2.18.2013

Mi casa, NO es tu casa

"Y, ¿qué dijo de la casa?"

Esa es la pregunta de Pablo cuando le dije que hoy había tenido un visitante en casa.
Me molesta esa pregunta porque no vino ningún tasador o experto en bienes raíces, no fue un arquitecto ni un constructor, no fue un diseñador de interiores, ni siquiera un fabricante de muebles.

Quien vino fue un vulgar ciudadano común que reside cercano a nosotros y con quien esta mañana debía conversar sobre asuntos que nada tenían que ver con esta o ninguna otra casa.

Dos segundos luego de la pregunta recordé que quien la formuló es un holandés, quien vino fue otro holandés y quien aquí escribe es una venezolana que aún no entiende esa costumbre holandesa de meter las narices en las casas ajenas.

Ellos localizan la calle, luego el número de la casa, luego el nombre de los residentes de la casa y ahí empieza todo el show.



Son las diez en punto y empiezo a afinar mis oídos. Cada ruido en el sepulcral silencio de afuera puede significar que mi invitado ya llegó. Espero que el timbre suene, pero como se ha hecho costumbre, no suena de nuevo y debo asomarme a la entrada a confirmar si mis sospechan eran ciertas.

Efectivamente mi visita ha llegado y lo veo hablando telefónicamente conmigo. Como ha tocado el timbre y no ha sonado, ha decidido llamarme para confirmar su presencia en los alrededores de mi hogar.

Mientras él habla, yo le quito las llaves a la puerta -es que nunca uso la puerta delantera a menos que esté con Pablo- y le doy la bienvenida mientras él se despide de mí buzón telefónico.

Me dice que no estaba seguro que aquí vivía yo, que el nombre de la puerta no me hace referencia, que sólo vislumbra el señor Pablo. Respiro, miro al techo y respondo amablemente con una mentira: "aún no lo hemos cambiado". Estoy segura que eso le da más alivio que escuchar todas las peleas que Pablo y yo hemos tenido por un letrerito que diga "Sr. y Sra. de Pablo".

Mi invitado le hace espacio en el ocupado perchero a su chaqueta y bufanda antes de entrar a la sala mientras yo sostengo la puerta esperándolo. Apenas entra le ofrezco un café -porque eso he aprendido de esta suciedad holandesa- y él comienza a hacer un recorrido "no autorizado" por los rincones de mi sala. Se asoma al ventanal y hace un comentario sobre el jardín. Se inclina sobre la mesita de fotos y comienza a nombrar los países que en ellos aparecen. Me dice que esta casa es más larga pero menos ancha, que es mas corta, más alta, menos fría, más, igual de cuadrada y pare Ud. de contar. Y como ya me he acostumbrado a sus costumbres, no me había percatado de que estaba examinando mi casa hasta que se asomo a la cocina y comenzó a comentar sobre ella.

#CDLM

Así son. Así. Los holandeses tienen un fetiche por las casas y les encanta revisarlas y comentarlas. Meten sus narices donde nadie los ha llamado. Comparan, elogian, y preguntan hasta el mínimo detalle de la casa que estén visitando. Y si es un holandés que recibe visita, pues los tours para conocer la residencia son muy comunes. Te ofrecen un paseo por cada rincón. Te llevan a la sala, te hablan sobre los muebles y donde los compraron, sobre el tipo de piso, el empapelado de la pared, te llevan a la oficina, te muestran la despensa, te suben al segundo piso y abren cada habitación para tú -incluyendo el baño-, te suben al tercer piso y te muestran el cuarto de lavado. Comentan sobre las escaleras, sobre las alfombras. Comienzan los charlas comparativas, con mi casa, con la tuya, con la de el amigo de mi amigo. Termina el tour y puede comenzar la fiesta, que para eso fue que realmente se reunieron.

Y luego yo me pregunto que por qué Pablo hace esas tontas preguntas cada vez que viene alguien a la casa.

21 comentarios:

  1. Si claro, te llevan por el tour completo, te lo explican todo, cuando te visitan, exigen el tour. Y al final orgullosamente te dicen que lo han construido todo ellos. No sé yo, tú eres arquitecta, pero en México las casas se compran terminadas. Aqui casi casi que al comprar la casa la regresan a obras negras (me refiero que quitan azulejos, piso y paredes) y renuevan acabados, por diversión. Hágalo usted mismo! Quería ser albañil? Aun puede intentarlo. Me parece tan raro. Una cosa es pintar paredes, pero poner azulejos y el piso tú misma es un poco exagerado, y es que yo soy tan torpe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amanda,

      Aquí vas al Karwei (es la única tienda de esas que hay en este pueblo) y compras todos para jugar a la casita. Nada más ver los comerciales de estas tiendas y es fácil entender que así les gusta a estos holandeses.
      En Venezuela cada vez más se entregan las obras más cruditas. Si acaso los sanitarios. El resto lo haces a tu gusto. Es la única manera de reducir costos para poder vender las viviendas. Y conociendo lo Barney que son aquí, esa técnica de ahorro ya la tienen desarrollada. No ves que hasta hacen segundos pisos y anexos?

      La cosa es... me estresa que vengan a olfatearme la casa. Que mala maña!

      Saludos!

      P.D. Barney es un dinosaurio... que tiene los brazos cortos y por eso no le llegan las manos a los bolsillos!

