10.10.2012

Quiero ser tan felices como ellos

Si existe algo que aunque lo intenten nadie puede interrumpir, es mi sueño. Pero esa madrugada, a las 4 de la mañana, desperté e inmediatamente estiré mi brazo para alcanzar ese aparato que me conecta en tiempo real con mi antigua vida. Y todo el sueño desapareció.

Así, y no por voluntad propia.

Mi sueño y el de muchos, desapareció.

Y mi pensamiento fue más allá de lo que conozco y quiero, y comencé a desear poder ser tan feliz como ellos.

Porque creo que deben ser muy felices. Deben vivir con una conciencia más tranquila que la mía y deben tener sueños más grandes que los míos.


Si. Quiero pensar que es así, y que lo que conozco y creo está errado. Quiero poder ser como ellos.

Quiero poder idolatrar a una sola persona. Pensar que él tiene todo el poder y que sin él la vida no puede continuar. Que finalmente lo he encontrado y así dejar de perder tiempo pensando y haciendo, porque él lo hará por mi, y hasta mejor que yo. Que alivio se debe sentir dejarle todos esas funciones básicas a mi amo, a mi único.

Quiero poder escuchar su palabra por horas y reírme con él cuando insulta a alguien. Debe sentirse un cosquilleo en el estómago y seguro debe ser muy simpático. Quiero creer que es tan carismático como yo. Pensar que entre él y yo no hay diferencias debe ser lo más halagador.

Quiero caminar por la calle con miedo. Cruzar por un pasaje oscuro y sentir miles de pasos detrás de mi que seguro se querrán apoderar de lo mío. Quiero, como ellos, aceptarlo así y que sea normal. Seguro se debe tener un sentimiento de aventura.

Formarme en fila junto a muchos como ellos. Quiero eso. Seguro nos reiríamos y contaríamos historias durante las diez horas que tengamos que esperar. No importaría, porque al final una recompensa me darían. Debe ser una alegría compartir largas colas con tantos como yo.

Recibir esos realitos que aunque no me alcancen para nada, me vendrían gratis. No tendría que trabajar por ello ni mucho menos regresarlos con intereses. Debe sentirse un regocijo enorme exigir y recibir algo por lo que no trabajé. Claro que quiero eso.

A la persona con quien compartí navidades, con quien me reí en los carnavales, a quien le pedí azúcar y que muchas veces le di una taza de arroz, si, a ella quiero poder insultarla y hasta botarla de mi país. Nada más porque dice blasfemias de mi amo. Debe sentirse grande botar a un amigo al que creí honrado y trabajador por mucho tiempo. Debe ser maravilloso.

Quiero tener ese poder de encontrar siempre otros culpables. De lo que no he hecho, de lo que no pienso, del por qué nunca me dieron una oportunidad. Quiero sentir ese alivio de nunca ser yo el responsable de lo que hago ni de lo que digo. Debe sentirse liberador que otros sean los causantes de mi desgracia, y no yo.

Ese auto, es casa, esos viajes. Quiero querer lo que mi vecino tiene. Quiero que él entienda que somos iguales y que merezco lo mismo que él posee. Porque de eso se trata mi lucha, de la igualdad. Debe ser gratificante tener todo lo que él tiene. Aunque nunca haya movido un dedo para ello.

Quiero pasar una hora en el autobús mientras recorro 10 km y que la música perturbe mis conversaciones. Quedarme sin electricidad en un día caluroso y cargar con un envase de agua para poder ducharme. Quiero dormir en una cama individual con tres o cuatro individuos más. Tener hijos y que mis hijos tengan hijos, y vivir todos bajo el mismo techo. Si. Ese que deja pasar la lluvia y que a veces moja la única habitación que hay.

Quiero todo eso porque parece que es lo ideal. Seguro debe hacer de mi vida mejor y con mucho mas calidad.

Quiero pensar que lo que pienso está errado y que lo que creo está mal. Que la vida debe ser más placentera, de mejor calidad y más feliz como lo piensan ellos. Quiero dejar de querer lo mejor según yo y adoptar la posición de ellos.

