12.05.2011

Pampers? De verdad?

Después de comenzar con mi nueva faceta de mujer trabajadora, cumplir con compromisos sociales se ha vuelto pesado. Que si la fiesta del suegro, o la fiesta de los amigos de toda la vida de Pablo, o la reunión de los taalcoaches, o el cumpleaños de mis amiga. Desafortunadamente de ninguna me he podido escapar. Eso si, aclaro primero que es necesario retirarme a tempranas horas de la noche porque sino corro el riesgo de parecer sonámbula. Y no es que no me gusten los compromisos sociales, esos que cumplía tan a cabalidad cuando era una Bree Van den Kamp, perfecta señora de su casa, pero es que aún este cuerpo se está acondicionando a los nuevos horarios y las nuevas largas horas de ocupación.

Muy a pesar de mi negación, la semana pasada me tocó, como buena señora que acompaña a su marido, asistir a un cumpleaños doble. Una pareja amigos de Pablo de hace muchos años. Una chica y su esposo.


Al llegar al lugar felicitamos a los cumpleañeros. Una apretada de manos a cada uno y los respectivos tres besos holandeses. He inmediatamente tomamos posiciones. Como si fuera un guerra de sexos, hombres de un lado, mujeres del otro.

Tomo el primer asiento que encuentro libre y me digno a instalar una sonrisa en mi rostro para agradar al resto de mujeres, todas sentadas en torno a la mesa de centro de la sala. Mientras el bando de los hombres ya se estaban repartiendo cervezas y otras bebidas alcohólicas, el bando en donde por "force" natural me toco instalarme, tomábamos un té con las piernas cruzadas y la ceja levantada.

Mis oídos comienzan a acondicionarse al idioma. A esas horas de la noche ni en español pienso bien. Me parece haber escuchado que decían algo de un bebe. Mantengo mi sonrisa y espero que pronto venga un tema interesante.

Media hora después, según lo que entiendo, siguen hablando de otros bebes. Mi mente piensa que quizá el suiche del idioma aún no ha pasado bien e insisto en mantener la sonrisa.

La cumpleañera, dueña de la casa, se levanta de su silla y se dirige un gavetero que está cerca y donde tiene diferentes adornos sobre él. Toma las tarjetas y comienza la ronda de apreciación de las mismas.

Coño! Están hablando de bebes!

Las tarjetas son anuncios de nacimientos. Que si Pepito nació el 23.11.2011, peso 2.5 kg, sus padres son Menganita y Susanito, bla, bla, bla... Ya pues, que lindo! Felicidades y que tengan 25 más! Mientras ruego de que pronto venga una conversación interesante y mantengo mi ya hipócrita sonrisa.

Ya apreciadas y comentadas todas las tarjetas -entiéndase que al parecer son bastantes los nacidos-, la anfitriona hace la segunda vuelta de té, mientras ya los hombres se han terminado un par de cajas de cervezas y tienen la cocina impregnada de humo.

Vuelvo a afinar mi oído porque me parece haber escuchado que el de 10 meses parece de 5 y el de 5, de 10. Quiero entender de que hablan pero me da miedo que vuelva a ser de bebes. En ese momento una saca su Smartphone, agita su dedo sobre la pantalla como si estuviera haciendo magia y comienza la ronda de ver la foto seleccionada. Efectivamente, era un par de bebes, uno mayor que el otro pero parecían de la misma edad.

No puede ser! Bebes otra vez?

En ese momento mi sonrisa no tiene ninguna animo de aparecer, sin embargo, hago el esfuerzo. Por lo menos un estiramiento de boca para que parezca que intento de sonreír.

La cumpleañera sale de la sala y vuelve con un muñeco para bebes tejido a crochet. Todas hacen un wow unísono y ella se le ve la cara orgullosa de su creación. Mi sonrisa se hace natural y salto a preguntarle si lo hizo ella, que yo también tengo ese don y que en mi antigua vida tejía mucho porque me entretenía. Que les hacía bolsos, camisitas y moñas a mis amigas, y que una vez hasta innove el mercado de los trajes de baño tejidos.

Por fin un tema interesante! Pero vamos, coño! El crochet no es un tema que se deba tocar a profundidad en una celebración, o si?

A ninguna parece importarle mi comentario -o será que no entendieron?-, y siguen en sus conversaciones instintivas maternales.

Faltaba poco para que nuestro chofer asignado nos fuera a buscar y yo aún trato de integrarme en mi equipo asignado cuando escucho: "Porque en el Kruivat los Pampers están más económicos".

