu intuicion , sexto sentido y vigesimo sentido. Nos formamos en un pais donde este sentido lo desarrollamos al mil por ciento, Aqui en la tierra del paracetamol , todo es normal y la mayoroia de las veces los medicos no son acertados cosas del primer mundo,..

    ResponderEliminar
  3. Una de mis tias es odontóloga y estudio porque su mama la convencio jajaja En fin, que mala experiencia, espero que aun con boca mocha y todo hayas disfrutado de tu viaje.
    Que termines de sanar pronto!!
    /Jessy

    ResponderEliminar
  4. @Amanda,
    Ahora que recuerdo, fijate que la historia de mi mejor amiga fue al contrario. Ella quería estudiar Odontología pero no pudo ingresar sino a Medicina. Nunca le he preguntado cúal era su motivación para tan fea carrera, pero bueno, cada loco con su tema.
    Gracias por los buenos deseos!!!

    @Rosi,
    Definitivamente no volveré a dudar de ninguno de mis sentidos... Después de tanta agonía sin razón, no me pongo en manos ni de una manicurista aquí!
    Saludos!

    @Jessy,
    Es que me los imagino... soñando con un diente podrido! jajaajajaja
    Con boca mocha y todo disfruté del viaje!
    Gracias por los buenos deseos. Sólo queda rehabilitación para que el musculo vuelva a abrir de manera normal, porque hasta ahora, por sí sólo, se me desvía la mandibula.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Ay Ley, que feo, me imagino como debes de estar de adolorida. Yo me tengo que sacar las cuatro cordales si quiero hacerme ortodoncia, es más estuve a punto de hacerlo, pero a ultima hora me arrepenti porque estudiando y trabajando, sin nadie que le de a uno una manito, me puso a dudar. Vamos a ver mas adelante. Espero que estes mucho mejor.

    zz

    ResponderEliminar
  6. Mi padre y mi madre son odontologos. Sobre la idea tan vaga que tienes sobre aquella profesion no voy a decir nada, porque es tu espacio y respeto la opinion de la gente.

    Pero si te sirve de consuelo, yo he escuchado a mi padre quejarse mas de alguna vez de que existen muchos odontologos que son verdaderos carniceros y que abusan de la gente tomando decisiones por ellos, quitandoles dientes sanos por ganarse unos cuantos pesos.

    ResponderEliminar
  7. Yo a los dentistas les tengo terror, hay que andarse con 1000 ojos con ellos. A mi uno en el servicio militar me quiso sacar una muela con una infección de mil demonios. Imaginaté, yo un simple recluta llevándole la contraria a todo un coronel, vaya enojo se agarró, pero no me deje hacer.

    Yo desde chico siempre quise lo mismo, zoología... por cosas de la vida no pude.

    Por cierto, malos y buenos médicos hay en todas partes, primer mundo no es sinónimo de que todo sea bueno;)

    ResponderEliminar
  8. a mi me da pánico el dentista, ademas esta comprobado que es una de las profesiones mas estresantes, por el sonido y la luz, yo no, gracias. A la otra hazle caso a tu sexto sentido, a mi no me sacaron las muelas del juicio hasta que me dolieron y despues estuve una semana como tu, con dolor e hinchada como sapo. ni modo, ora cuidate mucho...

    ResponderEliminar
  9. Que bueno leerte de nuevo y espero que te mejores, me pasó lo mismo una vez, me sacaron una muela aún y cuando tenía infección, duré con boca de hamster como 1 mes hasta que hice un trago de una bebida alcoholica mexicana que trae 100% alcohol y 5% agua (margen de error del 5%) y santo remedio

    ResponderEliminar
  10. Amiguita donde andabas? te desaparecistes? aqui en tu pais mi pais me paso igual con las cordales asi que primer o tercer mundo es la misma cosa....
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. @Mar,
    Pos si que estuvo fuerte la cosa, pero ya esta mejor.
    Si no tienes quien te haga cariñito, mejor no lo hagas aún. Muchas veces no hay consecuencias graves, pero otras, de desafortunio, podrías necesitar quien te caliente la sopita!
    Saludos!

