12.08.2012

Otro año más

¿Cuánto falta? ¿Cuántos días quedan? ¿Quién le dijo al año que se puede acabar? ¿Quién?

Otro año se va y yo siento que no he hecho nada. Parece que él corre más rápido que yo. ¿O son ideas mías?

Cuantos sueños tenía cuando comenzó este año. 365 días para cumplirlos, incluyendo sus noches si era necesario. Cada hora, cada minuto y hasta los segundos contaban. El tiempo que transcurriría de este segundo año en mi vida holandesa era más importante que el primero. En este segundo año tenía que cumplir mis nuevas metas y además las incumplidas de el primero. Este año tenía que ser el año, y por eso le aposté a todo, incluso lo que yo pensaba que nunca haría.



Este año acepté trabajar para la caja y cantina de la piscina de verano del pueblo. Me tocó sacar cuentas para entregar el cambio a nuestros clientes y contar cada céntimo para luego recitarlos en mi nuevo idioma y donde las decenas se leen al revés. Contar, pensar, recitar. Todo para que mis clientes no pensaran que tenían a una incompetente extranjera en frente.

Aprendí a dar los buenos días, decir las gracias, el por favor y a desearles a todos una buena estadía en nuestras instalaciones. Lo aprendí tanto que ya era automático. Tan automático que cuando debía volver a mi idioma me escuchaba extraña al decir todas esas cosas que ahora decía una y mil veces en holandés.

Según yo, mi trabajo no era el mejor hecho, aunque fuera para tontos, hasta que llegó el final de la temporada de verano y me pidieron seguir trabajando para ellos en la otra piscina bajo techo del pueblo. Y acepté. Porque eso era mejor que estar sentada en la casa viendo las estaciones pasar.

Este año me inscribí en la base de voluntariados del pueblo. Me inscribí y aunque reduje mis posibilidades de conseguir algo indicando de que prefería no trabajar con ancianos o niños, me llamaron de una de las organizaciones de gimnasia del pueblo para ayudarlos en la tesorería, y acepté.

Acepté porque aunque ya daba los buenos días, las gracias y los por favores en la piscina, hacer dos cosas era mejor que estar sentada en la casa viendo como todos los vecinos salían a hacer su vida y yo no.

Aprendí que aunque los números se leen al revés, 2 más 2 son 4 aquí y en la Conchinchina, y que aunque jamás en mi vida he podido llevar mi propia administración, esta vez lo haría con una organización que opera desde hace 60 años en la ciudad y que en su mayoría está construida con el trabajo voluntario de padres y representantes.

Al igual que ser cajera, ser tesorera me ha enseñado términos que nunca hubiera aprendido en la escuela, a redactar e-mails en holandés menos personales, a administrar, a pagar, a cobrar, a asistir a las reuniones del comité y escucharlos en su novela y hacer nuevos contactos.

Pero como ser cajera o tesorera no entraban en mis metas de este año, seguía yo enviando cv's a todas las oficinas de arquitectura que estuvieran en un radio de 30 km. Pero como no resultaba con 30 km, amplié el radio a 40 km, y luego a 50 km, y luego ya pensaba que mejor buscaba algo que incluyera el radio del mundo entero, porque algo tenía que salir.

Y salió.

Y acepté.

Y mientras unos días atendía la caja de la piscina y otros días respondía correos y hacía pagos y cobros administrativos, los que me quedaban los usaba para internarme en el mundo de la arquitectura, para diseñar, dibujar, conversar, para aprender a decir "fachadas", "cortes", "detalles", para leer planes, normas, permisos de construcción, para sentirme en mi mundo y para restarle importancia al hecho de que era cajera o que hacía trabajo voluntario.

Evidentemente eso era mejor que estar sentada viendo como todos crecían profesionalmente y yo no.

Y como ser cajera, tesorera, arquitecta y cualquier otra cosa en este país requiere de un mejor manejo del idioma, acepté también continuar con el curso de holandés luego de haber aprobado el nivel I, y separé la mañana de los lunes para encontrarme con mi docente y continuar así entrenando para el nivel II del "Holandés como segunda lengua".

Que qué aprendí?

Aprendí que debería confiar más en mis capacidades porque así lo confirma el resultado del primer examen aunque falten tres más.

Y como ya no me quedaban más días libres en la semana, me tocó usar las noches para mantener mi oficio venezolano al día, mantener actualizada la website del CAV.

Este lunes el curso terminó, aún sigo en la piscina, mantengo la tesorería, sigo de arquitecta, administro contenido web y practico para mis tres exámenes que haré antes de que se acabe este año, y aún así, yo siento que no he hecho nada y al mismo tiempo extraño sentarme.

Vendrá el próximo año y ya tengo en mente las próximas metas, y claro, me llevaré las inconclusas del primero y del segundo porque en algún momento terminará otro año y yo sentiré que al fin lo logré.