Necesito pensar que lo que me enseñaron está mal y que existe un camino fácil que seguro está haciendo feliz a muchos. Quiero conformarme con lo que no tengo y querer lo que otros si tienen. Esperar por lo que me toca en vez de salir a buscarlo y reclamar aunque no tenga derecho. Al fin y al cabo somos iguales, no?

Quiero creer que esa es la manera y pedir disculpas por haber deseado más, por creer en un ideal de vida que no corresponde con el de ellos. Por contradecir lo que parece ser correcto.

Deben ser felices. Seguro que si. Aunque parezca miseria, seguro que son felices. Y necesito creer que esa es la felicidad que me estoy perdiendo.




12 comentarios:

  1. Excelente escrito Ley, nuevamente impecable.
    Sinceramente uno quisieran entrar en esas cabezas y ver que hay adentro. Pero no puedo, no soy tan primitivo...

    Para los lectores no Venezolanos, ella se refiere a los resultados de las ultimas elecciones Venezolanas, que significaron un gran retroceso en la democracia de nuestro pais y lo sumergen mas en el oscurantismo y la violacion de derechos humanos.
    Dios se apiade de los Venezolanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá nosotros somos los errados, mi querido Victor... Aunque nuestra razón diga lo contrario.
      Me niego a pensar que no podemos ser felices.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Lo bueno de todo es que tienes educación y que hubo un 44% de gente que piensa como tú y que no es susceptible a ser manipulada, cierto aún son mayoría los conformistas y los que estiran la mano para exigir sin merecerlo, pero hay que trabajar en educar a los jóvenes para que sepan que no hay mesías terrenales que les van a resolver la vida, ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajar en educar a los jovenes. Los mismos que nacieron con hace 14 años y que dentro de 6 tendrán derecho al voto. Esos mismos que sólo conocerán un gobierno.
      La educación comienza dentro de los hogares, pero cuando esos niños salen afuera, otra es la realidad.
      Estoy segura que educar es la mejor manera de tener mejores hombres en el futuro, pero la tarea está difícil.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Bueno, en latinoamerica estamos buenos.. lo mismo pasó en mexico con el PRI, los que tienen facebook y twitter todos contra EPN y los que no tienen que comer, ni electricidad, ni educacion son los que votaron por él y claro ahora (con la pena de sonar muy vulgar) Nos la estan metiendo doblada. Si yo vivo en Inglaterra, pero Mexico es mi pais y me duele que le pase eso a mi gente... pero bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Negra,

      Estoy segura que nuestros paises no son los únicos que caen en el conformismo. No sé por qué, pero latinoamérica sufre del mismo mal. Levantarse y caer en lo mismo miles de veces parece ser una forma de vida.
      Será que nosotros somos los errados?

      Saludos!

      Eliminar
  4. wow quede sin palabras, es tan verdad todo eso, menos mal que yo formo parte de ese 44% que no entiende, ni esta de acuerdo con esta robolucion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale,

      Un 44% que no sabemos si es real.
      La política es más sucia de lo que parece.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Anónimo12.10.12

    Ay, yo española y muchos de los que conozco, nos volvimos a quedar de piedra con los resultados. Espero que para las próximas sea otro ( aunque luego miro para mi propio país y también es para echarse a llorar!)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo,

      Sin ánimos de ofender, pero cuando estuve por España, me sentí como en Venezuela. Nuestras realidades parecen no estar muy lejos.

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  6. Anónimo1.11.12

    He leido tu mensaje, y aunque ya han pasado algunas semanas,aun mantengo ese dolorcito en el corazon y tus palabras describen un poco lo que senti esa madrugada que no pude dormir, y si, tu planteamiento es tan valido, pero: seran realmente ellos felices con el agua al cuello? nos estaremos escapando nosotras de esa supuesta felicidad?...es esa desesperanza, ese conformismo,esa sumision, ese "que le vamos a hacer" lo que aun no entiendo y creo no entendere jamas. Un gran abrazo de una Venezolana desde Alemania.

    ResponderEliminar
  7. Hola venezolana desde Alemania,

    Cómo saber si los que estamos errados somos nosotros? A veces hay que dudar un poco de tanta confianza.

    Saludos hasta allá! Y un cálido abrazo venezolano!

    ResponderEliminar