2.10.2012

Pasión por el hielo

Falta que uno abra la boca y ahí va!

Si, no más hablar del falso invierno que estábamos viviendo para que las temperaturas se vuelvan locas y nos congelen la boca -o los dedos- para dejar tanto gamelote.

Hace dos semanas que nos empezamos a congelar. Odio decirlo, pero Pablo tenía razón. Nos estamos cagando del frío! Afortunadamente mi rutina laboral terminó justo antes de que el país se pusiera patas pa'rriba. Porque aquí no hemos subido de 0 grados y nevó sólo un día en todo el país, pero eso bastó para que los trenes no rodaran, para que las autopista se paralizaran y la gente no supiera cómo carajos volver a casa al final de sus jornadas.

Un día de nieve.



Con el país forzosa y naturalmente paralizado, los holandeses han armado la fiesta, y no porque cayó dos copos de nieve y es mejor quedarse en casa que no saber cómo volver después, sino porque los lagos, lagunas, canales, charcos y charquitos se han congelado y ahora ellos podrían lanzarse en avalancha al hielo y hacer su pasión realidad. La pasión que pensaban que ya tenían truncada con el falso invierno que vivíamos. Patinar sobre hielo. Sí. Y yo que pensaba que el futbol era la pasión de estos holandeses. Pero faltó que congelara para que todos desempolvaran sus patines y salieran en manadas al hielo.

Prender el televisor es un martirio ahora. Todas las noticias abren con el reporte del tiempo. En cada momento hay algo que decir del clima. Calculando todos cuánto tiempo más congelará, y no para saber cuánto hay que abrigarse, sino para mantener las esperanzas vivas de que suceda lo que no ha sucedido desde hace 15 años. El Elfstedentocht. Un evento que sólo sucede cuando las temperaturas bajan tanto que permiten, de forma natural que los canales en el norte de Holanda se congelen y se realice una carrera que incluye once estados en su recorrido y cada estado debe estar bien congeladito porque sino la cosa no va.

Si los vieran. Si lo vieran! Ya no rezamos por que se acabe la pobreza, o las guerras y el hambre, sino por que la madre naturaleza nos provea de suficiente hielo para poder ver tal fiesta de patinaje. Tanta fanaticada tiene esto, que en las noticias entrevistan cada día, cada hora, a los "notarios del hielo", si, esos que certifican cuántos centímetros de hielo se han acumulado en cada estado, y hasta los momentos lo único que han hecho es desilusionar a los televidentes con las noticias de que sólo hay 14 centímetros. 1 centímetro menos de lo que establece la "comitiva" en los reglamentos.

El "Alcalde del Hielo" -si, esto no lo invento yo, hay un Alcalde del Hielo- se sienta con su comitiva casi en cadena nacional para hacer declaraciones y arrojar números, estadísticas y pruebas de que "puede ser que sea posible". Que están haciendo sus investigaciones en cada rincón por donde debe pasar la carrera, que no todos están en optimas condiciones y que si es posible, harán "trasplantes" de hielo para poder cubrir esos huecos que aún no quieren congelarse. Les dan las gracias a los voluntarios que han paleado nieve toda la semana y animan al público a que mantengan la fe en que la naturaleza haga lo suyo. Dan por concluida la información y permiten la ronda de preguntas. Si, todo esto en vivo. Como si fuera la muerte de Michael, o la llegada de Bush a Irak o la re-resucitación de Jesús. Esto del Elfstedentocht está en boca de todos... los holandeses.

Ríos congelados.

Fiesta sobre hielo.

Así a quién no le provoca un paseito?

Todos tienen algo con que entretenerse.

Pues, piensan en todo, hasta en el chocolatito caliente!


Desde hace rato mis amigas se estaban contagiando con esta fiebre, y ya me habían invitado a darnos una vuelta por la pista de patinaje de la ciudad, pero nunca habíamos podido concretar sino hasta hoy.

El facebook se nos llenó de reacciones entre preguntar quienes tenían patines, que si la talla, que si podíamos conseguir unos en la tienda de segunda mano. Ninguna sabíamos ni cómo amarrarnos las trenzas de tales cosas pero todas íbamos a probar lo que tanto disfrutaban los holandeses sobre el hielo.

