2.02.2013

Dulce espera

Sobre el centro de la mesa de la habitación de receso reposa abierto un paquete de crakers. Abierto. Haciendole compañía a la caja de muisjes color azul y blanco. Quién sabe cuántos días tendrá ahí porque el bebé de Martha nació ya hace algunos y viendo lo descrito, la celebración parece seguir.


Felicidades! Es un niño!
Es que ha nacido otro bebé. Otro. Y hay que celebrarlo. Con crakers y muisjes del color del sexo del nuevo integrante del planeta. En el caso de Martha, azul masculino le ha salido el muchacho. Y ya todos lo saben. Y ya todos se comen la noticia. Gracias al jefe por el correo.

Que Martha tenga un retoño no me impresiona. Luego de un celebrado y pomposo acto matrimonial, el paso siguiente según las normas sociales era procrear. Ya lo hizo, ya cumplió. La que me sorprende es la vecina que vive en un embarazo constante. Vamos! Que esa cumplió y además quiere unos bonos sociales extras. O estará haciendo dinero?

Llegar a la cuadra donde vivimos parece una fiesta constante. Llena de globos y banderines. De pancartas llena de buenos deseos y por supuesto, del nombre elegido para el nuevo arribo de la temporada. Parece que se turnaran. Esta semana tú, esta semana yo, y así nos aseguramos de celebrar todo el año que ha nacido un nuevo futuro.

De verdad, la he visto a mi vecina y me he quedado sin habla. Otra vez en estado?

Al principio Pablo salía corriendo a comprar la respectiva tarjetica donde escribía su nombre y al lado el mío. Así. Sin más texto. Automatizado porque ya a uno no le queda tantos buenos deseos para todos y porque el parque de la cuadra está justo al lado de nuestra casa. Ya sabrás que además de escuchar el dulce cantar de los pájaros desde la ventana, también tenemos que sumarle tonadas de inocentes llantos o desesperados llamados de urgencia u otras no tan urgentes.

No pero de verdad. En serio con mi vecina. Es que yo nunca la he visto desembarazada. Cómo hace?

Nos han pedido una colaboración para enviarle a Martha un regalo. Me parece buenísimo porque así no tengo que pensar en darle algo que seguro ya tendrá. Porque seamos claros, antes de que esa barriga se desinflará ya tenían hasta los zapatos talla -10 para calzarlo al salir de la clínica, así que me quito un peso de encima y además cumplo con el protocolo.

Sinceramente le deseo mucha felicidad a Martha. No envidio su deber social, sino lo que obtendrá por ley. Una ayudante en casa grátis por una semana. Porque es primeriza y así lo estipula el estado holandés. Una ayudante que la educará en el manejo del diminuto nuevo integrante en casa. Eso quiero yo. Una ayudante. Pero que no me eduque que ya mi mamá invirtió mucho tiempo en eso, mejor que haga todo en mi casa mientras yo me echo crema para evitar las estrías.

Será que a mi vecina todavía le toca por ley una semana de ayudante?

Pero es que veamos. Yo vine a vacacionar por tres meses hace tres años y ella estaba embarazada. Luego me vine a vivir hace dos años y ella estaba embarazada. En la fiesta de la vecindad de verano, estaba embarazada. En el cumpleaños estaba embarazada. Y la semana pasada, estando yo en mis quehaceres laborales, sonriendole a los rucios mientras le cobraba la entrada a la piscina, se aparece ella y es-ta-ba em-ba-ra-za-da!

Seguro debe ella estar más asombrada de mi asombro, considerando que provengo del tercer mundo, casi cuarto, donde estar en constante embarazo podría ser lo normal. Pero es que yo no salgo de mi asombro.

Si preguntan, diré que ya comí mi craquer con lluvia azulada en mi soledad festejando a Martha y su crio -mentira! quién se va a comer esas crakers añejas- y sacando cuentas para tratar de calcular cuántos embarazos lleva mi vecina. Estoy segura que debe tener en alguna pared blanca de su casa un conteo de palitos para no perderse en barrigas.

6 comentarios:

  1. Pero tiene 4 hijos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé!
      Pueden ser 4 a puede ser un extraño embarazo eterno!
      Who knows!?

      Eliminar
  2. Asi la vida es muy buena, que te mantengan el embarazo quien no aprovecha...... claro en los limites de la moderacion...no por eso toca estar embarazada cada ano....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me salto el embarazo!
      Que me manden a la criada!

      Eliminar
  3. Jajajaja, nunca la has visto desembarazada!!! Yo también alucino con cosas como esta, o por ejemplo con la figura de ama de casa que se queda en casa a cuidar los niños a lo película norteamericana. Tendremos que simular embarazos a ver si nos mandan a la ayudante y nos da un repasito a la casa, que la mía cada vez va a peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Embarazate, mi hermano! Para que te lleves esa promoción antes de que se le acabe el dinero al estado holandés!

      De verdad! Eso pensé yo cuando ví a mi vecina... Ella nunca está en estado de "desembarazo"?

      Eliminar