12.30.2011

Cuando los sueños se hacen realidad

Mi bici va cargada y mis manos tienen frío. Es imposible que no se me congelen cuando voy en la bici a 3 grados en la noche de regreso a casa. Abro la puerta del patio y despliego la pata de mi bici para que pueda sostenerse sin mi a pesar de la pesada carga. No sé que razón me lleva a ver el cielo y me doy cuenta de que esta totalmente estrellado. Un cielo fabuloso... Y un sueño cumplido.

Hace unos días chateaba con la colega. Le dije que tenía pensado ir a la ciudad a ver si conseguía los ingredientes para hacer mi sueño realidad. Ella preguntó qué sueño era ese, y yo le respondí: "Hacer hallacas"

La colega me dice que había pensado lo mismo que yo, conseguir primero los ingredientes y después mandar la batiseñal para unirnos en hermandad y proceder a la realización del sueño. Como si hubiera sido una transmisión telepática, nos habíamos puesto de acuerdo en la misma idea sin saberlo. No tuvimos que convencernos mucho más para ponernos de acuerdo en conseguir los ingredientes claves y comenzar con el plan.


Mientras ella, quien vive en una ciudad más concurrida, estaba cabalgando su bicicleta en búsqueda de hojas de plátano y harina P.A.N., yo esperaba en casa que en cualquier momento llegara un mensaje anunciando una respuesta positiva para salir a comprar otra parte de los ingredientes.

Al día siguientes nos reunimos, con la emoción a mil de que tendríamos un poco de sabor venezolano en estas tierras holandesas. Desparramamos en la cocina todos los ingredientes, afilamos los cuchillos y desempolvamos las tablas de picar. Debatimos un poco sobre las diferentes recetas que por la web habíamos conseguido, pero al final, creímos y seguimos a una voz con más experiencia, su mamá.

Cebollas, ajoporros, ajos, pimentones, ajíes dulces, carnes y mucha, pero muchas ganas entraron a la olla para hacer un guiso, parte importante de nuestro objetivo. Y mientras todo se mezclaba y hervía, nosotras nos tomábamos el resto del vino que había quedado y planeábamos la segunda parte para cumplir con la meta.

Dos días después nos vimos las caras de nuevo. Era hora de completar lo que habíamos comenzado. Si, es que este no es un sueño sencillo de cumplir, no. Requiere de paciencia y constancia, como todos lo grandes sueños. Así que necesitábamos de al menos dos días para hacerlo realidad.

Esta vez nos acompañaba otra fanática de la hallaca. Así el trabajo se haría menos pesado. Picamos todo lo que era necesario y organizamos el lugar para que cada ingrediente quedara a mano. Y así comenzó el proceso de armado, adornado y cerrado de nuestras hallacas.

Los sueños envueltos en hojas de plátano


Al principio nos costó, como todo lo nuevo que se aprende, pero después de varios intentos y del aporte de ideas sobre viejas tácticas familiares en el tema, logramos armar unos hermosos paquetitos de masa de maíz y guiso, envueltos en hojas de plátano y amarrados entre muchas vueltas con pabilo. Y como en todas las tradicionales familias venezolanas, cada una cumplió con su parte asignada.

Los sueños hervían en la olla mientras nosotras lavabamos todo lo que habíamos usado para hacerlo realidad. No hay que olvidar que todos los instrumentos deben ser bien resguardados en caso tal de que otro sueño se aparezca.



A todos los que pasan de visita por aquí, quiero desearles mucha felicidad para este 2012, y espero que todos cumplan sus sueños, aunque sea asi de chiquitito como este!

9 comentarios:

  1. Muchas felicidades por tus primeras hallacas en tierras frias me enorgulleces eres terca como debe ser :))))
    mis mejores deseos para este nuevo año!!
    abrazos gigantescos!!!

    ResponderEliminar
  2. Feliz Año Ley!! Ya va es increible, nosotros hicimos hallacas con harina la lucha que tal?! no conseguimos P.A.N. en ningun lado!! :( que ironico que en Holanda si se consiga y esa vaina que la hacen aqui no existe... que el 2012 te traiga todo lo que te propongas y mas.