Yo rompí el vidrio en caso de emergencia y recurrí a los únicos que sabía que seguro tendrían al menos un par de esos zapatitos con una lamina de hierro debajo. Si, llamé a los suegros y en menos de dos segundos, emocionados, sacaron toda su colección antigua de patines. Una caja con reliquias de los años cuando Pablo aún no sabía de Playboy y las únicas bolas con las que jugaba eran las metras. Así, después de algunas pruebas de tallas, de algunos cambios de trenzas, de ajustes y desempolvadas, me marche con mis nuevos antiguos patines a encontrarme con las chicas. Eso sí, no faltó la charla de seguridad para no romperme una pierna, doblarme un tobillo o astillarme una uña.

Reliquia familiar.


Coño Pablo, si que me estaba cagando de frío en esa pista.

Me hubiera quejado más pero tenía que concentrarme en sostener bien la silla que llevaba adelante para apoyarme cuando me estrené en esto que los holandeses aprenden a hacer desde los 3 años. Si, con 30 y montada por primera vez en unos patines sobre el hielo tratando de mantener el equilibrio.

No recorrí los once estados de la carrera pero al final, al menos once metros pude hacer sin la ayuda de la silla. Creo que esto se convertirá en el próximo hobbie de los inviernos congelados en esta vida.

Y que no se diga que no pude!

16 comentarios:

  1. Ehhh!!! si se pudo :) :) . No sabia nada de esa competencia, ya me los imagino a todos por alla pegados al televisor jiji.. Yo un día lo intenté en una pista de hielo artificial con resultados poco agradables. jeje. Espero algun dia volver a intentarlo con una de verdad. Viendo tu foto parece tan facil :)

    Saluditoss calurosos desde estas tierras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos si, Mar...
      Está interesante lo de la competencia, no? Lo malo es que se ponen tan intensos con el tema que ya aburren.
      En Venezuela creo que hay un par de pistas de hielo artificial. Nunca fui ni mucho menos intenté tales maniobras, pero aquí las chicas me animaron y, como fui la única que consiguió patines, pos me tocó darle una vuelta. Y mira que no es tan complicada la cosa. No más hay que tener los patines bien ajustaditos y paciencia, pasito a pasito vas tomandole confianza al hielo.

      Saludos de vuelta, pero congelados, porque seguimos bajo cero!

      Eliminar
  2. Hola! Yo vivo en Alemania y la fiebre por el hielo es muy similar... mañana nos vamos al Alster, un lago que no se congela con frecuencia y que desde hace 15 años no habrían al público. Esperan 1 millón de visitantes el fin de semana, entre los cuales estaré yo con mis patines de mi suegra :)
    Saludos de otra bloggera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Naty,

      Si que se vuelven locos, ah?
      Yo no confiaría mucho en montarme al hielo con otras 999.999 personas más... tu crees que aguante?
      Aquí la carrera esa que están ansiando ya tiene 16.000 inscritos. Sólo están esperando a que el espesor del hielo sea de al menos 15 cm. o más. Vamos a ver cómo va!

      Saludos vecinos!

      Eliminar
  3. Que emocion me encanta patinar en hielo... y Mark esta algo triste de estarse perdiendo el evento del siglo,ya que no sucedia desde hace mucho mucho tiempo, como sabes.
    He visto fotos de terrazas en el canal, surreal.
    Disfruten mucho y bien abrigadoos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocaya,
      Imagino que la debes estar pasando rico por tu tierra. Que emoción! Con toda esa comidota y regaloneada por la familia.
      Imagino cómo debe estar tu holandés. Al fin y al cabo, es holandés. El mio hasta un día libre quiere tomarse si en caso sucede el evento este. Ya! Que no tiene tiempo ni para ir a patinar en el charco de la esquina, pero se va a tomar un día para irnos al norte, ah?! Gekke mensen!
      Vi las fotos de la terraza, si... Pero debe ser recontracongelante. Aunque estoy segura que tendrá sus seguidores!

      Igual ud. Disfruten mucho por allá, pero menos abrigados! ;)

      Eliminar
  4. A todos nos ha tomado por sorpresa esté frío intenso, hasta por los rumbos que se supone no debería hacer, por ejemplo aquí en mi gran cuidad. El clima ya no es lo que era. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millenia,

      Yo estoy empezando a creer que esto de las 4 estaciones ya pasó de moda y nosotros seguimos aferrados a eso. En primaver calor, en verano frío, el invierno este extraño... el único que se salvó fue el otoño.
      Creo que tenemos que reconsiderar esto de las estaciones.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Y a mi que me gustan tanto los deportes de invierno, quiero creer que de haber nacido allá sí hubiera sido mas deportista yo jejeje

    Por cierto que se antoja emocionante la carrera esta que comentas, ojalá que se pueda hacer!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ivan,

      Hacer un deporte aquí es como una obligación. Todos tienen al menos un deporte como hobbie. Bueno, a excepción de muchas mujeres que luego de casarse se echan al olvido y lo único que hacen es parir y engordar. Si, si, eso también se ve en el primer mundo.

