12.20.2011

Cuentos de tren: Cada dia

Al llegar, enciendo mi computadora, acomdo mi silla y tomo mi bidón de agua para recargarlo. Subo a la cocina por esas escaleras tan particulares de estos holandeses. Angosta y empinada. No hay más opción que calcular cada paso y posicionar bien cada pie en cada escalón.

La cocina es uno de esos espacios que no estaba destinado a ser, sino que lo hicieron. Las muestras de materiales cubren las paredes. Unos hasta incluyen polvo y telarañas de tanto tiempo que llevan ahí.

Abro el caño y espero a que se torne fría para abastecerme de 75 ml de refrescante agua. Mientras ya he presionado el botón del café y paralelamente a mi bidón va llenándose hasta el tope. Es que es mejor llevar todo al máximo porque de otra manera tendría que aventurarme más veces por esas escaleras.

La radio ya la han encendido. Es una cosa antigua. Casi como mis compañeros de oficina. Tan antigua, que a veces creo que informan sobre los avances de las tropas americanas en Alemania.

Descargo todas mis municiones sobre mi escritorio, acomodo mis parte posterior sobre la silla y me dispongo, por las próximas 8 horas, a ver la pantalla y clickear el ratón.

12 comentarios:

  1. Ley, vete tu a saber por qué tu entrada me ha sabido a nostalgia... pero así ha sido, quizás recordar mis tiempos de oficina a jornada completa, o a trabajar con gente mayor ummmm, espero que te guste lo que ves frente a la pantalla porque si no, estar 8 horas clickeando con el mouse, madre mía!!!
    Besitos y mucho chocolatito caliente,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  2. tu tomas agua del grifo? por que la gente en Europa hace eso? yo no lo podria hacer!

    ResponderEliminar
  3. @ Ale Sanz , si , a mi tambien me llamo la atencion, pero el agua del grifo es 100 % potable.

    Ley, si, las escalesras son empinadas y estrechas. Y las cocinas pequeñas por definición. Pero por suerte aqui la cocina esta en el mismo piso y aprovecho el paseo para estirarme cada que voy por te o cafe o fruta, que si no, estoy sentada demasiadas horas ! Animos con los ultimos dias antes de las fiestas :)

    ResponderEliminar
  4. Qué similar es la vida de muchísima gente en cualquier parte del mundo, prácticamente acabas de describir mi rutina diaria a las 8 am, con excepción del radio que aquí lo tenemos prohibido pero para eso están los audífonos que incluyen sordera gratis a largo plazo, buen dia =)

    ResponderEliminar
  5. @CaroNu,
    Lindos momentos, por lo que veo... Espero que igual te guste tu cada día actual!
    Salud con chocolatito caliente!

    @Ale,
    Como dice Amanda, 100% potable... Aunque no es fácil al principio, pero después te acostumbras... Lo que si no me gusta mucho es en verano porque no es tan fría como nos gusta a nosotros los venezolanos.
    Salud también, con agua 'e caño!

    @Amanda,
    Yo también cuando quiero estirar las piernas pienso en ir a la cocina, pero como me queda arriba, voy al baño no más y hago un tiempito ahí para depegarme de la compu.
    Igual para ti!
    Saludos!

    @Luis M. Garcia,
    No es muy compleja esa rutina, ah? De alguna manera hay que comenzar el día.
    La radio, oh! La radio! Que joya tenemos en la oficina! jejejeje
    Buen día para ti también!

    ResponderEliminar
  6. En Montevideo también es totalemente potable, en Vancouver te cagas solo con olerla jejejeje, no solo en Europa es potable, de hecho en España solo lo es en algunas zonas ( vamos potable si es, pero ya sabes )

    Por eso adoro mi trabajo, nada de rutinas, cada día una aventura, me alegro que te vaya bien por el laburo, nos vamos leyendo Ley, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Rutinas y más rutinas... Saludos y feliz navidad para ti y tu amor

    xx

    ResponderEliminar
  8. @Andaluz,
    A suuuuuu... Así será en Vancouver!
    En Venezuela obviamente no es potable... No puede sanar un río, menos van a potabilizar las aguas. Mira que a veces hasta con tierra sale!
    En las Holandas, pos en todos lados. Y si no lo es, es una tubería muy antigua y tiene un letrero al lado bien claro para que no se te ocurra refrescarte ahí la sed!
    La rutina, la rutina... a veces es fuerte, no? Especialmente en este país que sólo funciona con rutinas. Nada de sorpresas ni imprevistos. A veces es un poco aburridísimo!
    Saludos de vuelta!

    @Mar,
    Nos estamos poniendo viejos! jejejeje
    Iguales deseos para ti y el tuyo!

    ResponderEliminar
  9. Ah no hay mucho de que preocuparse, pronto te acostumbrarás a las escaleras y le irás agregando detallitos a tu rutina para que no parezca tan rutina...

    Feliz Navidad!!! Pásatela bonito!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. @Ivan,
    Con las escaleras no hay otro remedio que frecuentarlas poco! jejeje...
    Felíz Navidad para ti también y que disfrutes de esa super cena!

    ResponderEliminar
  11. No habia visto este post creo que andaba cegata chica....lo de las escaleras tiene su beneficio los gluteos se ponen duritos asi que no esta de mas eh? jeje, las rutinas nos quejamos pero si algo nos mueve el piso las deseamos o nooo?
    besos

    ResponderEliminar
  12. Cierto y correcto, mi estimada Ely!!!
    Las rutinas hacen falta... claro, de vez en cuando con unos destellos sorpresivos para no aburrise tanto!
    Besos de vuelta!

    ResponderEliminar