12.26.2011

Navidad a la holandesa

Los preparativos ya arrancaron. Todos cumplen con sus deberes para hacer de la celebración todo un éxito.

El pernil ya ha sido marinado por tres días y es hora de que vaya a pasar unas horas en el horno caliente. Seguro que va a perfumar toda la casa y ha provocar a más de uno, que aunque estén con la barriga llena, igual se le antojará echarle una probadita antes de sentarse a la mesa.
El tradicional pernil de Navidad.



Otro está a cargo de conseguir a como de lugar el tradicional Pan de Jamón. Y no es que se ha dejado para último momento, sino es que como siempre, se han comprado con anticipación ya unas cuantas veces, pero no han subsistido ante los roedores. Todos con la excusa de que es el "último pedazo" que se comen, y al final, se extingue de nuevo la exquisitez. Así que toca recorrer todas las panaderías con los dedos cruzados de que quede al menos uno para completar la mesa en la noche.
Pan de jamón hecho en Holanda pero con manos venezolanas.


Las hallacas ya están hirviendo. En esa olla de tamaño de comedor popular. Es la única manera de que entren todas y estén listas antes de encender las velas. También fueron programadas con antelación pero no se quería correr el mismo riesgo que con el pan.
La Navidad viene con hallacas.


Del otro lado se puede ver el vapor salir de la pancha junto a un bulto de estrenos a los que hay que borrarles algunas líneas de guardado. Fue toda una odisea, como todos los años, ir al centro y conseguir el look que había en mente. El mar de gente, todos con la misma misión, no dejaba ni siquiera ver las vitrinas. Y como siempre, otra vez se han hecho promesas de que el año próximo "si" compraremos los estrenos con antelación.

La mesita de plástico ya está armada y ahora acompaña a la mesa del comedor. Así entrarán todos con los puestos adicionales y nadie quedará por fuera a la hora de sentarse. Nadie podrá notar la diferencia cuando sobre ellas esté el viejo mantel navideño de todos los años.

El juego de platos requiere refuerzos. Los que "ya no se usan" les toca cumplir su función de nuevo y completar la mesa. No son de la misma familia, ni tienen los mismos colores, mucho menos son del mismo tamaño, pero el olor de la cena no dejará ni siquiera que se fijen en esas pequeñas diferencias.

Los regalos reposan en lo más alto del closet. Están cubiertos con sábanas viejas para que los chiquillos de la casa no noten su existencia, sino hasta las 12 de la noche cuando sorpresivamente aparezcan debajo del árbol de navidad y comience el proceso de romper papeles de regalos y ver caritas de desilusión cuando vean que no es lo que pidieron. Pero no importa, eso no dura mucho, en dos segundos ya se les ha olvidado la carta a Santa que hicieron y a sus rostros vuelve la emoción de un nuevo regalito.

Ya es tarde y la ducha no ha descansado. Cada uno ha recargado las baterías para comenzar el evento de todos los 24 de Diciembre, esperar el nacimiento del niño Jesús alrededor de la mesa con el pernil, pan de jamón, hallacas, ensalada, vino, refrescos, postre... y estrenos.



Todos esos preparativos que sucedían en el otro continente al mismo tiempo que nosotros, de este lado, mirábamos televisión como todos los días y disfrutábamos de un rutinario café, acompañado de un pan con queso y vestidos con elegantes pantuflas.

Felíz Navidad... aunque sea a la holandesa!

12 comentarios:

  1. Ley amiga espero que la hayas pasado super bien, que el niño dios te bendiga y te cumple todos tus deseos!
    un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  2. @Ely,
    Pos, no fue como una navidad venezolana... No hubo ni pernil, ni hallacas y aunque hice un pan de jamón con una amiga venezolana por acá, la celebración navideña nunca llegó. Fue un día como cualquier otro aunque guardé unos regalitos debajo del árbol que no hicieron ilusión a nadie! jejejeje
    Definitivamente esto de la adaptación es fuerte!
    Abrazos navideños para ti!

    ResponderEliminar
  3. MMM QUE RICO! TE INVITO A PASAR POR MI BLOG! http://algoquizas.blogspot.com/
    UN BESO!

    ResponderEliminar
  4. Si, la adaptación no es fácil, imagino que las diferencias culturales entre Venezuela y Holanda deben ser abismales, como bien dices, nacer de nuevo.

    Muchos animos amiga, y desde ya Feliz Año nuevo!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. @Mica,
    Gracias por pasar de visita... Estaré ojeando el tuyo!
    Saludos!

    @Andaluz,
    Muy bien lo has dicho. Diferencias abismales. Especialmente con el tema de la familia y el compartir.
    Animos hay, aunque con algunas lagrimitas nostalgicas.
    Feliz año también para ti!
    Saludos de vuelta!