      La carrera ya no va... hoy fue el último día que estuvimos bajo cero. Nevó como para despedirnos. Ya mañana subimos de nuevo en el termómetro y nos toca sacar los paraguas... Será para el próximo invierno fuerte!

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  6. Pues en esta parte de México donde vivo también la nota es el clima, los noticieros empiezan diariamente hablando de la sequía que padecemos, 18 meses sin llover, con todo lo terrible que eso acarrea, luego continúan con las notas de la onda gélida en Europa y si, el otro día hablaron de Holanda y sus canales congelados y la gente patinando y me acordé entre otras personas de Ley y su naturaleza tropical venezolana incluida, soportando los famosos vientos siberianos que cuando lo nombran así hasta le bajan a la luz y lo nombran de manera tétrica y hasta a uno le da frío.

    Lo del alcalde de la nieve y los voluntarios y demás personas que miden el grueso del hielo me los imagino en consejo de ancianos deliberando durante horas encerrados en un edificio muy del siglo de hace chorrocientos años para al final de la tarde salir un viejito barbón con cara triste y sonrojada a decir que no, que faltan 10 milimetros de hielo y ni hablar.

    Un saludo y suerte con los sentones en los patines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis,

      Pues si, estas cosas del clima ya no son cuento nuevo, ah? Pero como ya dije, creo que nosotros nos seguimos aferrando a las estaciones como si fueran lo mismo de siempre...
      Los fans quedaron desilusionados. Ya hoy estaban todos los charcos derritiendose porque estabamos con 2 grados. La comitiva del hielo ya no sale más porque ya se truncaron los sueños del Elfstedentocht. Será hasta el próximo invierno.

      Saludos de vuelta!
      Y ya guardé mis patines! Para que sigan acumulando años!

      Eliminar
  7. Pero bueno Ley, si hasta patinas y tó, jajajaja, lo de coño me ha sorprendido, creia que era algo muy español, veo que no jejejeje.

    Bueno pues ya sabes, a disfrutar del invierno que no todo es malo, aunque para mi cuanto mas lejos mejor ;).

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi muy estimado Andaluz,

      La foto dice mucho más de lo que la realidad esconde. Vamos, que patinar, patinar, tampoco. Ese fue mi estreno mundial sobre ruedas, perdón, quiero decir, sobre laminas de hierro!
      Nos estabamos conociendo. El hielo y yo. El equilibrio y mis nuevos viejos zapatos. No fue fácil pero orgullosamente debo decir que nunca comprobé que tan duro estaba el hielo!

      Lo de "coño"... para mi suena venezolano, pero no podemos olvidar que la madre patria nos conquistó en aquella época cuando todavía usabamos guayuco. Así que quizá es español! No lo sé! Podríamos averiguarlo y escribir un post al respecto!

      El duro invierno ya acabo... ahora me sentaré a ver que nos trae la primavera!

      Abrazos de vuelta!

      Eliminar
  8. Hola Ley, que pena que las temperaturas hayan subido.... Vaya oración extraña verdad? pero me imagino que para los holandeses debe ser una pena, no lograr eso de las carreras con nieve... Si hay algo que me gustaría hacer es patinar sobre hielo (ojo que arriba cuando subes el teleférico hay pista de patinaje) pero no es lo mismo, me encantaría eso, patinar en parajes invernales... Quizás algún día me animo!!!
    Ves??? Ya falta muy muy poquito para primavera... Y por aquí la locura de los carnavales :S
    Besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Caro, es una pena para ellos... pero bueno, al menos se les congelaron los charcos para disfrutar del hielo.
      Fijate que yo nunca probé en esa pista en el teleférico. Pero para qué? La vida me tenía preparada unos cuantos inviernos!
      Creo que el próximo, saldré a comprarme mis propios patines para pasar horas disfrutando al estilos holandés!

      Besos de vuelta!

      Eliminar