3.23.2012

La historia se repite

Cuando uno no tiene diferencias climáticas, parece que el tiempo pasa más lento. Si no fuera por el segundero que va marchando con su tic-tac sin perdonar a nadie ni nada, en Venezuela no supiéramos nunca qué fecha es. Los más intelectuales contarían el tiempo en dos partes, una parte del año cuando el sol afecta más las fachadas sureñas y la otra parte cuando le toca a las norteñas. Pero aún así, como es tan mínima las diferencias de temperatura, nadie nunca ve el tiempo pasar.

La primavera se ha posado en Holanda oficialmente pero yo la estoy sintiendo desde hace rato ya. Pequeños detalles me han estado anunciando que ahí viene de nuevo.

Esto se ha vuelto como rebobinar un casete. No, no es que me he quedado en las épocas de antaño, sino es que esto de devolver el CD a sus inicios no da el mismo efecto que hacerlo a la antigua, rebobinando. Especialmente para uno que es originario de un país donde estas cosas nunca pasan.


El sol apareció y yo, automáticamente, como si siempre lo hubiera sabido, abrí mis cortinas para que él calentara mi hogar, porque claro, tantos días fríos nos obligaban a encender la calefacción y aprovechando el sol, podríamos entonces ahorrarnos un poco de energía. Pero, ¿cómo es que yo sabía todo esto si en Venezuela nunca abrimos las cortinas ni dejamos que la luz del sol pase a nuestras casas?

Bienvenido el sol!


Una flor apareció y luego la gramita se puso verde con unas chispas violetas de color. No sé en que momento eso sucedió pero ahí estaban. Sin avisarnos ya estaban coloreando nuestro jardín, y también, como si fuera automático, y quizá porque la luz del sol las ilumina mejor o porque mis cortinas están más abiertas para así verlas mejor, salí a apreciarlas y congelarlas en mi cámara como si siempre las hubiera esperado. Hasta me di cuenta que estaba ahí afuera parada con mi delgado suéter y sin apuro. Y, ¿por qué es que los colores de estas pequeñas florecitas me interesan tanto si en Venezuela nunca me he parado a ver ninguna y mucho menos a fotografiarla?

Los porrones esperando.


No teníamos planes de fin de semana, pero a Pablo se le ocurrió que podríamos ir a ver algunos detalles de los que aún no estaba seguro de su nuevo auto y, como estaríamos en la zona, podríamos pasar a visitar la tienda más concurrida en primavera, las de jardinería. Llamamos a los suegros, porque ellos siempre están implicados en estos temas, y resulta que ellos ya habían comprado todo lo de ellos y lo nuestro, todas las plantitas y florecitas y porroncitos que adornarían ambos jardines, así que para no salir con las manos vacías, y menos de la tienda más IN en esta época, seleccionamos un par de plantas que aspiramos nos den unas grandes, rojas y dulces fresas más adelante. Pero, ¿cómo que "aspiramos" si en mi antigua vida nunca tuve que esperar por la mata de mango, por la de lechosa o la de limón?

De repente un día me vi cargada de ramas en mi bicicleta. Había quedado con el suegro en pasar un lunes para buscar algunas tallos que el había cortado para mí, para decorar la casa. Yo asentí sin preguntar y me fui ese lunes a buscar mis ramitas, saqué los huevos blancos y amarillos de adorno que tenía guardados en una bolsa en la despensa y me animé a arreglarlo todo en un pocillo blanco con toques de desgasto que le hacían perfecto juego. Y sonó el timbre, dos veces, como para que no lo ignore como siempre lo hago. Al abrir la puerta estaba un señor preguntándome si yo era la señora de Pablo, que el tenía una invitación para la fiesta Naranja que anualmente el señor Pablo compraba. No tuve que analizar nada, si el señor Pablo siempre compraba eso, pues sólo debía sacar de mi monedero el monto exacto y darle las gracias por haber tocado mi timbre con desesperación. De otra manera no hubiera salido jamás. Pero, ¿cómo es que esta vez no pregunte sobre la razón de ser de las ramitas, sino que asentí como si fuera mi costumbre de siempre? O ¿cómo es que no mande al señor en la puerta a volver otro día que Pablo estuviera en la casa, sino que pagué por las entradas de la fiesta del Día de la Reina?

El catolicismo holandés.


Hay momentos en los que el tic-tac sigue sonando, pero a veces se te hace sordo el sonido porque necesitas tiempo para reflexionar en las respuestas a todas esas preguntas que empiezan a surgir, de todo eso que parece que ya has vivido, que comienza a repetirse. Te das cuenta que el tic-tac sigue su curso pero tu estás con un lapicero en una de las ranuras del casete dándole vuelta porque la historia debe volver a empezar y hay que rebobinar el casete para escucharla de nuevo.

La primavera llegó y yo siento que la historia se vuelve a repetir. No fue realmente hace dos meses que cumplí un año en esta nueva vida, parece que es ahora, con las flores, con las plantas, los árboles, con los niños en el parque, los fines de semana de gente arreglando sus jardines, las citas con los amigos para sentarse todos frente al sol. Se me hace que ahora si puedo celebrar mi aniversario holandés y sumarme a la fiesta popular.

Salud! Por la Primavera 2012!