    ResponderEliminar
  6. Ley detrás de estos escritos, no se por qué me levantaste la vena sensible y se me nublaron los ojos detrás de mis lentes... Y es que debe ser duro, aunque lo quieras pintar de colores, siento la nostalgia y el corazón arrugadito al leerte =(...
    Nada peor que pasar estas fechas lejos de los seres queridos, eso si preciosa, una vez que superes esto (solo queda una semana) arrancará enero, quizás con mucho frío por allá, pero bueno, con desarrollo, con supermercados llenos, con buenas vías de comunicación, con poca contaminación, con una persona que te ama y te apoya al lado, hasta con escaleras diferentes en el trabajo, pero con un trabajo al fin.
    La adaptación es horrible, pero llega y en el corazón siempre duele un poquito la lejanía (aunque pasen mil años) pero hay un punto donde lo terminas aceptando y acostumbrándote de a poquito...
    Besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  7. Feliz Navidad ! Que delicias cocinaste, se me antojaron las hallacas, parecen tamales , creo que debe se algo muy similar.
    Yo ni estrene, ni me pare por las tiendas de ultima hora. Y por suerte el esposo si tenia dias libres y pudo ir a atracar el supermercado con la lista de ingredientes desde el miercoles (aunque tuvo que ir a varios, para conseguir leche condensada, acabando en el supermercado asiatico, que ellos tienen todo y de todos los paises). Pero aparte de eso, use un vestido de otros años, y el unico regalo del intermacmbio lo tenia desde hace unas 2 semanas, porque que locura los centros comerciales. Y los roedores acabaron con las galletas en nuestro caso. Jeje.

    ResponderEliminar
  8. Que hayas tenido una Feliz Navidad súper hermosa, la comida se ve que estuvo de lujo, me da gusto que tu Navidad haya sido muy Holandesa, pero siempre es bueno agregar algo de nuestro país .... para el próximo año voy agregar ingredientes Mexicanos en la Navida Sueca jiji. un abrazote.

    saludines
    Alma

    ResponderEliminar
  9. Que broma Ley, definitivamente uno aunque se haga el duro se pone nostálgico en éstas fechas. Esa alegría y ese gusto de preparar en familia la cena navideña o de año nuevo, de esperar con alegría y emoción la llegada todos los invitados y no invitados que igual son bienvenidos a la cena y esas ganas de salir a abrazar y a felicitar a todo el que se le atraviese a uno por el camino a sí uno no le hable el resto del año es algo típicamente de nosotros los latinos y sobre todo de nosotros los venezolanos.
    Lamentablemente nunca vamos a experimentar algo así aquí en Holanda, ésta sociedad es extremandamente individualista y los valores familiares practicamente no existen, claro que existen muchas excepciones (menos mal) pero el factor común es el que marca la diferencia.
    A pesar de todo recuerda que uno se tiene que adaptar pero nunca cambiar nuestra forma de ser, nunca olvidar lo que somos o de de donde venimos! Así que mucho ánimo y a mantener nuestras tradiciones y entusiamo así sea entre uno y su pareja...así que la próxima nada de pantuflas! póngase su mejor pinta y sientase con Pablito a la mesa a degustar de una rica cena así sea de microondas! Una abrazote ;)

    ResponderEliminar
  10. @CaroNu,
    Yo también creo que los años venideros serán más faciles. Aunque siempre habrá un poquito de nostalgia. Fueron muchos preparativos los vividos y muchos lindos recuerdos de cena en familia y repartición de regalos... Siempre van a hacer falta esos momentos, en especial en este país tan frío.
    Besos de vuelta!

    @Amanda,
    Las hallacas son como unos tamales, si! De hecho en Perú también hacen tamales. Asumo que no son igual que en Mexico tampóco, pero todos con la misma escencia, masa de maíz en hoja de platano con un guiso dentro. La herencia de nuestros antepasados!
    Se nota que pasaste unas lindas fiestas, ah?
    Ya hubiera querido yo que estuviera esto más animado por aquí, pero nada!
    Abrazos!

    @Alma,
    Claro que si! Hay que agregarle sabor latino a las frías fiestas europeas! Me imagino que ya estarás tomando nota de donde conseguir los ingredientes necesarios para hacer esos ricos platos mexicanos!
    Saludos de vuelta!

    @Veruzka,
    Ay si, chica... Uno se hace el duro, pero al final se le agua el guarapo.
    Si al menos no fuera taaaaaaan diferente, uno podría salvar las fechas y no darsela de piedra.
    Y claro que si! La próxima será mejor! Ya sé que pasos protocolares me puedo saltar para darle espacio a un poco de tradición venezolana!
    Abrazos de vuelta y nos vemos en la estación! ;)

    ResponderEliminar
  11. Uyy eso se ve buenisimo, sabroso como dice Oscar de Leon,jajajajja. Felicidades Amiga

    ResponderEliminar