7.07.2012

¿A dónde te has ido?


Cuando Mari me dijo que estaba haciendo un curso en la ciudad a donde tenía que asistir cinco días a la semana, no lo pensé dos veces y fui corriendo a decirle a mi papá que yo también quería inscribirme. A mis 15 eso significaba la independencia y liberación. Podía conocer otras cosas más allá de las fronteras de la urbanización donde vivía y de la escuela donde estudiaba.

Aprender no era la principal razón, pero iba incluido en el paquete y además debía justificar el dinero que mi papá había aceptado gustosamente invertir en mí.

Por supuesto que fue muy divertido subir al bus con Mari, asistir a las clases, pasear por la ciudad luego de ellas, y regresar tarde a casa con la excusa de que los autobuses estaban llenos en hora pico. Pero luego de un tiempo fui tomándole cariño a lo que aprendía y cada día entendía más la razón por la que mi papá nunca se negó a lo que yo le había pedido.

Por 10 meses -en realidad 11 porque tuve que repetir un curso- tuve el privilegio de aprender otro idioma. Ya las canciones no sonaban a guachi-guachi y podía hacer notas que mis amigos no podían entender. Incluso podía hasta presumir diciendo oraciones que todos pensaban que eran chic. Era toda una gringa para los ignorantes del tema. Ya yo no sólo hablaba español, sino también inglés.


Me gustó tanto aprender el inglés, que luego de terminado el curso básico, fui corriendo de nuevo a decirle a mi papá que me gustaría hacer el curso avanzado.

Él otra vez sin chistar aceptó pagarme los próximos 6 meses y yo cada día me envenenaba del idioma. Incluso recluté a unos mormones gringos que se habían instalado en la urbanización para practicar mi pronunciación mientras ellos creían que en algún momento sería parte de su iglesia. Escribía todas las canciones que escuchaba y le cubría los subtítulos a las películas que veía en la televisión por cable. En la escuela ya no era buena sólo en Dibujo Técnico, sino que era la única que tenía buenas notas en Inglés.

Después de algún tiempo entendí que mi papá no había aceptado por gusto, sino que él sabía que esto me abriría muchas puertas en mi futuro. Aún no sabíamos nada de mi futuro, pero yo ya había comenzado a construirlo.

Nunca fui a los Estados Unidos, ni a Inglaterra, ni a Australia, ni a ningún lugar donde hubiera podido hacer gala -o cagarla- de mi segunda lengua, pero siempre podía defenderme si en algún momento me cruzaba con alguien que no hablaba español. Y lo más importante, saber inglés me dio la confianza para venir a Holanda y perder el miedo a ser independiente desde el primer momento.

Pero luego vino el holandés, que tuve que aprender por force, y mi inglés comenzó a quedar en segundo plano.

Mi vida ahora se desarrolla en holandés. Un idioma que jamás pensé que aprendería o que necesitaría, pero que el destino me puso como prueba para seguir construyendo el futuro que ni yo ni mi papá sabíamos cuál sería.

Cada vez que salgo a la calle, me cruzo con gente que habla holandés, anuncios escrito en holandés, propagandas, subtítulos, horóscopos, periódicos, instrucciones, e-mails, y hasta el facebook son ahora en holandés -menos este blog-. Mi inglés se limita ahora a entender los coros de las canciones, a captar oraciones en las películas, a leer las instrucciones que no están en holandés y a veces entender el contexto de algunas traducciones que no concuerdan con la traducción en español que el google translator me da. Ya ni siquiera le pregunto a la gente si hablan inglés para comunicarme con ellos.

Al igual que con el inglés, terminé tomándole cariño al holandés, y por eso me esfuerzo por aprenderlo y usarlo de la mejor manera. Pero hay ocasiones en que necesito comunicarme en inglés, u ocasiones en donde los meseros piensan que soy turista y en vez de preguntar por mi pedido en el idioma local, lo hacen en el universal inglés asumiendo de que yo les voy a responder de la misma manera, u ocasiones en que realmente me topo con turistas y se lanzan directamente a mí en inglés asumiendo lo que no saben, que yo también sé inglés. Y es ahí donde mi mente comienza a buscar lo que hace años aprendí, mi cuerpo se prepara para decirlo y mi lengua me engaña pronunciando palabras sólo y sólo en holandés. Where da fuck is my english????

Escribir ahora un e-mail largo en inglés requiere de un esfuerzo mayor, y no porque haya olvidado las reglas del idioma, sino porque ahora las mezclo con mi nuevo tercer idioma. Tengo que poner atención en el artículo "the" para no confundirlo con el "de", o releer la oración para corregir los verbos que he posicionado al final de la oración como si fuera una frase holandesa.

Yo sé que ahí está. Yo sé que ahí permanece. En algún lado de mi cerebro está mi inglés intimidado ahora por mi holandés. En algún momento yo sé que volverá, o al menos tengo la esperanza.