15 comentarios:

  1. Aqui solo sabemos decir llegaron las lluvias, que pendejo sol y que friito hace por los diciembres, del resto naaaaaaaaaaaaaaaa!
    Disfruta tu sol llenate de vitamina D!
    Feliz primavera holandesa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dio risa un día de estos que leí en twitte a una amiga quejándose sobre los emocionados en Venezuela por la llegada de la primavera. La verdad es que realmente no tenemos cambios de estaciones allá pero eso no quita que la gente use botas y chaquetas invernales como si las temperaturas hubieran bajado!
      En fin, por aquí si tenemos primavera y yo ya la estoy celebrando en mi jardín!

      Eliminar
  2. Por algo somos paises vecinos y también pasa igual, son tan sutiles los cambios que si no te das cuenta, se te pasa el año volando, Que bonito esto de las estaciones. Espero fotos de la fiesta naranja :) y también brindo desde acá, SALUD!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que habrán fotos, mi querida Mar!
      El año pasado saque muchas pero nunca las publiqué.

      Besos! Y salud!

      Eliminar
  3. Colega usted si escribe bonito!!! Hasta me llené de nostalgia, y no solo por la primavera y el cambio de estaciones, si no recordando como solia rebobinar el cassettico con el bolígrafo...que tiempos aquellos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que así mismo me sentí, colega... como si me estaban rebobinando el cassette con esa espera que desespera!
      Pero ya está aquí la primavera y ya empezó la historia de nuevo, ya le dieron Play a ese cassette!

      Gracias por visitarme por aquí y pendiente de los cocteles!

      Eliminar
  4. Sí, por fin ha llegado la primavera a las Tierras Bajas! Estoy que no me lo creo, cómo me gusta ver el cielo todo azul y sentir que el sol calienta! La gente con cara de felicidad por la calle! Siendo de países soleados se nos hace muy difícil el clima aquí a veces verdad? Bueno, espero que disfrutes mucho de esta primavera y del verano y que siempre haga tan buen tiempo como hoy ;-)
    Saludos desde Breda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me lo gozo con todo!
      Ayer nos sentamos una amiga, su nena y en el jardín de mi casa a recibir los rayos solares, con unos coctelitos refrescantes, unos pasapalos y mucho chisme para entretenernos y disfrutar del día... y hoy, pues estudiando a cielo abierto!
      En dos días ya he recuperado mi color!
      Muchos buenos deseos para tí también con este clima tan sabroso!

      Me voy porque todavía me quedan algunas zonas por broncear!
      Saludos!

      Eliminar
  5. Ley!!!
    Que bonito y si el que vive las cuatro estaciones experimenta perfectamente eso de rebobinar, aunque en Coruña no se hacían esas fiestas tan maravillosas por la llegada de la primavera, básicamente porque al estar tan al norte, llovia mucho con demasiado, pero si, entiendo eso de abrir las cortinas, sentir el sol!!!!
    Aquí en Venezuela aunque la gente se queje del clima, definitivamente somos (porque ya me incluyo desde hace mucho) súper afortunados,
    Me gusta muchísimo la decoración y ojalá que se den las fresas prontito ummmmmmmmmm
    Besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caro!

      Si, esto de la primavera es como empezar de nuevo. Esta historia vuelve a empezar.
      En Venezuela somos super afortunados, pero cuando lo tenemos no lo sabemos. Esto por acá ya es una fiesta. Todos se despojaron de sus chaquetas, sus botas y sus bufandas. De un día para otro. Como si dijeran: En sus marcas, listos, fuera!

      Ya les montaré fotitos de las fresas antes de comermelas! Ya Pablin las sembro, le dio cariño y hasta un rezo le lanzó para que crezcan grandes y fuertes (y dulces)!

      Besos de vuelta!

      Eliminar
  6. aca tambien se siente el sol!!! y viene la pascua, que aunque aca son más bien protestantes habrá celbraciones. Aca se estila buscar los huevos de pascua, yo no estoy acostumbrada a eso. pero mira disfruta toda la experiencia mira los cambios y saca provecho de todo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por estos lares hay muchos de protestantes, reformistas, católicos pero no entiendo muy bien el meollo de todo. Los huevos son adornos que la suegra pone en su casa y nos manda ramitas a las nueras para decorar también.
      Los huevos y los conejos de chocolates abundan ahora en los mercados, no sé para que los comprará pero imagino que es tradición... A mi la tradición se me perdió hace tiempo y no sé a donde se habrá ido, pero ahí están los adornitos y amarillo! El color favorito de Pablo!

      Feliz comienzo de primavera... por aquí la semana ha estado fabulosa y ya recuperé mi color original! ;)

      Saludos!

      Eliminar
  7. Anónimo26.3.12

    Hola Ley!!! yo tambien estoy disfrutando de la primavera y tambien rebobine el cassette la semana pasada que fui a la costa a tomar el sol,volvi al lugar donde nos conocimos formalmente,jejeje. Tambien es mi primer aniversario en estas tierras bajas.

    un abrazo
    Samira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Samirita,

      Verdad que hay veces que sientes que te rebobinaron el cassette??? Eso siento con la llegada de la primavera, debe ser porque todo vuelve a tener vida y colores. Y eso que no llegué en esa época, sino en pleno invierno. Pero mi cassette lo rebobinaron ahora, no hace dos meses!

      Sigue disfrutando de las cosas buenas de la vida!
      Besos!

      Eliminar
  8. Mi querida Ley te he dejado un juego en mi blog por si te animas hacerlo!
    Bss

    ResponderEliminar