4.28.2013

Volver de nuevo

Los días antes de un viaje son crucialmente ocupados, y al parecer también los días después.

Llegar y retomar esta vida luego de tres semanas en Chile disfrutando de mis hermanitas y mis papis, no está siendo fácil. Hasta me hace falta el smoke de Santiago.

He pasado estos días tratando de ponerme al corriente de todo lo que dejé en stand by, pero también poniendo manos a la obra en diversos nuevos proyectos e ideas que tengo en mente. Esto quiere decir que aterrizando ya tenía los días abarrotados y sin mucho tiempo para climatizarme. Me gusta, pero aún mi mente y cuerpo se sienten en vacaciones.

Tengo algunas carpetas en la laptop cargadas de fotos del viaje. Anoche me divorcié de todas las responsabilidades y me senté a editar algunas. Están maravillosas. O quizá no. Debe ser que nada más de verlas refrescan los momentos vividos. No sé, pero creo que estas fotos me gustan más que las de otras ocasiones.


Lago Pehoe, Patagonia, Chile.



La primavera por acá parece aún no definirse. Días de sol con buena temperatura se mezclan con días grises, lluviosos y muy fríos. Hasta las flores están confundidas. Como que no terminan de aparecer. Pero a Pablo eso le va y le viene porque ya se fue a la tienda de jardinería para adquirir su anhelado kiwi. Lo compró, lo plantó y ahora dialoga con él cada vez que sale al jardín. Crecerá grande y fuerte. será el orgullo de la casa.

El timbre de la casa sonó hoy. Me gusta ese momento en que nuestras miradas se cruzan luego de escuchar el timbre. Es como si nuestros ojos jugaran "piedra, papel o tijera" para ver quien es el desafortunado que debe abrir la puerta. Y yo perdí. Al menos me reconforta que siempre puedo decir que no hablo holandés, y así ahorrarme un poco los discursos de los no-invitados pidiendo dinero para cualquier buena causa.

Pero esta vez era un niño, de unos 10 años quizá, sosteniendo un bidón cargado de agua hasta el tope con una flor silvestre y un poco de pasto. "¿Quiere Ud. comprar una ramo de flores para su mesa de centro?", me preguntó.

¿Un ramo de flores para mi centro de mesa?.

"No. Ya tengo uno", respondí.

Pero inmediatamente sucumbí ante su cara de decepción -y porque quizá estaba su mami en alguna ventana asomada viendo mi reacción- y acepté la oferta, eso sí, le pasé la factura a Pablo.



Total que sin haberlo planeado, adorne la mesa de centro del jardín muy al estilo rustico, para que Pablo se sienta orgulloso de lo buena samaritana que puedo ser y que piense que yo sí colaboro acondicionando el jardín para recibir la primavera.

Y parece también que me he ganado un fan por aquí, porque mira lo que me he encontrado bajo la puerta de mi jardín luego de haber comprado mi "ramo de flores para el centro de mesa".



O habrá sido la mamá del vendedor anunciando mi muerte súbita?

8 comentarios:

  1. Entendible ese sentimiento. Uno vuelve pero como que al espíritu y mente le toma el doble regresar.

    Abrazos y awwww que lindo detalle recibiste :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veas que tengo fans por aquí, Marcita!

      Si cuesta un poco volver del todo, pero ya estoy holandizandome de nuevo.

      Saludos!

      Eliminar
  2. En algunos paises ese detalle no es nada bueno jajaja... náaaaa un gusto tenerla de vuelta Ley, espero que hayas disfrutado las vacaciones.

    Impresionante la foto de la Patagonia. Bueno, un abarzo miarma y nos vamos leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andaluuuuu...
      Ahora que lo dices, como dicen por ahí, me echaré un baño de careaquito morado por si a las moscas... Mira que me he holandizado porque no había pensado en esos detalles. Aunque después de ver al vendedorcito saltar de alegría cuando le dí el euro por su ramo de flores -y seamos sinceros, este bombón es irresistible también-, puedo entender que me quieran conquistar para la próxima. Y recien empieza la primavera! :/

      La Patagonia, exquisitamente impresionante!

      Abrazos de vuelta! Y siempre nos leemos, aunque no nos manifestemos!

      Eliminar
  3. Hola Ley, soy de Venezuela también y tengo menos de un mes en Holanda. Leo tu blog desde hace un tiempo y me ha servido para prepararme para algunas cosas. Cuenta con una paisana en Den Haag. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tirana!!!

      Bienvenida por estas tierras bajas. Qué tal los primeros días? Ya te ha tocado servir tu café con galletitas a tus visitas (muy a lo holandés)? Tengo otros tips por este blog que te pueden ayudar en la integración... o mejor digamos, en el manejo de la paciencia con estos holandeses! Es que mira que son unas joyitas, eh?!

      Igualmente con una paisana por estos lares del este holandés. Cualquier duda o pregunta o descarga de sentimientos encontrados sobre esta suciedad, estamos a la orden!

      Saludos de vuelta, y disfruta del buen tiempo que parece que tendrémos en los próximos días!

      Eliminar
  4. Jajaja, pues de galletitas nada, porque no he tenido visitas hasta ahora (sin contar a los señores de IKEA, Ziggo y Media Market); mi caso es diferente al tuyo, yo no me vine por amor a un holandés, sino con el combo completo desde Caracas. No conozco muchos holandeses hasta el momento, pero más o menos tengo una idea de tanto que he leído sobre ellos!

    La adaptación igual es ruda, sobre todo si no sabes una papa de holandés. Y ya los cursos gratuitos que daban por la alcaldía no existen, según me informaron.

    En fin, por aquí estamos, seguiré leyendo tu blog en busca de tips interesantes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, ya te tocará... Cuando tengas tus amistades holandesas, te tocará. Aunque como te radicas en Den Haag, y no vienes conectada a un holandés, quizá sea poco el contacto que tengas con ellos. Pero imagino que en el tiempo irás aprendiendo el idioma e incluyendo a algunos oranjes en tu circulo de amigos.

      Te paso el dato de todas formas: Por este lado dan café y galletitas hasta a los de IKEA, Ziggo o Media Markt. Cuando mi Pablo le ofreció café al que vino a instalar la tele nueva, me sofoqué pensando "cómo que café a este desconocido?" Pero ya ves, ellos y sus maneras de socializar.

      Espero que puedas comenzar pronto algún curso para el idioma. Personalmente creo que es muy importante, y a los holandeses les parece muy "netjes" que los extranjeros nos comuniquemos con ellos en su lengua.

      Bienvenida a este espacio... trataré de escribir cosas más utiles para la integración de las nuevas victimas de esta cultura! ;)

      Saludos!

      Eliminar