      Eliminar
  2. Jajajaja te tocó la inspección. Yo no estoy tan en contacto con algunos puntos de la cultura de aquí, por ejemplo nadie viene a revisar mi apartamentito (excepto algún vecino con intenciones dudosas), y me hace mucha gracia como los cuentas. Y digo yo, tras tanto analizar podían darte el veredicto final. La próxima vez dile que te pongan nota. Aunque la verdad es que, todo hay que decirlo, sus casas son mucho más bonitas que la media en España. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero estimado, si yo lo que quiero es que no estén revisando mi casa como si fueran un jurado... yo no los he invitado para eso!
      Estos bichos están tostados.
      Evidentemente los detalles aquí son más cuidados que en nuestras tierras, pero esta cosa de que esten olfateando como perro todavía me saca canas.
      Menos mal que no recibo mucha visita, sino ya fuera experta dando tour hogareños!

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  3. La verdad es que si, muy mala maña pero ta, son las particularidades de cada pais. No se como sera en Venezuela, pero en Uruguay es de mala educacion presentarte a la casa de un amigo sin avisar, en Canada peor todavia. En España, precisemos, en Andalucia, presentarse sin llamar en la casa de un colega es lo mas normal del mundo.... sabes lo que me costo quitarme la costumbre? Sabes la rabia que me da tener que planificarlo todo?? jajajaja.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente Andaluz, particularidades de Holanda, a las que todavía no me acostumbro. Siento que se me están olfateando y me parece un poco falta de respeto.
      Pero para que veas que yo tomo buenos ejemplos, voy a ser más abierta a mostrar mi casa con la próxima visita. Si tu puedes ahora planificar con rabia, yo daré mis HouseTours con rabia también! ;)

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  4. Ley me quedo loca... yo juraba que en Holanda no se metían a olfatear como sabuesos... menudas costumbres, a mi es que eso que me caigan de sorpresa no me gusta nada (creo que me voy más con el modus vivendi de Canadá)
    Muchos besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimada CaroNu,
      Para que veas que aquí les falta glamour... Sin pena alguna te revisan la casita como si estuvieran autorizados... Me desesperan!

      Besos desde estas alturas holandesas!

      Eliminar
  5. Hola,

    Me imagino que ha de ser molesto que se den el tour en tu casa, aunque yo prefiero un tour así y no como mis suegros ( suizos ) que vienen de vacaciones cuando se les da la gana y ni por error preguntan si podemos ó no darles hospedaje una vez instalados a la de a fuerza en mi casa se dedican a inspeccionar los closets y hasta mis cajones.
    Mi horrenda suegra es especialista en criticar todo lo que hago y el orden que tengo en mis cosas pero sobre todo se la pasa preguntandome cuanto me costo esto u lo otro.

    Echale ganas, se que te acostumbraras al modus-visitante-observante de los holandeses. :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confiezo que me saca de quicio. Me parece mal educado, pero es parte de su cultura.
      Algún día haré seguro lo mismo... y seré una más de ellos! Grrrr...

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  6. jajaja, no yo allá no podría vivir, con lo desordenada que soy :P. Yo solo organizo por donde pasa el rey, es decir, por encimita :P

    Saludos

    xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. como se dice en Chile "por donde mira la suegra" jajajajajaja

      Eliminar
    2. No pues Mar, no te creas que yo soy la más dedicada al oficio. No es que esto sea un desastre, pero tampoco una tacita de plata... de todas formas, con lo uno o con lo otro, que se vayan a hacer tours para otras casas y dejen el chismoseo aquí!

      Saludos de vuelta!

      Eliminar
  7. Para los holandeses, su casa es lo más valioso que tienen, se gastan una fortuna en ella y les encanta presumir de ella. Es como los alemanes con su coche. Yo presumo de perra :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, Pelocha!
      A mi jamás se me ocurriría pensar preguntarle a alguien sobre qué piensa de mi casa. A menos que sea un experto en algo que ver con casas.

      Yo soy veneca, y presumo de... petróleo? ;)

      Eliminar
  8. Hola Ley, la verdad es que bastante extraña la costumbre y a veces por mucho que uno quiera hay cosas a las que no logramos acostumbrarnos, quizás en tu caso es esto .. de todos modos en mi cultura esa actitud es una falta de respeto (hacer "el tour" sin que el dueño de casa te lo proponga antes)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acostumbraré, Naty... algún día haré mis tours y ni me daré cuenta que me volví uno de ellos... (nooooooooooooooooo!) jejejeje

      Saludos!

      Eliminar
  9. Qué angustia. Ya estoy tachando a Holanda de mis posibles lugares donde vivir.

    Adoro tu blog, btw!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo Andrea... No lo taches por esta pequeñez! Holanda es fabulosa. Es sólo que los holandeses tienen sus particularidades! jejejeje

      Gracias, btw!

      Saludos!

      Eliminar
  10. HORROR DE LOS HORRORES! :-S
    Si a mí a veces me da pena entrar a mi propia casa de lo desordenada que está! Ahora imagínate que viniera cualquier hijo de vecino a husmear por todos lados! Definitivamente, de extrañas costumbres se viene a enterar uno jejejeje

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Horrooooooooor, Ivan!

      A mi no me preocupa que vengan, me preocupa es esa naturalidad con la que meten sus narices en cualquier rincón y comienzan a preguntar que dónde lo compraste o cuándo lo hiciste... Tan como normal! jajajaja

      Saludos de vuelta!

      Eliminar