Coño! Pampers? De verdad!

Que carajo de sonrisa nada! Me paso al otro bando que tienen una fiesta más animada!

11 comentarios:

  1. jajajajja que cagada chica! vas a tener que decirle a Pablo que esas costumbres holandesas de separar los sexos a ti no te funciona, que si vas a estar privada de descanso que por lo menos sea divertido!
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. querida amiga, eso es simplemente que todas las demás mujeres están en la etapa de mamas y usted todavía esta en la etapa de mujer!!! se lo que es eso.... todavía el gen materno no se ha presentado...
    o se cambia de grupo donde esten en otros temas o encarga... jajaja

    ResponderEliminar
  3. @Ely,
    Definitivamente, Ely. La próxima me quedó en el equipo jodedor, porque el que me tocó por naturaleza, se han tornado aburridas!
    Besos!

    @Grace,
    Tu sabes mi respuesta a tu mal intencionado comentario!
    Dejate de vainas que ser mama no quiere decir que seas así de aburrida!
    Me paso al equipo ganador!
    "...mujer pa' la cocina, somos superiores, somos lo mejores, somos lo que mandan A-QUI!"
    Love yaaaa!

    ResponderEliminar
  4. que flojera!!!! esos temas de conversación no me agradan tampoco, pero ni modo, tienes que cumplir con compromisos sociales, a la otra como dices buscas compañía donde este mas interesante la cosa....

    ResponderEliminar
  5. Y pasa algo si te vas no ya con los hombres, pero al menos a agarrarte una cerveza miarma, que estar en una fiesta a base de te tiene que ser... paaa no tengo palabras.

    Quedaría eso mal para los holandesas? La verdad es que he alucinado con eso de la división de sexos.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. Jijiji menudas costumbres Ley, lo que aprende una, y eso de la hora del té hablando de niños cuando aún no los tienes Diossssss, con razón te sentiste fuera de lugar!!!
    De hecho yo soy mamá y hablo poco del tema, muy poco, nadie aprende en cabeza ajena, de hecho más bien peco de ser muyyy rara porque ni siquiera hice Baby Shower, así como mi niña aprende cada día desde que estuvo en la barriguita, desde ese mismo momento comenzó mi aprendizaje... Desentono a veces hasta en el pediatra y me desesperan esas mamás obsesivas que se saben al dedillo el peso de los hijos y la fórmula del tetero, para luego dedicarse a otros menesteres y dejar los niños con las niñeras
    En fin,
    Besitos,
    desde las alturas
    Y para la próxima, con los chicos, es hora que las holandesas también se adapten e incorporen a ciertas costumbres!!!

    ResponderEliminar
  7. @Negra,
    Yo no es que los odie, pero vamos! Que si eres mamá, te liberas del muchacho por fin para ir a una fiestecita y te vas a sentar con las comadres a hablar de puros Pampers?!
    No, chica! Yo tengo amigas mamas y no son así de aburridas!
    Saludos!

    @Andaluz,
    Recuerda que esas jugadas tan inesperadas no las puedo hacer así como así en este país protocolar. Pero ya para la próxima me quedo al lado de Pablo aunque piensen que soy una de esas latinas dependientes del marido! Zape! No vuelvo más con esas locas maternales!
    Y si, sucede mucho en las celebraciones aquí. Puedes ver claramente una línea entre hombres y mujeres. No sé porque lo hacen pero es totalmente aburrido! Está bien hablar con las comadres, pero a veces echar vaina con los compadres es divertido también!
    Saludos de vuelta!

    @CaroNu,
    Me parece fabuloso que no seas una mamá loca por los hijos! Si por fin logras un tiempito para ti, o para disfrutar, aproveeeeechalooooos!
    Besos de vuelta!

    ResponderEliminar
  8. Chales, ahora entiendo también de que se quejaba tanto Bridget Jones!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. @Ivan,
    Hasta la Bridget es más divertida que el grupo de mamas esas que me tocó!
    Sape! Corro contigo, Bridget!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo21.12.11

    Tranquila Ley que pronto tendras a una amiga con quien hablar de tejer y bordar porq a mi si me encanta el tema!! jijiji
    Samira

    ResponderEliminar
  11. @Samira,
    Vamos a hacer unas mantas acogedoras mientras aprendemos holandés! Para que pronto regreses y sigamos otros tejidos!
    Besitos!

    ResponderEliminar