Mientras tanto, le pido disculpas a todas esas personas que han leído los errores gramaticales de mis cartas en inglés. Yo sé que no es excusa pero realmente no son errores, es sólo que la gramática de mi holandés tiene mucho ego y no permite que otros se roben su show. Igualmente a esos turistas que fueron hoy a preguntar información sobre los horarios y costos de las entradas a la piscina y yo les respondí con un inglés mezclado con holandés porque mi cerebro no conseguía cómo decir "until 5 o'clock" sino que se empeñaba en repetir "tot 5 uur".

Grrrrrrrrrr!

8 comentarios:

  1. Tiene que ser bravo lidiar con tres idiomas paaaa!!

    Yo salí de Canadá con un nivel muy, muy bueno y no quiero perderlo, a veces voy a bares en el centro de Montevideo a cazar gringos jajaja y les cuento mi vida... "in inglish, of curss" jajajaja.

    Además, no soy capaz de ver un película doblada como antes, pues ya noto en los labios que nada que ver, me suena falsa, fria, no se como explicarlo.

    Suerte con tu holandés y no pierdas ese ingles miarma, que nunca se sabe.

    Un saludo Ley

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen método ese de irse al bar! Una cervecita y además cazas gringos! jajajajaja

      Me molesta mucho que sea ahora incapaz de decir una oración en inglés. Mi mente me engaña y no hay manera de que me aparte del holandés. La gente debe pensar que soy burra! Que verguenza!

      Imaginate, en París, en un hotel, le estaba preguntando a la chica sobre la torre Eiffel y en vez de decir "tower", me salía "toren"... ggggggrrrrrrrr

      Pero bueno, ahora el inglés no es tan importante... estoy segura de que esperará por mí!

      Saludos gringo Andaluz!

      Eliminar
  2. Jajaja te entiendo totalmente, me da miedo que pueda olvidar el ingles, mis papas siempre han querido que todos aprendamos ingles porque tendremos mas opciones, estoy "aprendiendo" frances pero se me hace demasiado complicado porque mi mente lo relaciona con el ingles!

    Practica lo mas que puedas para que no se te olvide :-)

    Tengo una amiga que muere por aprender holandes jjajaja, cosas de la vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé que nunca me pasaría pero cada día me siento más lerda con el inglés. Se me perdió el suiche en el cerebro de cambio de idiomas. Incluso cuando estoy hablando entre español y holandés, a los que hablan español termino hablandoles en holandés y a los de holandés en español... Este cerebro mio ya se esté consumiendo.

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  3. Ley es maravilloso manejarse en varios idiomas yo es que soy la versión femenina del chico de Open English (no se si lo has visto por Youtube) donde repollo es rechicken, ojalá se me dieran mejor, ya manejarte con el Holandés son palabras mayores, así que más que sentirte enrollada, mejor siéntete orgullosa!!!
    Besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caro....
      Siempre tan positiva!
      Pues orgulla claro que me siento, pero un poco decepcionada también cuando me quiero pronunciar oraciones en inglés y el holandés se me cruza en el camino. Se me bloquea totalmente el cerebro con frases estupidas! grrrrr...
      Pero volverá! Lo sé!

      Besos de vuelta!

      Eliminar
  4. Hola nuevamente!!! Mi pp dice que el problema de la musica y los idiomas es que son disciplinas muy celosas, sino las practicas se olvidan! :( Lo bueno es q el ingles esta por todos lados y es facil practicarlo :) Yo pienso q lo tuyo es mas bien una buena repasada general, y pronto estaras recordando tooodo lo q parece haberse "ido" de tu mente!!! Por mi parte, yo creo q es impresionante :O que no solo ya hayas aprendido holandes, sino que ya te puedas desplazar como pez en el agua en un "mundo" en donde todo es en holandes:O wooow!!! eso es algo impresionante :O no cualquiera eh? ;) A mi me estaba pasando algo muy curioso cuando vivi en canada (5 anos)... no se me esetaba olvidando el espanol, pero si la ortografia :O a miiiii a una traumada de la buena ortografia y los acentos :O creo que es una de las partes por las que me anime a escribir a un blog :P para practicar el espanol y su ortografia :P jeje y a varios anos de haber comenzaco mi blog :$ :S ejem :$ :S confieso q tengo q recurrir en varias ocasiones al tumbaburros online :S pa sacarme de dudas :S :$ :$ :$ jeje salu2 desde mexico! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimada,

      Definitivamente la practica hace al maestro. Pero ahí sigue mi inglés. Sólo que necesita un poco más de esfuerzo para salir de mi boca ordenadamente.
      Te digo un secretito? Todo lo que aquí se publica, pasa primero por un corrector de ortografía. Así por lo menos me doy cuenta yo también de lo que he escrito mal y comienzo a corregirlo!
      Tener un blog es buena idea para mantenerse en contacto con el idioma, su ortografía y gramática!

      Saludos!

      Eliminar