    ResponderEliminar
  3. Feliz Año Ley, que te aprovechen las hallacas!! A mi me ha mandado jamón iberico la familia, ahi lo tengo en la cocina, la verdad no se si comermelo o enmarcarlo jojojojo. Que lo pases lindo, un saludo

    ResponderEliminar
  4. Que emocion, creo que es similar a la alegria de encontrar mole (y otros productos mexicanos) en Amsterdam el otro dia. En La Haya , en el barrio chino hay una tienda colombiana donde venden el harina P.A.N y tambien la he visto en los supermercados asiaticos. Son lo maximo, encuentras de todo ! Feliz anyo Ley, todos los mejores deseos para ustedes, amor, felicidad, alegrias y que los suenyos y proyectos, grandes y pequenyos, fructifiquen paso a paso. Un abrazo y disfruten mucho las celebraciones de fin de anyo !

    ResponderEliminar
  5. Pos que chido que pudieron juntarse y hacerlas, nunca las he probado pero por la descripción suenan deliciosas :-)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo31.12.11

    hOla Ley!! las proximas hallacas espero ayudarte!!! jiji

    Samira

    ResponderEliminar
  7. @Ely,
    Terca, terca! Aunque no siempre me adoran por tanta terquedad! jejejeje... Las hallacas quedaron sabrosas! Lo mejor es tener saborcito venezolano por estas tierras.
    Felíz y prospero 2012 para tí!
    Abrazos más grandes!

    @Ale,
    Definitivamente Empresas Polar debe ganar más vendiendo harina P.A.N. afuera que en Vzla.! Aquí no es díficil de conseguir, pero por lo menos en mi pueblo, no la venden porque no somos muchos extranjeros. Pero si la consigo.
    Igual para ti! Los mejores deseos para este 2012!
    Que sigas superando semestres en tu carrera y disfrutando!
    Besos!

    @Andaluz,
    No te lo comas, Andaluz, que sino se acaba!!! jejeje
    Las hallacas nos quedaron fabulosas... y lo mejor, ha tenido buena aceptación por parte de estos holandecitos.
    Felices fiestas para ti también!
    Abrazos!

    @Amanda,
    Siiii! La primera vez que vi Harina P.A.N. quería comprar como 10 paquetes, jejejeje... Pensé que era más difícil conseguirla, pero como dices, estos chinos tienen de todo... Lo único malo es que debo ir a alguna ciudad cercana donde hayan más extranjeros, porque en este pueblo no venden muchas cosas internacionales.
    Los mejores deseos para ti y los tuyos también... Y que los sueños se cumplan!
    Besos!

    @Ivan,
    Se parecen a los tamales mexicanos, Ivan... Ahí te puedes hacer una idea! Y si, que chévere que pudimos reunirnos para hacer el sueño realidad!
    Saludos de vuelta y felíz 2012!

    @Samira,
    Claro que estas anotada para la próxima elaboración hallaquera... Imagino que tu debes tener bastante experiencia con eso!
    Un beso grande para ti!

    ResponderEliminar
  8. Ley!!!!!!!!!!!!
    Ves? primera meta/sueño: Hacer hallacas en Holanda, ya le puedes colocar el check de listo!!!! Que maravilla y te comento, les quedaron mil veces mejor amarradas que muchas que he visto circulando por aquí...
    Igual comment que ya te hicieron, en el exterior se ve más Ron Cacique y Harina PAN que aquí en Venezuela jijiji, viva la exportación!!!
    Muchos besitos y feliz inicio de año,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  9. @CaroNu,
    Viste que quedaron bonitas? Bueno, digamos que decentes, jejejeje... es que habíamos par de arquitectas que debíamos justificar todos esos años de estudio! jejejeje
    Tengo entendido que el Ron aquí es super carísimo... por eso me traigo tres por maleta cada vez que voy por Venezuela. La harina P.A.N. sale como en 2.50 euriños máximo... Buen negocio, ah?
    Felíz año!!!!

    ResponderEliminar