17 comentarios:

  1. Anónimo8.12.12

    FELICITACIONES MI QUERIDA LEY!!!! asi como tu, tambien me llevo mis metas para el 2013 ya que me negaron la visa, pero seguire insistiendo hasta lograrlo pq si hay algo que tenemos los venezolanos es constancia!!!!un abrazo

    SAMIRA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Samira,

      Ya se me hacía que a falta de buenas noticias, me contarías una mala.
      Espero que tus metas se cumplan el próximo año! Seguro que así será.

      Besos desde aquí y espero escuchar más seguido de tí!

      Eliminar
  2. uff Ley, que maratón!! pero me alegro mucho por tí y me identifico con muchas cosas, con el esfuerzo y la dedicación que ha tocado invertir para sacar cada uno de los proyectos adelante.

    Abrazos y felices fiestas
    xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maratonico y todo pero todavía falta... Seguirémos en la lucha por la locha hasta alcanzar todas las metas propuestas!

      Enormes abrazos y que disfrutes de estas fechas!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente el tiempo vuela. Pero Ley, eso de que "no has hecho nada", te habrás dado cuenta al escribir este post que no es cierto?
    Buena onda lo de la piscina, la tesorería y la ARQUITECTURA :) Felicidades.
    Yo aquí ando, sí que he hecho cosas, y sobretodo, pudimos viajar bastante que es una de las metas en nuestra vida :)
    En lo profesional ahí vamos, pero estoy llena de ideas, y de metas y siento que necesitaba tiempo para asentar las cosas y establecer un plan realista. Tuve una entrevista para un doctorado, que aunque me fue muy bien y me hizo darme cuenta que tengo los conocimientos y soy capaz de todo, y aunque el proyecto no salió, sirvió para obtener la retroalimentación y establecer nuevas metas (sí, tal como venía sospechando desde hace tiempo, sin un master de una universidad holandesa y contactos en el laboratorio / institución en que desee trabajar, será complicado, por mucho que mi educación y experiencia sea suficiente).
    Con respecto al holandés, de un tiempo a ahora, siento la diferencia, ya hablo mucho más y mucho mejor y también los emails (aunque sean a la vecina de arriba para organizar cuando quedamos para tomar el té), me cuestan mucho menos.
    Ahora queda enfrentar al toro por los cuernos y hacer el examen estatal de una buena vez, y también, de nuevo, estudiar y sacar la licencia de conducir. Así es que yo también me llevo metas incumplidas al año que entra (y comparto el sentimiento de que no avanzo), pero lo veo todo mucho, mucho más claro, veo la luz al final del túnel. Un abrazo, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimada Amanda,

      Time goes fast... and furious, eh?! jejejeje
      Que bueno que te lleves tus metas inconclusas para el próximo año. Eso quiere decir que tienes ganas de realmente cumplirlas y seguro lo lograrás.
      Para uno que es "nuevo" aquí, hacer contactos y meterse en el medio profesional es muy difícil, pero no imposible. Toma tiempo pero sí se puede. Hacerlo asistiendo a una escuela es una excelente opción, especialmente si otros métodos no han resultado.
      Con este tema de la crisis, no hay nada mejor que prepararse para cuando salgamos de ella. Hay que mantenerse actualizado para competir con las carnes frescas que al final saldrán más barato que uno.
      Ahí vamos!

      Saludos de vuelta para ti y tu amado!

      Eliminar
  5. Cada año es un reto nuevo, y asumirlo como tal es parte del camino. A mantener esas esperanzas en alto y con la mirada en el horizonte. Los retos estan hechos para vencerlos. Pa lante!!! Un besote

    ResponderEliminar
  6. Ley y escribes que no has hecho nada??? Madre mía que agenda tan ocupada... te admiro!!!
    Y el próximo año claro que si a por nuevas metas y a cumplir las no realizadas en estos años, increible como pasa el tiempo
    Muchos besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que no pero si, Caro! jajajaja
      Claro que he hecho mucho, pero no de lo que quice hacer. Pero no importa, me llevo mi maleta de metas para el próximo año!

      Besos de vuelta!

      Eliminar
  7. Siempre me identifico con lo que escribes; yo igual tengo un montón de metas pendientes que tendrán que pasar al próximo año. Me alegra leer que a pesar de los pendientes has logrado muchas cosas, espero pronto poder decir lo mismo que tú.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Su! Ya leeremos metas cumplidas por tu blog!
      Animo!

      Abrazos de vuelta!

      Eliminar
  8. Y dices que no has hecho nada? Pues yo mejor no hablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada de lo que había planeado. Pero es mejor mantenerse ocupado, así al menos uno deja de pensar en las metas aún no cumplidas.

      Saludos!

      Eliminar