3.30.2012

Miss Amistad

Tantos amigos que se quedaron atrás. Tantas historias, risas, peleas y amigos. Amigos. Al que nunca veías pero que aún así te refieres a él como "mi amigo", o con la que nunca hablabas pero que igual la definías como "mi amiga".

Todos ellos con los que fuiste compinche alguna vez. Esos que eran cómplices de pasarse las respuestas del examen de biología, o los que te rogaban para hacerles las láminas de dibujo técnico porque sus líneas no eran tan limpias como las tuyas.

Aquellos que aún cansados a media noche luego de la jornada laboral, te convencían de anotarte en el grupo para ir al cine a la última función, o los que daban por sentado de que irías a la fiesta porque, vamos, tu eres parte del grupo y todos vamos.

Los que por casualidad se cruzaron en tu camino. Porque ese día llegaste tarde a clases y él también. O porque ninguna de las dos tenía dónde hacer la maqueta y un alma bondadosa se apiadó de nosotras y nos ofreció su espacio para no sólo pegar cartón, sino también para hacernos compañía en la larga noche de estudio.


Esas amistades robadas. Los amigos de tus amigos que terminaron siendo más amigos tuyo que de ellos. Esos que no pueden jalar de un lado más que del otro porque al final todos somos amigos.

Los amigos invisibles. Los que viven detrás de la pantalla. Los que nunca has visto pero que comparten cuentos e historias para consolarnos en la vida manteniendo siempre el anonimato. Los que te agregaron al Messenger o que son parte de tu facebook. Incluso tú, que decíamos llamarnos amigos, aún cuando nadie nos creía y nosotros nos empeñábamos en creerlo.

Las que comienzan a ser parte de tu nueva vida. Esas con las que un día cruzaste palabras, las únicas que sabías en holandés, y te entendieron perfecto, porque claro, no ser de aquí nos hace ser de la misma manada, aunque no hablemos el mismo idioma ni tengamos la misma cultura. Y las que hablamos el mismo idioma pero aún así debemos traducirnos algunas cosas, porque césped no es lo mismo que pasto, ni coche a auto.

Nunca sabes cuando te vas a encontrar un potencial de amigo. Especialmente en el mundo virtual, cuando se hace real. Como cuando La Colega apareció, y las conversaciones de arquitectura ya no parecían tan extrañas, o hablar de la facultad ya no se refería a algún lugar en el mundo, sino a ese edificio de fachada azul. O cuando Amanda ya no fue el nombre de una comentarista al final de cada entrada, o la escritora de historias similares, sino que nos sentamos un día en la misma mesa con Gabriela, a quien tuve que sonsacar con un paquete de harina PAN para que sirviera de testigo, y cada una llevó a sus acompañantes de vida para pasar un rato agradable conociéndonos.

Y te das cuenta que la vida te cruza con ellos. Te los pone ahí y así mismo te los esconde. Porque no se han ido, sólo permanecen en silencio, continuando con sus vidas y dejándote hacer la tuya. Y aún así, todavía, son tus "amigos". Porque eso es como una banda, de esas de concurso, que les cuelgas sin darte cuenta. Una banda de "miss/mister amigo". En letras escarchadas y todo.

17 comentarios:

  1. Colega! Que bonito, me has sacado lágrimas con éste escrito. Realmente la vida no sería nada sin amigos, no importan si sólo fueron de la infancia, por un semestre o son de esos de toda la vida. Son esos momentos (a veces buenos y otras veces menos buenos)que compartimos con ellos los que se quedan en nuestra mente y corazón para acompañarnos por siempre.
    Gracias por incluirme por aquí, Colega! y por haber aparecido (y materializado) un día en nuestro mundo virtual.
    Un abrazote! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero coleguitaaaa!
      No se me achicopale! Mejor sigamos echando cuentos de ese edificio de fachada azul y de las maquetas que regalamos y que no sobrevivieron. Porque mire que el ciudadano común no entiende de nuestra pasión por los espacios, formas y colores y nosotras, con la misma taza de café en el V&D, podemos alarganos en las charlas de eso y la vida por muchas horas!
      Gracias a ud. por pasarse por este blog, luego por el facebook y luego descubrir que somos de la misma manada y nos entendemos!

      No le mando abrazos porque cuando vaya a comprar harina PAN, se los doy! ;)

      Eliminar
  2. Te perdono por haber dejado mis preguntas a un lado por este post tan lindo!
    Besos y abrazos a la distancia pero con calor de miss amistad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una noche tan linda como esta! (ahí va Ely con su banda escarchada y saludando al público)

      Gracias guapa!!!
      Besos de vuelta!