    @Adrianzon,
    Años sin verte por aquí.
    Nunca le he preguntado a un odontólogo las razones por las que se decidieron por esa carrera. Quizá me ayudarías un poco a cambiar la vaga idea que tengo sobre eso.
    Y así como tu padre se queja de los carniceros, a mi también siempre me ha parecido tonto escuchar a algunos decir que "porque paga lo estudian". Serán esos los carniceros?
    Bueno, nunca tuve problemas con ninguno a excepción de este último. Pero le echo más la culpa a haber ignorado a mi intuición!
    Abrazos!

    @Andaluz,
    Cuántas lagartijas te tocó pagar por haberte revelado?!?!?! jajajaja
    Sr. zoologo Andaluz. Por lo menos lo sabías desde chiquito!
    Saludos desde el primer tercer mundismo!

    @Negra,
    Pos la luz no me estresó, ni el ruido tampoco. Lo que si comenzó a estresarme es que el hombre comenzara a hablar de ofertas con la asistonta mientras meneaba mi dientecito! ;)
    Besos!

    @Luis M. Garcia,
    Santo remediooooo! Ya yo estaba a punto de una de esas, pero el más fuerte que tenía por aquí era de 45%.
    Gracias por la bienvenida de vuelta y saludos!

    @Ely,
    Estuve en la rivera del arauca vibradooooor, amiguitaaaa! Luego les hecho algún cuentito de lo vivido por allá!
    Luego del dentista, acabo de descubrir que vivo en el primer tercer mundo! ;) Hay de todo y para todos!
    Abrazooos!

    ResponderEliminar
  12. Lo que "paga" es ser ortodoncista. El odontologo es como el medico general de los dientes. El ortodoncista, el anestesiologo, el cirujano de reconstruccion bucal.. esos son los que reciben la buena paga.

    ResponderEliminar
  13. Pero que horror! Con razón te ausentaste, ni ganas de escribir con semejante dolorazo! Yo había estado pensando en irme a sacar también las muelas del juicio, por lo menos una, que es la que me medio molesta, pero creo que esperaré a que sea insoportable jejejeje

    Que estés bien! Saludos!

    ResponderEliminar
  14. @Adrianzon,
    Ahhhh no... conmigo los ortodoncista si no se harán el agosto. Ya de viejo que se va arreglar uno un par de dientes volteados. Yo me quedo con los errores que ya tengo. Ya muy vieja pa' la gracia!

    @Ivan,
    Si supieras que el post anterior lo escribí con la infección encima. Claro, estaba drogada de medicina y según yo, ya estaba mejor. Mentira! 2 horas después ya había regresado el dolor intenso!
    No te desjuicies si no estas seguro! Sigue tu instinto, o por lo menos el mio que ya debe estar del otro lado del río!
    Saludos de vuelta!

    ResponderEliminar
  15. Anónimo17.11.11

    Que te mejores y sobre todo que mala onda ehhh.. cuidate mucho y ya sabes la salud es lo primero.

    saludines

    Alma
    sindrome de Estocolmo al jamaicon... no puedo entrar con cuenta goggle bububu

    ResponderEliminar
  16. @Alma,
    Muchas gracias... ya estoy mejor, pero aún hay secuelas!
    Que se arregle pronto ese problemita con tu cuenta!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Aunque nunca quise ser odontóloga si entiendo como puede llamarle la atención a otras personas; en lo personal a mi me encanta todo de la experiencia de ir al consultorio, desde los colores en las paredes, las revistas de hace 2 años que traen un especial de tu horóscopo hasta el sonidito que hace el taladro en la boca del paciente que están atendiendo.

    Eso si, aunque yo estoy feliz de haberme quitado las cordales porque no tenían espacio para salir y me dolía mucho, lamento muchísimo que hayas terminado en manos de un carnicero que te hizo pasar por algo tan doloroso sólo para ganarse unos cobres.

    Me encantó tu blog, creo que pasaré más seguido por acá.

    ResponderEliminar
  18. @Emejota,
    Bienvenida por este rinconcito hablador de paja!
    Yo nunca tuve problemas con las cordales, a excepción de una que me quité hace tiempo. Lo hice está vez por la presión que me tenía Pablo de que si te las quitas más viejo, es más peligroso. Pero bueno, no resultó tan bien como esperaba.
    Por lo menos ya no tengo más cordales que sacarme! ;)
    Saludos y espero verte de vuelta!

    ResponderEliminar