      Eliminar
  3. Que bonito ! Me has hecho recordar a los amigos que conoci en el camion... llegando tarde a clases, a las estudiadas hasta la madrugada, las salidas los miercoles al cine cuando era 2 por 1, y aquellos a los que recordamos y cuando volvemos a hablar es como si nos hubieramos dejado de ver ayer. Por supuesto tambien a los que conocemos virtualmente :) Muchos saludoos!

    ResponderEliminar
  4. (Quiero decir a los que primero conocemos virtualmente... y luego en carne y hueso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantos amigos que se han quedado en el camino, tantos otros que viene por ahí también.
      Gracias a uds. por compartir nuestra visita a La Haya y pasar un rato agradable de conversas, pizzas y pastas!
      Bienvenidos por aquí cuando quieran!

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  5. Que bonito Ley!!!
    Yo la verdad que eso de Miss Amistad a mi no me toca la banda jijiji, porque mis amigos contados con las manos, sin embargo te entiendo perfectamente, a veces una siente una empatía tan especial con ciertas personas (inclusive aquellas que se conocen a través de la pantalla)
    Durante una época fui más de amigos que de amigas (sobre todo después de la saturación que tuve tras toda una vida en un cole de monjas), ahora ya la cosa se va equilibrando...
    A veces me entra una morriña por esos que estás lejos físicamente, aunque cerca virtualmente (y dando gracias a Dios que existe el Internet y que dure mucho tiempooooo)
    Besitos y muy feliz finde,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también siempre digo que tengo pocos amigos... pero es que en realidad no es que tenga pocos, sino es que en cada grupito somos pocos. Pero mirando atrás, te das cuenta de todos esos que fueron tus amigos en algún momento, y si empiezas a contar, ves que en total no son pocos, es solo que estuvieron distribuidos en todas las etapas de tu vida. Incluyendo la virtual y ahora, en mi caso, mi nueva vida.

      Besos de vuelta para ti también!

      Eliminar
  6. Es increible como a veces sin conocer bien a la gente sientes esa conexión. Yo soy mala manteniendo contacto, pero hay amistades que nunca se olvidan, aunque ya esten lejos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Negra, lo sabes cuando el café se acabó hace rato y la conversa sigue sin necesidad de otro!
      Como dicen por ahí, Dios los hace y ellos se unen!

      Saludos!

      Eliminar
  7. Si, la verdad que tengo muy gratos recuerdos de esos tiempos y de los amigos que hice, es una pena que ya no los pueda ver tan seguido, pero ahí tengo mi album con cerca de 700 fotografías que tomé durante mis años de la universidad, así que olvidarlos estará difícil con todo y que los vea cuando mucho una semana al año!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mejores fotos para mí son las que quedan en mi memoria. Son esas instantaneas que te hacen recordar un buen momento y con quien lo compartí y aunque hayan muchas personas, sabes cuales fueron las especiales.

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  8. Muy bonita entrada Ley, se me pusieron los vellos de punta. De todas formas voy a hacer un poco de diablo ;), yo amigos los cuento con los dedos de una mano y me sobran dedos creeme. Amigo es una palabra muy grande para mi, prefiero llamarlo conocido, colega, etc...

    Eso no quita lo que te dije, te ha quedado espectacular esto, escribes muy bien, "tienes musho arte" que se dría en mi tierra.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Andaluz,

      Que bueno que te gustó y debo decir que entiendo tu parte diabólica. A mi también suelen sobrarme dedos cuando tengo que contar a los amigos y si alguno comete un error humano, lo descartamos, pero creo que eso es porque esperamos mucho de ellos.
      Personalmente me defino como una mala amiga, aunque mis amistades digan lo contrario. Yo sé que muchas veces no cumplo con sus expectativas de estar siempre ahí o de apoyarlos hasta el final, hasta que se dan cuenta que es mejor no esperar mucho de mí sino tomar lo que hay.
      Al final es así. Disfrutarlos mientras duren. Porque otros vendrán, porque la vida no siempre es la misma y uno cambia y ellos cambian, y tomamos caminos diferentes y comenzamos a tener necesidades diferentes.
      Lo bueno es saber que un día estuvieron ahí.

      Gracias por las flores que me lanzas! ;)

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  9. Excelente entrada! Muchas gracias por describir de forma tan perfecta a los "amigos" sobretodo quienes son amigos de los que llegamos a un país lejano ;)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Natysabel... por pasearte por aquí! Vivir afuera nos hace de la misma manada, o no?

      Saludos de vuelta!

      Eliminar